Navigation

Las particularidades académicas del yódel

El yódel se moderniza: hasta hace poco el canto alpino se enseñaba dentro de las familias y se transmitía de generación en generación, sin partituras. swissinfo.ch

El yódel ha recorrido un largo camino desde que era utilizado por los pastores para llamar a sus rebaños o comunicarse entre las aldeas alpinas. Se supone que uno ha tomado clases de canto antes de solicitar la entrada en un club de yódel. Ahora, una universidad de Lucerna ha dado un paso más y ofrece una licenciatura con especialización en yódel.

Este contenido fue publicado el 12 diciembre 2018 - 11:00

Esa modalidad de “grito” de múltiples tonos, que se ha convertido en parte de la tradición y expresión musical suiza, se puede aprender y perfeccionar en talleres impartidos por la Asociación Suiza de Yódel. swissinfo.ch ha visitado una clase de principiantes en Emmenbrücke, cantón de Lucerna, para conocer cómo es su aprendizaje.

Este grupo se ha estado preparando durante cinco tardes, en el marco de un curso impartido por Ursula Gernet, cantante solista de yódel y directora de coros. La mayor parte de los estudiantes tenía una idea clara de esta forma de canto antes de empezar el curso (la habían aprendido de sus padres).

El yódel se ha hecho también un hueco en la Universidad de Artes y Ciencias Aplicadas de Lucerna. Desde 2012 esta universidad ofrece cursos especializados en instrumentos tradicionales como el “Schwyzeroergeli” (acordeón suizo) en el departamento de música popular que dirige Nadja Räss. En otoño de 2018 la institución ha añadido a su repertorio la especialización en yódel.

swissinfo.ch ha visitado la facultad y ha hablado con la estudiante Dayana Pfammatter, que dirige un coro de yódel en el Valais, su cantón de origen.

​​​​​​​

Renacimiento del folclore: los instrumentos tradicionales también están disfrutando de un renacimiento en otras universidades europeas. En la Academia Sibelius de Helsinki los estudiantes aprenden a tocar la cítara finlandesa y en la Universidad de Limmerick (Irlanda) estudian el violín irlandés. En Dinamarca y Gran Bretaña algunas universidades y academias ofrecen también titulaciones en música folclórica.

End of insertion

La antropóloga musical Britta Sweers, del Instituto de Musicología de la Universidad de Berna, ha recibido con satisfacción la nueva especialización en yódel de Lucerna: “Todos los graduados son músicos experimentales, por lo que prueban cosas nuevas con enfoques tradicionales suizos y avanzan en esas técnicas, de un modo que no hubiera sido posible si el yódel hubiera seguido anclado a un contexto más tradicional”.

¿Demasiado lustre?

Pero cree al mismo tiempo que la enseñanza del yódel a nivel académico puede representar una amenaza para el yódel amateur. Y añade: “Existe el temor de que la escuela de música pueda establecer diferentes estéticas que sean más brillantes, más pulidas, etc., y que eso también pueda cambiar los gustos de la audiencia y eliminar a los que no tengan esa clase de formación académica”.

Karin Niederberger, presidenta de la Asociación Suiza de Yódel, no comparte ese temor. Para ella no hay competencia entre aficionados y profesionales. Y añade: “No sé si un curso de licenciatura ayudará al yódel en general. Es demasiado pronto para decirlo. Pero lo que yo quiero es que el yódel siga desarrollándose a nivel de aficionado, y no me gustaría que acabe convirtiéndose en algo demasiado sofisticado. Lo importante es que salga del corazón. Tiene que ser auténtico y natural. Eso es lo que queremos promover, así como la regionalidad y los dialectos”.

“El yódel a nivel amateur debe ser natural, auténtico y no demasiado sofisticado” –Karin Niederberger, Asociación Suiza de Yódel.

End of insertion

El yódel en el futuro

Niederberger está convencida de que la formación de cantantes a un nivel menor del académico es clave para preservar la tradición del yódel en las próximas décadas. Sobre todo –dice– es importante que el yódel se enseñe dentro de las familias y se transmita de generación en generación. 

Nadja Räss cree que el yódel suizo está vivo y coleando, pero no necesariamente en los clubes de yódel tradicional. “Vemos que cada vez hay más coros buscando nuevos miembros. Es un reflejo de la forma en que está cambiando la sociedad. La gente no quiere comprometerse a cantar una vez a la semana en un coro, sino que prefieren ir una vez al mes o asistir a un curso único. El panorama del yódel se está desarrollando más allá de la Asociación Suiza de Yódel. Está evolucionando y está muy bien abastecido”.

Boom del yódel: la Asociación Suiza del Yódel tiene tres ramas: yódel, cuerno de los Alpes y lanzamiento de banderas, con un total de 21 000 miembros activos. La gran afluencia de asistentes a los festivales nacionales de yódel, que se celebran cada tres años, es una prueba de la continua popularidad de la música tradicional. La 30ª edición, celebrada en Brigg en 2017, congregó a 150 000 personas.

End of insertion

Si se escucha con atención se pueden oír técnicas específicas de yódel. Más abajo se encuentran tres ejemplos cantados por Ursula Gernet.

3 clips de audio – diferentes estilos de yódel

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.