Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Escuelas de negocios europeas Un semillero de líderes que revisa prioridades

La Universidad de San Gall figura entre las diez mejores escuelas de negocios europeas, según el Financial Times.

La Universidad de San Gall figura entre las diez mejores escuelas de negocios europeas, según el Financial Times.

(Keystone)

Por sus aulas han pasado fundadores, presidentes y directivos de grandes corporativos. La crisis económica las obligó a revisar sus pasos. Hoy, algunas de las escuelas más emblemáticas relatan a swissinfo.ch su transformación, yerros y retos.

A finales de 2013, el Financial Times (FT) presentó su índice anual con las 75 mejores escuelas de negocios de Europa. En el Top 10 figuraban tres instituciones españolas, dos francesas y dos suizas: la Universidad de San Gall (7ª) y el IMD (9º) de Lausana.

Las mejores en Europa

Siete de las diez mejores tienen sede en España, Francia o Suiza, según el Financial Times.   

1º HEC Paris (Francia)

1º IE Business School (España)

3º London Business School (Gran Bretaña)

3º ESADE Business School (España)

5º INSEAD (Francia)

6º Iese Business School (España)

Universidad de San Gall (Suiza)

8º SDA Bocconi (Italia)

9º IMD (Suiza)

10º Rotterdam School of Management (Holanda)

 

Fuente: Índice de las Mejores Escuelas de Negocios Europeas 2013

Fin del recuadro

Estos establecimientos forman a sus alumnos en el arte del management, una disciplina que posee decenas de acepciones, pero que bien podrían resumirse como la obtención del mejor resultado con el menor esfuerzo para garantizar la prosperidad del empleador, del empleado y la satisfacción del cliente.

Durante décadas, el gremio de estas escuelas estuvo rodeado de un halo de prestigio, hasta que la crisis les impuso una cura de humildad.

Ser el mejor

La IE Business School de Madrid y la HEC Paris comparten la primera plaza del índice del FT, que analiza criterios como la calidad y la innovación de los programas, y el desempeño salarial de los egresados.

Santiago Iñiguez de Onzoño, decano de la IE Business School, afirma que no puede ignorarse el peso que tienen estos índices en la decisión de los alumnos de decantarse por una u otra escuela. Pero relativiza su importancia, considerándolos exclusivamente como parte de una serie de criterios de selección.

“Este tipo de índices son como una carrera ciclista. Son la ponderación de múltiples rankings aplicados a lo largo del año, y como en el Tour de France, gana el que ha tenido un mejor desempeño general, no el que se llevó el trofeo en la etapa de montaña”.

Cambios profundos

Las principales escuelas de negocios internacionales se encuentran en América o el Viejo Continente. Sus asignaturas suelen compartir trazos generales, pero sus orígenes y enfoques son distintos.

Mientras EEUU fundó sus primeros establecimientos a principios del siglo XX, Europa comenzó solo cinco décadas más tarde –con excepción de Francia y sus escuelas de comercio, que inicialmente solo se centraban en impartir administración y contabilidad.

Bernard Ramanantsoa, director general de la HEC Paris (1º puesto), recuerda que los primeros grupos del centro eran pequeños, conformados siempre por varones franceses y se impartían asignaturas -hoy inimaginables- como la caligrafía. Hoy, un gran porcentaje de sus discípulos son extranjeros.

“La escuela, sus alumnos y profesores, la pedagogía han evolucionado al ritmo de la sociedad y de la economía. Pero ciertos elementos que constituyen el ADN de la HEC siguen ahí desde sus inicios: la excelencia (examen de acceso para seleccionar a los mejores alumnos); una apertura al mundo (aunque en 1881 la razón no fuera la mundialización), y la solidaridad (que se hace manifiesta a través de su red de egresados)”, refiere.

El INSEAD (5º lugar), fundado en 1957 en la localidad gala de Fontainebleau, también ha vivido una profunda transformación. Especialmente durante los últimos 20 años, cuando inauguró campus en Singapur y Abu Dabi en respuesta al enfoque global que ha adquirido la economía.

Su vicedecano, Peter Zemsky, afirma que mejorar constantemente la calidad de los programas para asegurar una conexión constante con el mundo real es prioritario, pero también lo es el compromiso social.

“Como escuela de negocios mundial, el INSEAD tiene la oportunidad única de adoptar un enfoque global e inspirador en la educación en management. Debemos permanecer atentos a los principios fundadores de la escuela, enraizados en un enfoque de liderazgo y gestión empresarial, (y también) al deseo de hacer una diferencia en el mundo”.

¿Capitalismo vs economía social?

Las prioridades son distintas a cada lado del Atlántico.

“Las diferencias en el comportamiento económico tienen sus raíces en las profundas disimilitudes culturales que existen entre Europa y Estados Unidos. EEUU se adhiere a una liberalidad que se refleja en la idea de la autorregulación del libre mercado; cuanta menos intervención del Estado, mejor”, dice Ulrike Landfester, vicepresidenta de Internacionalización y Relaciones Regionales de la Universidad de San Gall, que cuenta con 7.300 estudiantes de más de 80 nacionalidades.

