Navigation

Credit Suisse deja atrás los números rojos

El Presidente Ejecutivo del Credit Suisse, Brady Dougan. Keystone

La crisis de los 'subprime' le implicó pérdidas por más de 2.100 millones de francos entre enero y marzo. Tras limpiar sus balances financieros recupera el rumbo. La principal lección aprendida: mayor cautela. El reto que enfrenta: una capitalización superior a la que tiene hoy.

Este contenido fue publicado el 25 julio 2008 - 16:40

Durante el segundo trimestre del 2008, Credit Suisse retomó el timón y consiguió convertir en historia el descalabro provocado a sus finanzas por los créditos hipotecarios estadounidenses de alto riesgo.

Este jueves (24.07.), el banco número dos de Suiza anunció que entre abril y junio de este año logró utilidades por 1.215 millones de francos suizos. ¿Mucho?, ¿Poco?

Un monto 62% inferior al que registró durante el segundo trimestre del 2007, pero suficiente para devolverle el alma al cuerpo de los accionistas y para tranquilizar tanto al Consejo de Administración como al Banco Nacional de Suiza (BNS), temerosos ambos de que la crisis de los créditos basura siguiera pasando factura a la banca helvética hasta finales del 2008.

Seremos más conservadores

Desde Zúrich, al formalizar los resultado de su Informe Financiero enero-junio, el Presidente Ejecutivo del Credit Suisse, Brady Dougan, afirmó:

"Estamos satisfechos con el resultado del segundo trimestre, creemos como grupo que refleja la resistencia de nuestro modelo de negocios. Hemos, por supuesto, reducido nuestras posiciones de riesgo y asumimos plenamente que el sector bancario vive un proceso de transformación que lo hará ser más cauto".

A juicio de Dougan, una de las grandes lecciones arrojadas por la crisis de los 'subprime' fue la importancia que tiene en los malos tiempos tener un banco suficientemente capitalizado, es decir, con reservas financieras suficientes para afrontar cualquier contingencia.

Destacó también la importancia de actuar de forma ágil y contundente cuando las cosas no van bien...

"Nuestra estructura actual de financiación es conservadora y se realizó toda una cruzada para conseguir nuevos clientes durante los últimos meses. Sabemos que la complejidad y la volatilidad se mantendrán en el mercado financiero en el mediano plazo, pero de cara al futuro actuaremos con mesura", puntualizó el Directivo.

Vistazo a las cifras

Las cifras en abstracto dicen poco, especialmente cuando corresponden a un gigante de la talla del Credit Suisse.
Como se citó, las utilidades sumaron 1.215 millones de francos suizos entre abril y junio.

El dato es casi tres veces menor al del periodo abril-junio del 2007, cuando las ganancias de Credit Suisse alcanzaron un nivel de 3.189 millones de francos suizo.

No obstante, es un dato de privilegio si se le compara con las pérdidas por 2.148 millones de francos que absorbió durante el primer trimestre de este año.

Al desglosar sus resultados, el banco refiere que los ingresos netos del grupo fueron de 7.830 millones de francos suizos.

Y para concentrarnos sólo en las cifras clave, es decir, aquellas que operan como "brújula" de lo que sucederá con el grupo en el futuro, es destacable que la exposición al riesgo se haya reducido 31% con respecto a marzo y 76% con respecto a junio del 2007.

Esto significa que Credit Suisse consiguió "limpiar" de sus balances o deshacerse de la mayor parte de los instrumentos de inversión que adquirió en Estados Unidos, y que le fueron vendidos como inversiones rentables y seguras, pero que eran en realidad paquetes con títulos hipotecarios de mala calidad y alto impago.

Clientes y bolsa

El cotizar en el mercado bursátil helvético (SWX) convierte al Credit Suisse en una empresa pública obligada a informar a los inversionistas del mercado la situación que guardan sus cuentas.

Los datos desagregados de su informe evidencian que la división de "Banca Privada" fue una de las claves de la estabilidad que recuperó, ya que permitió generar ingresos por 17.400 millones de francos suizos.

El manejo de fortunas fue menos generoso, se tradujo en utilidades de sólo 830 millones de francos suizos, 17% inferiores a las del segundo trimestre del 2007.

Y la Banca de Inversión también consiguió regresar a la senda de la rentabilidad, con beneficios por 281 millones de francos suizos.

Una de las principales fortalezas del Credit Suisse fue su capacidad para actuar rápido, obtener nuevos clientes, allegarse fondos frescos y mantener su sitio dentro de la plaza financiera suiza.

Su debilidad más destacable durante el segundo trimestre, que si bien sus niveles de capitalización aumentaron, todavía debe trabajar más para estar en línea con los Acuerdos de Basilea II.

Brevemente, en 1988, los gobernadores centrales de EEUU y los principales países europeos se reunieron en Basilea para redactar una serie de recomendaciones para garantizar la solvencia de los bancos internacionales.

El eje de sus conclusiones fue: "Ningún banco puede otorgar créditos por un monto global superior a 12,5 veces su capital propio".

Y Basilea II, es un acuerdo ligado a la exposición a los riesgos, la calidad crediticia y la autorregulación, ámbitos en los que Credit Suisse aún debe trabajar más.

Pese a ello, animados por la noticia, los mercados bursátiles premiaron al banco con un repunte de 5% en el valor de su acción durante la jornada de ayer.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

El Credit Suisse fue fundado en 1856 y sus sede está en Zúrich.

Ahora que recuperó la rentabilidad, Credit Suisse pagará una utilidad de 1,12 francos suizos por acción correspondientes al segundo trimestre del 2008.

La crisis de los 'subprime' ha generado a la banca y el sector asegurador internacional pérdidas por 270.000 millones de francos suizos y más de 85.000 despidos.

End of insertion

LOS 'SUBPRIME'

Los 'subprime' son créditos hipotecarios con alto riesgo de impago que se multiplicaron en EEUU entre 2003 y 2004.

Los deudores solían ser acreditados que tenían que destinar hasta 65-70% de su ingreso mensual a pagar su hipoteca, razón por la que incurrían fácilmente en cartera vencida.

Dichos títulos provocaron una crisis internacional debido a que los acreedores originales los "empaquetaron" y vendieron como instrumentos financieros "seguros y de alta rentabilidad" a bancos y aseguradoras (Credit Suisse entre ellos).

A su vez, dichas instituciones revendieron el papel a inversionistas comunes de la banca y la bolsa que no tenían idea alguna del riesgo que asumían, porque se les encubrió información.

End of insertion

ROCHE, ACTIVA EN NORTEAMÉRICA

Durante la presente semana económica destacó también en Suiza la actividad de la farmacéutica Roche, con el anuncio de tres operaciones de compra en 72 horas.

Lunes (21.07), la adquisición de 44% de los títulos de la biotecnológica estadounidense Genentech, por las que ofreció 90 francos suizos por acción.

Un día después, un grupo de accionistas de Delaware (EEUU) manifestó que considera insuficiente la oferta e interpuso una queja de inconformidad frente a un tribunal de aquel Estado.

Martes (22.07), Roche anuncia la adquisición del laboratorio estadounidense Mirus Bio –especializado en tratamientos oncológicos- por 130 millones de francos suizos.

Y finalmente, el miércoles (23.07) oficializa su interés por hacerse también del laboratorio canadiense Arius Research por 195 millones de francos suizos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo