Navigation

Publican informe sobre ejército secreto suizo

Búnker en el cantón de Berna que el P-26 utilizó para sus reuniones y sus entrenamientos. Keystone

El Gobierno suizo permitió finalmente el acceso público a un informe elaborado hace tres décadas sobre las actividades de una unidad secreta del ejército suizo durante la Guerra Fría.

Este contenido fue publicado el 26 abril 2018 - 15:27
SDA-ATS/RTS/dos

El ‘Informe Cornu’, nombre del magistrado de Neuchâtel que ordenó la investigación en 1991, fue divulgadoEnlace externo por el Consejo Federal el miércoles (25.04), en un formato editado y anónimo.

El texto refiere las actividades del P-26 (o ‘Projekt 26’, llamado así por los 26 cantones suizos), una unidad secreta del ejército creada sin la aprobación parlamentaria, en 1979. Su objetivo era anticipar una eventual invasión enemiga y la Unión Soviética constituía la primera fuente de temor.

Las conclusiones, que el Gobierno se negó a publicar hasta ahora, muestran que los 400 hombres y mujeres suizos del P-26 realizaron entrenamientos para combatir en un país ocupado. Los ejercicios tuvieron lugar particularmente en Gran Bretaña, país con el que el grupo mantuvo un contacto cercano a través de la embajada británica en Berna.

Aunque tales unidades no eran infrecuentes en Europa occidental durante las tensas décadas de la Guerra Fría, la versión suiza era particularmente sensible dada la neutralidad del país y la no pertenencia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

La investigación del Gobierno suizo sobre el P-26, en 1991, se produjo después de una protesta pública sobre el hecho de que la unidad no tenía que rendir cuentas. Consideró “intolerable” la falta de supervisión civil y dijo que era “alarmante que los servicios británicos supieran más sobre el P-26 que el Gobierno suizo”.

El P-26 fue disuelto oficialmente en 1992.

Transparencia empañada

Aunque varios nombres, ubicaciones y detalles fueron eliminados del informe, el Gobierno dijo que lo publicaba por “una preocupación por la transparencia” y por un deseo de aclarar el contexto histórico y político que rodeaba las actividades del P-26.

“Es una buena idea [publicarlo]”, dijo Cornu a la Radio Pública Suiza, RTS, este jueves por la mañana. “Se debe arrojar luz sobre esto”. Aclaró que los detalles omitidos se refieren principalmente a lugares y nombres específicos, omisiones que el gobierno justifica por el hecho de que algunas de las personas mencionadas todavía están vivas.

En tal caso, sin embargo, “la gente siempre tendrá sospechas”, estimó Cornu. Incluso cuando -o en caso de que- se divulgue la versión completa, “la gente pensará que es un informe falso”.

A los esfuerzos del Gobierno por la transparencia tampoco contribuyó la reciente revelación de que 27 carpetas y expedientes asociados con el Informe Cornu desaparecieron, algo que el Ministerio de Defensa confirmó una vez más a la RTS este jueves.

“Esto es frustrante porque agrega innecesariamente sospechas”, dijo Cornu.

El Consejo Federal rechazó una moción presentada por un parlamentario del Partido Verde para publicar una versión íntegra del informe, la cual podría  permanecer en secreto hasta que concluya la protección estatal de 50 años, es decir, hasta el 2041.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.