Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Experiencia Cómo sobreviví a una mudanza en Suiza



Cambiar de vivienda requiere una sobredosis de organización y de paciencia.

Cambiar de vivienda requiere una sobredosis de organización y de paciencia.

(Keystone)

¿Cómo encontrar la vivienda de sus sueños en tierra helvética? ¿Cuáles son los requisitos para obtener un contrato de arrendamiento y dónde se encuentran los principales obstáculos? Un periodista de la redacción rusa de swissinfo.ch realizó esta difícil empresa y nos comparte su experiencia.

En Rusia se dice que una mudanza se asemeja a dos incendios. Y eso es exactamente, excepto tal vez en Suiza, donde gracias a una brillante organización logística, un cambio de hogar equivaldría a uno solo. La oferta del mercado inmobiliario es enorme, pero elegir una casa que corresponda exactamente a nuestras necesidades siempre resulta extremadamente complejo. Empecemos por visitar un apartamento suizo típico. Es algo más o menos así.

(2)

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Aquel que busca un apartamento en Suiza, probablemente hallará su salvación a través de internet. Existen algunos sitios de búsqueda de vivienda, como immoscout24Enlace externo o homegateEnlace externo. Tras definir el área de la ciudad de su interés, tiene que indicar una categoría de precios y el número de piezas deseado, recibe inmediatamente una lista de variantes en orden ascendente o descendente del costo de la renta.

Las viviendas son administradas por agencias inmobiliarias, con la cuales se firma el contrato de arrendamiento. Una vez que localiza la casa que le conviene, debe enviar una solicitud para visitarla. Para ello, la empresa le envía un agente, le proporciona el teléfono de los actuales inquilinos que, como usted, se aprestan a mudarse, o lo pone en contacto con el conserje.

Contrato de arrendamiento

A mover las piernas: No escatime esfuerzos para moverse y visitar la vivienda, ya que las fotos difundidas por internet rara vez muestran todo lo que se requiere conocer. Cuando finalmente encuentre la verdadera joya, le quedará cerrar el contrato de alquiler. Además de ese documento, la inmobiliaria le enviará un montón de papeles.

Tendrá que abrir una cuenta para depositar la garantía del alquiler, cuyo monto puede variar entre uno y tres meses de la renta. Por supuesto, esa obligación de bloquear inmediatamente entre 1500 y 4000 francos suizos o más, es fastidioso, pero insoslayable.

Pequeña pero espaciosa

Suiza es un país pequeño con una superficie de poco más de 41 000 kilómetros cuadrados y 8 300 millones de habitantes. En comparación, la población de Moscú es de 12 millones de personas repartidas en una superficie de 2 500 kilómetros cuadrados. Por lo tanto, si Suiza no es grande, sí es espaciosa.

Hasta el 1º de junio de 2016, Suiza contaba con 56 518 viviendas desocupadas; es decir, 1,3% del total del país. El pequeño cantón rural de Appenzell Rodas-Interiores tenía el mayor número de hogares vacíos: 3,63% del total.

Es en el cantón de Zug es más difícil encontrar un apartamento, ya que solamente 0,34% de las viviendas está vacante. Los cantones de Basilea-Ciudad (0,42%), Ginebra (0,45%) y Basilea-Campo (0,47%) vienen a continuación.

Fin del recuadro

Segundo detalle, la inmobiliaria no firmará ningún contrato mientras no presente un documento oficial que establezca que no es objeto de proceso legal por falta de pago. Por último, debe pedir a un taller certificado las placas estandarizadas grabadas con su nombre, para colocarlas en el buzón y bajo el timbre de la entrada del inmueble.

Repintar muros, resanar agujeros

Llega el momento de la mudanza. En Suiza, dejar un apartamento para trasladarse a otro tiene sus exigencias. En primer lugar, el piso que deja debe estar en las condiciones en las que lo recibió. Y si usted piensa que es suficiente con barrer y eliminar el polvo de los marcos de las ventanas, se equivoca.

En Suiza, la limpieza de una casa es un arte particularmente refinado. En nuestro caso, la empresa que contratamos para tal efecto trabajó durante dos días, pese a que nos habían asegurado que la inmobiliaria retomaría el departamento sin más.

