Navigation

E.coli también genera un ‘contagio’ económico

Imagen microscópica de la bacteria E.coli, que provoca diarreas y hemorragias en el sistema digestivo. Keystone

Suiza confirma dos casos de enfermos a causa de esta bacteria. La Oficina Federal de Salud Pública no tiene en marcha ninguna estrategia de emergencia, pero sigue de cerca el problema.

Este contenido fue publicado el 01 junio 2011 - 10:27
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Aunque no existen pruebas científicas de que la bacteria E.coli haya partido de España, un grupo de países europeos bloqueó la importación de vegetales ibéricos, generando pérdidas millonarias para los productores españoles.

Las hortalizas que se comercializan en el mercado suizo se pueden comprar con toda tranquilidad y consumir exactamente de la misma manera en que se hacía antes de que se presentara en Alemania el primer brote de la bacteria Escherichia coli (E.coli), señala a swissinfo.ch Andreas Baumgarter.

El experto de la División de Riesgos Microbiológicos y Biotecnológicos de la Oficina Federal de Salud Pública de Suiza (OFSP) precisa que hasta el 31 de mayo, las autoridades helvéticas han registrado solo dos casos confirmados de contagio de esta bacteria.

Y en ambos, explica el experto, se trata de personas que viajaron a Alemania y consumieron en este país vegetales frescos.

En términos económicos, la bacteria E.coli representa ya para España una fuente de pérdidas multimillonarias en un momento en el que su economía avanza, como nunca, a paso lento.

Estrategia suiza

La propagación de la bacteria E.coli podría convertirse en un problema de salud pública de envergadura en Europa, de mantenerse el ritmo de contagios presentados.

Al 31 de mayo se han registrado 16 fallecimientos en el Viejo Continente atribuidos al Síndrome Urémico Hemolítico (HUS) que provoca la bacteria conocida como E.coli.

Sin embargo, por el momento, Suiza está a salvo.

Andreas Baumgarter explica a swissinfo.ch que Suiza no sigue en el presente ninguna estrategia particular en materia de salud para enfrentar una epidemia potencial, porque “nuestro sistema oficial de control no registra un crecimiento inusual de casos de E.coli en Suiza, por lo que ahora mismo no existen razones para tomar medidas particulares”.

No obstante, añade, las autoridades sanitarias suizas observan cuidadosamente los hallazgos que registran las investigaciones epidemiológicas de Alemania y actuarán en consecuencia si es necesario.

Cadenas comerciales, precavidas

Para tranquilizar a la población y evitar un boicot contra el consumo de verduras en Suiza, las dos principales cadenas de autoservicio helvéticas se han pronunciado a título institucional sobre este tema.

Migros confirmó que todas las hortalizas que se venden en estos días son de origen suizo.

Y Coop, que sí ofrecía en sus anaqueles pepinos de origen español, decidió frenar la venta de éstos desde el 26 de mayo y mientras se esclarece el patrón de propagación de la bacteria.

Las dos empresas precisaron que tampoco comercializan en el presente vegetales llegados del norte de Alemania, región donde se presentaron los primeros casos de contagio de E.coli.

Nuevo revés para España

La velocidad a la que ha avanzado el contagio y la falta de conclusiones científicas definitivas sobre su origen y alcances han generado una oleada de inquietud en el Viejo Continente.

Para la economía española, dichos temores se han traducido en un nuevo revés económico.

Aunque no existe ninguna evidencia científica de que sean de origen español las hortalizas contaminadas que consumieron las primeras víctimas de Alemania, durante los últimos días los Gobiernos de Austria, Dinamarca, República Checa, Bélgica, Suecia o Rusia decidieron, a título preventivo, imponer un bloqueo a la importación de vegetales ibéricos.

Una decisión que la Comisión Europea (CE) condenó por carecer de fundamento científico.

Sin embargo, el desprestigio que han ganado súbitamente los productos españoles se tradujo ya, según estimaciones de la Federación Española de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas, en pérdidas del orden de los 300 millones de francos suizos.

Y las pérdidas aumentarán, en opinión de José María Pozancos, director de la citada Federación, si el panorama no se esclarece pronto.

España, cabe recordar, es el primer productor de pepinos en Europa.

Riesgos para el sector

De acuerdo con la Oficina Federal de Estadística de la Unión Europea (Eurosat), en 2010, España exportó un total de 9,5 millones de toneladas de frutas y vegetales de las cuales el 5% eran pepinos.

Se trata de un sector de actividad que genera 300.000 empleos a tiempo completo en el interior de un país que enfrenta actualmente la tasa de paro más alta de su historia: un 20% para la población en general y un 41% para los menores de 25 años.

Desde el pasado jueves (26.05) cuando se conocieron los primeros casos de contagio, los pedidos están en picada, afirmó José María Pozancos. Hablamos de 150.000 toneladas de productos por semana que tendrán como destino la basura sin que exista indicio alguno de contaminación probado de forma científica, precisó.

Solicitaremos una compensación financiera por estas pérdidas, aunque sea mínima, es decir, 3 céntimos de euro por kilo de producto perdido que es la tarifa que está prevista en casos de emergencia, puntualizó.

La Comisión Europea deberá pronunciarse sobre el tema en los días por venir.

Bacteria E.coli

La bacteria E.coli provoca diarreas y hemorragias en el sistema digestivo. Normalmente, dicha bacteria se alberga en los ovinos y bovinos, pero los vegetales pueden ser contaminados si se encuentran cerca de animales enfermos. O si el agua que se utiliza para la irrigación de las zonas de cultivo está contaminada.

En humanos, la bacteria E. Coli puede ser contraída si se bebe agua o consumen alimentos contaminados. Y ha sido el Ministerio de la Agricultura de Alemania el que informó que el consumo de pepinos, tomates y lechugas crudos facilita una rápida propagación de esta bacteria.

Los grupos más sensibles al contagio son los menores de 5 años de edad y las personas de más de 65 años, cuyos sistemas inmunes suelen ser más frágiles.

End of insertion

Recomendaciones

En Suiza, la Oficina Federal de la Salud Pública (OFSP) recomienda a la población seguir los protocolos que marca el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC).

Para protegerse de infecciones derivadas de la bacteria E.coli deben extremarse medidas de higiene en el lavado de frutas y vegetales, y privilegiar la cocción de los mismos. Y también limpiar las superficies que están en contacto con carne cruda.

End of insertion

Datos clave

Al 31 de mayo, el número de fallecidos en Europa atribuidos al Síndrome Urémico Hemolítico (HUS) que produce la bacteria Escherichia coli enterohemorrágico, asciende a 16 personas.

Existen por el momento alrededor de 400 casos detectados.

Alemania ha sido el país más afectado.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo