Navigation

Finlandia alecciona en juicios por crímenes de guerra en Liberia

En las dos guerras civiles de Liberia, ambos bandos cometieron graves crímenes. En ese país no han sido procesados los culpables, pero países europeos, incluida Suiza, están juzgando a algunas personas en virtud del principio de jurisdicción universal. Keystone / Nic Bothma

En Suiza tiene lugar un proceso histórico por crímenes de guerra contra un antiguo líder rebelde liberiano, detenido hace más de cinco años. Un juicio similar en Finlandia se desarrolla a una velocidad récord. Además, el tribunal de ese país está innovando al desplazarse a Liberia y Sierra Leona para efectuar audiciones sobre el terreno, acercando el caso a las víctimas. 

Este contenido fue publicado el 08 marzo 2021 - 08:22

Estrechamente vinculadas, las guerras civiles en Liberia y la vecina Sierra Leona, en la década de 1990 y principios de 2000, devastaron la región. Dejaron cientos de miles de muertos, millones de desplazados y estuvieron marcadas por atrocidades como la mutilación de civiles, la violación sistemática, el canibalismo, el secuestro de menores y el uso de niños soldados. 

Los casos seguidos en Suiza y en Finlandia fueron impulsados por una ONG helvética con sede en Ginebra, Civitas Maxima, junto con su socio liberiano, el Proyecto Global de Justicia e Investigación. Ante la ausencia de justicia en su país para las víctimas de los crímenes de la guerra civil de Liberia, las ONG trasladaron los casos a otros países con base en el principio de “jurisdicción universal” (véase recuadro).

El director de Civitas Maxima, Alain Werner, afirma que ambos procesos son históricos, y que hay que felicitar a los tribunales por seguir adelante con ellos incluso en medio de la pandemia de coronavirus. “Hasta ahora, casi 20 años después del final de la guerra civil, no se había celebrado ningún juicio contra presuntos autores de crímenes de guerra en Liberia. Esta es la primera vez”, subraya. “Creo que es importante para Liberia”. 

Histórico en Suiza

Considera que también es importante para Suiza, porque el proceso contra el exlíder rebelde liberiano Alieu Kosiah es el primero en el que se juzgan presuntos crímenes internacionales en un tribunal helvético no militar.

Detenido en Suiza desde noviembre de 2014, Kosiah está acusado, entre otros crímenes, de haber ordenado el trato cruel y el asesinato de civiles, violaciones y reclutamiento de niños soldados durante la primera guerra civil de Liberia, entre 1989 y 1996. 

El inicio del juicio estaba previsto para abril de 2020, pero tuvo que ser pospuesto debido a la pandemia de coronavirus. Finalmente comenzó en diciembre y fue dividido en dos partes. La más importante está en curso e incluye testimonios de unas 15 víctimas y testigos que acuden desde Liberia. 

Al mismo tiempo, un juicio similar comenzó en Finlandia. En el banquillo de los acusados se encuentra el excomandante rebelde del Frente Revolucionario Unido (RUF) de Sierra Leona, Gibril MassaquoiEnlace externo. Se le atribuyen crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en Liberia entre 1999 y 2003, cuando algunos líderes del RUF tenían estrechos vínculos con el entonces gobierno liberiano dirigido por Charles Taylor. Massaquoi fue detenido en Finlandia en marzo de 2020, a raíz de unas investigaciones que comenzaron en 2018. 

No solamente se trata de un tiempo récord para un caso de jurisdicción universal tan complejo, sino que el tribunal finlandés incluso se desplazó a Liberia, donde reúne pruebas, y más tarde irá a Sierra Leona para escuchar a las víctimas y a los testigos. 

 ¿Qué es la jurisdicción universal?

La jurisdicción universal permite a los Estados procesar a no nacionales por crímenes internacionales (genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra) cometidos en cualquier parte del mundo. Estos delitos, considerados los más graves, no prescriben. 

Esos casos son complejos y pueden requerir investigaciones en lugares lejanos de difícil acceso. Según el más reciente informe anual de la ONG suiza TRIAL International sobre la jurisdicción universal, estos casos aumentan en todo el mundo. En Europa, diversos países están utilizando cada vez más este mecanismo. Es el caso de Siria, pero también de Liberia. 