Suiza, bien posicionada

Dos escuelas de negocios suizas figuran en el top 10 del Financial Times.

Una de las principales fortalezas de la Universidad de San Gall (7ª), según Ulrike Landfester, es ofrecer un enfoque interdisciplinario (negocios, economía, derecho y asuntos internacionales).

Además, cuenta con financiación del sector público (cantón del San Gall) y de 41 instituciones privadas que aseguran a los egresados el acceso al mercado productivo. Una situación poco común entre las principales escuelas de negocios europeas, que suelen pertenecer a instituciones privadas.

El IMD de Lausana (9º) considera que lo que le diferencia de otras escuelas es estar enfocado al 100% en el mundo real y el desarrollo ejecutivo, ofrecer la excelencia suiza, pero con una perspectiva global y ser flexible de cara al cambio.

Fin del recuadro

En Europa, en cambio, “la idea de la economía social de mercado, en la que el Estado juega un papel importante como proveedor y facilitador de la justicia social, aún está muy viva en Suiza, pero también en Alemania y Francia”, añade.

Visiones que se mantienen firmes con el paso de los años, ya que “las filosofías no cambian por decreto, están ancladas en la sociedad, tienen que ver con sus valores y sus experiencias de éxito”, apunta a este respecto Iñiguez de Onzoño.

El revés de la crisis

Los titulados de las escuelas de negocios son a menudo criticados por los onerosos salarios que cobran y por sus errores de cálculo durante la reciente crisis económica.

“La crisis fue una cura de humildad, las escuelas de negocios aprendieron a ver el riesgo de otra manera”, dice Santiago Iñiguez de Onzoño. “Y la evolución que hoy vive la ciencia del management nos permitirá construir empresas más rentables, pero también con sistemas institucionales que aporten más valor”.

El decano de la IE Business School también aborda el controvertido tema de las remuneraciones -que en algunos casos pueden sumar varios millones de francos suizos anuales.

“Frecuentemente se acusa a los egresados de ganar mucho dinero, especialmente en las multinacionales, pero las nuevas generaciones tienen otro perfil. Poseen un compromiso real con la transformación de su entorno, y tras su graduación muchos trabajan en proyectos con ONG o se mueven por causas sociales. Son ciudadanos cosmopolitas, pero no se creen los maestros del mundo. Yo no he conocido ni ángeles ni demonios”.

Alumnos destacados

Algunos titulados destacados de las principales escuelas de negocios europeas son:

Pierin Vincenz (CEO Raiffeisen)

Monika Ribar (CEO Transalpina)

Franziska Tschudi (CEO Wicor AG)

Pascal Gentinetta (director economiesuisse)

Joos Sutter (CEO de Coop Suiza)

Jean-Paul Agon, (CEO L’Oréal

Betrand Badré, director general financiero del Banco Mundial

Henri de Castries, CEO de AXA

Philippe Foriel-Destezet, fundador y presidente honorario de Adecco

Pierre Kosciusko-Morizet, fundador y CEO de PriceMinister

René Proglio, presidente de Morgan Stanley France

Jean-Dominique Senard, CEO de Michelin

Fin del recuadro

Una nueva deontología

La sostenibilidad y la responsabilidad se han convertido en pilares de la enseñanza y la investigación en la Universidad de San Gall, anota Ulrike Landfester, y son tópicos que ganan terreno en las escuelas de negocios.

"Los estudiantes aprenden cómo poner en marcha negocios sostenibles. En el programa de estudios contextuales abordan temas como el género y la gestión de la diversidad, los sistemas energéticos, la ética empresarial, el compromiso social y las prácticas de negocios sostenibles”, precisa.

Peter Zemsky coincide en esta visión y detalla que el INSEAD trabaja en crear una mayor conciencia social entre los futuros líderes de negocios a través de las aulas, pero también vía instancias como su Centro de Innovación Social, que promueve iniciativas de sostenibilidad social, ambiental y económica, ética en los negocios e iniciativas de carácter no lucrativo. “Estamos examinando juntos el rol de los negocios en la sociedad”, resume.

El HEC Paris hace énfasis en los negocios sociales y en temas como la relación que tienen las empresas con la pobreza. “Y el hecho de compartir aula con alumnos de Rusia, China o México crea de forma natural una mayor tolerancia y apertura de espíritu”, considera Ramanantsoa.

Iñiguez de Onzoño a su vez recuerda que “en el mundo académico y a diferencia de ciencias mucho más antiguas como la Medicina o la Arquitectura, las escuelas de negocios son posiblemente las más modernas, junto con las de telecomunicaciones, por lo que el management debe seguir evolucionando, adaptarse a su entorno, ofrecer respuestas y, sobre todo, llegar a reglas de oro tan claras y precisas como las que poseen otras disciplinas”.

swissinfo.ch


Enlaces

×