Navigation

Diplomacia y entrega hacia sus compatriotas

Enrique Spinedi e Isabelle Pettersen en despedida a embajador Armin Ritz. swissinfo.ch

Quizás fue porque le tocó una etapa de gran crisis. Quizás, porque demostró ser una persona sencilla y amable. Tal vez porque trabajó sin descanso y se dedicó a la comunidad.

Este contenido fue publicado el 04 octubre 2004 - 15:55

Cuando swissinfo preguntó a los suizos de la Argentina cómo era el embajador Armin Ritz, quedó en evidencia que "se cosecha lo que se siembra", como dice el saber popular.

Esto es lo que cosechó el hombre que representó a Suiza en la Argentina, durante los últimos cuatro años:

"Sabiduría y humildad"

"En mi trato con el Embajador encontré siempre cordialidad, plena disposición de solucionar el problema o el planteo expuesto y sobretodo calidad, autoridad y perfecta ubicación en la correcta solución u opinión que sobre cada caso emitía"
"Sabiduría y humildad fueron dos cualidades constantes que Armin Ritz utilizó brillantemente al frente de la Embajada, máxime teniendo en cuenta que entre el año 2000 y el actual fueron tiempos difíciles y complicados, en todos los sentidos, de la vida en este país", dice Enrique Spinedi, de la Sociedad Filantrópica Suiza.

“Dejando muy alto el prestigio de Suiza”

Juan Pablo Bertschi, presidente de la Casa Suiza de Córdoba, se expresó en el mismo sentido, y destacó:

“Estoy seguro que Armin Ritz ha cumplido su tarea diplomática de manera excelente, dejando muy alto el prestigio que posee Suiza en todo el mundo y especialmente para toda la Argentina y sus ciudadanos”.

“Quiero agradecer, en nombre de mis pares y en el mío propio, su predisposición manifestada en todo momento y su práctica colaboración y consejos aportados para concretar la reactivación de nuestra Federación”.

“Guardo el conmovedor recuerdo de su emoción, al contemplar cómo la colectividad suiza reunida en San Jerónimo Norte, expresaba su pasión, devoción y tradición de las ancestrales costumbres del pueblo de nuestros 'abuelos' helvéticos”

“Modelo de Embajador”

“Armin Ritz es modelo de Embajador”, comienza diciendo Roque Oggier, presidente de la Asociación Mutual Suiza Helvetia, de San Jerónimo Norte, y agrega:

“Hombre sencillo, directo, amable, de una calidad humana sin igual, supo granjearse la simpatía de todos cuantos le trataron. No hizo diferencias entre nadie, siendo conocido por todas las instituciones que forman la colectividad suiza del país a las que visitó, algunas, en distintas oportunidades”

“Dio ejemplo, en esa tarea suya, de apoyar y ponerse siempre al servicio de sus conciudadanos, sobre todo los del interior del país los más lejanos y menos considerados. Nunca antes se percibió, por parte de la Embajada, esa entrega y apertura que demostró Ritz en todo momento. Por eso, nadie podrá olvidarlo fácilmente”.

Spinedi, Bertschi y Oggier, se preocuparon por destacar también el rol de Véronique, la esposa de Armin, quien fue anfitriona y compañera incansable en la tarea del Embajador.

La opinión de su equipo

El reconocimiento y la gratitud también se escuchó entre sus colaboradores de la Embajada suiza en Buenos Aires.

“Desde su llegada a la Argentina tuve la increíble oportunidad de trabajar con el embajador Ritz, y fue una experiencia enriquecedora, donde en todo momento aprendí a su lado aspectos relevantes de la diplomacia”, sostiene Alejandro Lentz, Agregado Comercial.

“Siempre me dio su apoyo y confianza en el trabajo, brindándome la posibilidad de desarrollar ideas propias y me enseño a escuchar ideas ajenas”, explica.

“Se acercó a las empresas suizas en la Argentina y siempre se preocupó por incentivar el comercio bilateral. Como todo líder verdadero, me enseñó en este tiempo que el respeto y afecto hacia sus subordinados se cristaliza en trabajo en equipo”, concluyó.

Para la Agregada Cultural, Isabelle Petersen, también fue gratificante el trabajo con Ritz:

"Armin puede estar satisfecho: no sólo cumplió con sus tareas diplomáticas, sino que también ha sabido preocuparse por la situación de los argentinos, se ha mostrado siempre curioso de la cultura, historia, proyectos y posible futuro de este tan impredecible país”.

“Cosechó así el respeto y la fidelidad de sus colegas de trabajo, así como la amistad de numerosos argentinos que lo extrañarán sin duda”.

Más palabras sobrarían. No quedan dudas de que el Embajador que hoy heredan los suizos de España ha dejado una lección a repetir: “diplomacia” y “afecto” son dos palabras que se conjugan muy bien.

swissinfo, Norma Domínguez, Buenos Aires

Contexto

Roque Oggier, presidente de la Asociación Mutual Suiza Helvetia, de San Jerónimo Norte:
"Armin Ritz es un hombre sencillo, directo, amable, de una calidad humana sin igual, supo granjearse la simpatía de todos cuantos le trataron.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.