Navigation

Los maestros rechazan hacerla de soplones

Un grupo de diputados de derecha pide -en términos apenas velados- que la escuela “denuncie” a los niños sin papeles que asisten a ella, lo que ha generado indignación entre el profesorado y en otros sectores.

Este contenido fue publicado el 06 febrero 2018 - 12:31
Marc-André Miserez, con la RTS
¿Con o sin papeles? Para la escuela todos los niños son iguales. Keystone

En declaraciones a la radio pública RTS, el diputado Raymond Clottu fue más explícitoEnlace externo. Según él, “en una región determinada, al menos pueden darnos el número de alumnos indocumentados que están en la escuela obligatoria. No necesitamos forzosamente datos nominales en un primer momento, sino tener datos para lograr transparencia, especialmente en los costos”, señaló el miembro independiente del grupo parlamentario de la Unión Democrática del Centro (UDC).

No es la primera vez que la derecha conservadora la toma contra la escolarización de inmigrantes indocumentados. En 2013, a su llegada a la cabeza de la instrucción pública del cantón del Valais, Oskar Freysinger pretendió negarles el acceso a las escuelas y pidió a los maestros denunciarlos. Sus colegas de los otros cantones francófonos lo pusieron entonces en su sitio.

Esta vez, la moción no se focaliza solamente en las escuelas. La mayoría de la Comisión manifiesta su malestar por el hecho de que los sin papeles gocen de los beneficios de la seguridad social y propone una serie de medidas para que permanezcan el menos tiempo posible en Suiza, en nombre de “una legislación coherente sobre los sin papeles”.

Oposición

Por el momento, la medida en las escuelas es la que generó sobre todo reacciones, y no solo en el sector educativo. Emilie Graff, vicepresidenta de la Comisión Federal para la Infancia y la Juventud (CFEJEnlace externo), advirtió sobre los graves riesgosEnlace externo de una medida semejante que podría alentar a los padres a ya no enviar a sus hijos a las aulas, o, en caso de denuncia y expulsión, a que la familia culpara al menor.

El presidente de la Unión de Profesores de expresión francesa, Samuel Rohrbach, recordó que la escuela es un derecho para todos los niños y no quiere que los maestros se encuentren bajo la presión de hacerla de delatores, como también lo dijo a la RTSEnlace externo.

Mientras tanto, la moción, a la que ocho de los 25 diputados se han opuesto, ha sido enviada al Gobierno para su estudio. La izquierda anunció que se opondrá vigorosamente durante los debates parlamentarios.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.