Suiza incorporó el principio de jurisdicción universal a su legislación nacional en 2011. El Ministerio Público de la Confederación (MPC) encargado de investigarlos, tiene varios casos en curso, pero el del liberiano Alieu Kosiah, detenido en Suiza en noviembre de 2014, es el primero en ser llevado ante los tribunales. En Suiza se encuentra también el exministro del Interior de Gambia, Ousman Sonko, detenido en noviembre de 2017, en el marco de las investigaciones del MPC por acusaciones de crímenes contra la humanidad y tortura.

Las ONG dicen que Suiza debe acelerar el ritmo. Se dice que el MPC carece de recursos para investigar crímenes de guerra, especialmente en comparación con países como Francia y Alemania, que también han creado una unidad conjunta para trabajar en algunos casos.  

End of insertion

El conservadurismo suizo

Así, después de tanto tiempo de impunidad, se celebran dos juicios al mismo tiempo, lo que invita a la comparación. Thierry Cruvellier, redactor del sitio web justiceinfo.netEnlace externo de la ONG suiza Fondation Hirondelle (quien también colabora en este sitio web) afirma que es demasiado pronto para comparar los juicios, pero agrega que las fases previas muestran diferencias en los métodos de trabajo y en la velocidad.

Los finlandeses tardaron unos dos años y medio desde el inicio de las investigaciones y solamente un año después de la detención de Massaquoi para llevar el caso a juicio, mientras que los suizos han tardado mucho más en el caso Kosiah. Además, los investigadores finlandeses han estado varias veces en Liberia, cosa que los suizos nunca hicieron. Y el tribunal finlandés está celebrando ahora una parte importante del juicio en Liberia. “Esto pone a los suizos un poco en evidencia”, dice Cruvellier, quien se encuentra actualmente en Liberia siguiendo al tribunal finlandés, “o al menos plantea serias dudas sobre sus retrasos y sus afirmaciones de que no pudieron investigar en Liberia”.

Inquirido al respecto, el Ministerio Público de la Confederación respondió que “debido a los diferentes marcos jurídicos y sistemas, nos abstenemos de hacer comparaciones con otros países.  En términos generales, el MPC sigue de cerca la evolución del derecho penal internacional a nivel de los Estados y de los tribunales internacionales”.

¿El modelo finlandés?

No solamente los suizos han sido lentos, subraya Cruvellier. Los belgas también tienen un caso relacionado con los crímenes de guerra en Liberia, y casi siete años después de haber abierto la investigación todavía no han iniciado un juicio. Mientras tanto, también con respecto al caso de un liberiano, detenido en 2018, los franceses también se han desplazado al terreno.

Werner, quien ha estado en el juicio en Suiza, dice que “cada país tiene su enfoque”, pero coincide en que el finlandés es “vanguardista”, un ejemplo de rapidez y eficacia. También considera que viajar al terreno posibilita una mejor comprensión del caso.

Ese ha sido el enfoque finlandés desde el principio, puntualiza Cruvellier. Esto permite al tribunal hacerse una idea de los lugares concernidos y de las condiciones de vida locales. En su primera semana en Liberia, los finlandeses visitaron presuntos lugares de crímenes en el extremo norte de Liberia, cerca de la frontera con Sierra Leona. Aunque las pruebas de la guerra han desaparecido, afirman que su experiencia africana contribuirá a una mejor comprensión cuando empiecen a escuchar a los testigos en la capital liberiana, Monrovia, esta semana. 

Impacto en Liberia

Mientras tanto, el Tribunal Penal Federal Suizo, con sede en Bellinzona (cantón del Tesino) continúa con las audiencias de unas 15 víctimas y testigos liberianos. 

¿Cuál podría ser el impacto en Liberia? El país tuvo una Comisión de la Verdad y la Reconciliación entre 2005 y 2010, que recomendó la creación de un tribunal nacional de crímenes de guerra. Dado que las personas supuestamente vinculadas a las atrocidades cometidas durante las guerras civiles siguen en el poder, esto nunca se ha producido. Es aún un tema políticamente delicado. “Pero el debate ha cobrado más fuerza en los últimos dos años”, subraya Cruvellier, “y estos juicios europeos han dado un nuevo significado al debate”.

Werner está de acuerdo. “Creo que realmente se ha vuelto a plantear el tema de cómo debe tratar Liberia los crímenes de las guerras civiles y la cuestión de la impunidad (…) Los seis testigos liberianos que declararon en Suiza la semana pasada dijeron a los jueces que quieren que se haga justicia en Liberia”. 

Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.