Además, es posible que usted haya colgado cuadros en los muros, con lo que hizo unos pequeños agujeros, que haya instalado un cable de internet o pintado las paredes de un color diferente. En tales casos, tendrá que resanar los agujeros, pintar las paredes en el color original y retirar el cable.

Controlar los nervios

Por último, la mudanza en sí misma es un problema complejo, ya que el ser humano acumula muchas cosas. A veces es mejor contratar inmediatamente una compañía. No es barato, pero puede estar seguro de que todos los objetos y los muebles serán transportados en un día, sin perjuicios. Sin estos profesionales, nosotros no habríamos sobrevivido a nuestra mudanza sin una fuerte dosis de nerviosismo.  

(1)

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los servicios de la compañía que contratamos fueron relativamente caros, pero la empresa se ocupó del desmontaje de todos los muebles, su transporte, la descarga y su reinstalación en un día. Pequeño detalle, no olvide proporcionar a los trabajadores un refrigerio para el descanso de las 10 de la mañana y el almuerzo.

¿A cuánto asciende un alquiler en Suiza? En la ciudad de Berna, entre 1 000 y 1 700 francos para un apartamento de 3,5 piezas se considera normal. Hay que añadir la factura trimestral del agua y la electricidad, los costos del retiro de la basura, internet y otros gastos de infraestructura.

Prepararse para las sorpresas

El que acaba de instalarse en un nuevo apartamento en Suiza debe esperar sorpresas. Los inmuebles están equipados con tomas de corriente trifásica, que no responden a las normas europeas, americanas o rusas. En las casas, las lavadoras por lo general se encuentran en los sótanos especialmente equipados, y hay que compartirlas con los demás inquilinos. A veces hay lavadoras en los apartamentos, pero es raro.

La gran mayoría de los apartamentos son alquilados sin muebles. También hay pisos amueblados, pero son raros y en general son rentados por períodos limitados. Por último, independientemente de la vivienda, la cocina y el baño están siempre toralmente equipados e incluso a veces cuentan con lavavajillas.

A la firma del contrato, el inquilino suele recibir el ‘reglamento interior’ del edificio. Muchos estereotipos circulan al respecto en internet, según los cuales, en Suiza “todo está prohibido”, como “tirar la cadena del inodoro después de las 22h”. De hecho, no existe tal prohibición. Sin embargo, no está permitido “llenar ruidosamente la bañera después de las 22h”.

¿Y si su vecino resulta ser un fumador empedernido y su pasión literalmente le envenena la vida? Desde mayo de 2010, Suiza prohibió fumar en todos los espacios cerrados que sirven como espacios públicos o lugares de trabajo. Un apartamento privado no entra en esa restricción. El inquilino tiene derecho a fumar en su casa. En este punto no hay nada que hacer, y si el humo lo persigue hasta los últimos rincones de su apartamento, solamente hay una solución: ¡múdese!  

Los alquileres en Suiza

Los montos de los alquileres de apartamentos y otros locales en Suiza son establecidos sobre la base de una tasa de interés de referencia única. Esta se basa en la tasa de interés promedio ponderado de las hipotecas en Suiza, que se define trimestralmente. En este momento, según el banco Credit Suisse, es de entre 1,76% (dos años) y 2,29% (15).

El artículo 269 del Código de Obligaciones helvético estipula que en caso de fluctuaciones significativas en la tasa de interés de referencia, los propietarios pueden aumentar los alquileres, mientras que los inquilinos pueden exigir una reducción. Organizaciones de defensa de estos últimos informan a los interesados sobre las variaciones en las tasas hipotecarias y los derechos y obligaciones que se derivan para propietarios e inquilinos. Se trata, en particular, de la Asociación Suiza de Inquilinos (ASLOCA) o la ‘Mieterinnen- und Mieterverband’.

En la práctica, los propietarios de viviendas se niegan generalmente a reducir los alquileres y se justifican invocando un mayor gasto de mantenimiento de los inmuebles. En caso de conflicto, la justicia tiene la última palabra. En Suiza, generalmente es en favor del arrendatario.

Fuente: Credit Suisse.

Fin del recuadro


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×