Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

FMI recomienda a Suiza aumentar tasas de interés

Los créditos a la vivienda se multiplican en territorio helvético. En la imagen, barrio de Zúrich.

Los créditos a la vivienda se multiplican en territorio helvético. En la imagen, barrio de Zúrich.

(Keystone)

En su escrutinio anual, el organismo otorga una nota positiva al país por su estabilidad, crecimiento económico y baja inflación; pero subraya los riesgos de una espiral hipotecaria.

Por ello, le exhorta a elevar los tipos de interés, lo que provocaría un encarecimiento del crédito.

Advierte también sobre la urgencia por coordinar mejor la supervisión que Suiza ejerce sobre sus bancos.

El Banco Nacional de Suiza (BNS) tendría que evaluar en el corto plazo un alza en sus tipos de interés para reducir futuros riesgos para la economía como conjunto, alertó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Y aclaró que aunque la perspectiva general de la economía es buena, por la el PIB avanza sólidamente, hay liquidez en el país (suficiente dinero en circulación) y bajas expectativas de inflación, también hay señales que deben atenderse.

Concretamente, es tiempo de que el banco central evalúe una política monetaria más restrictiva, refirió el organismo de Washington al presentar los resultados de la llamada Consulta del Artículo IV del FMI. En el terreno práctico, un repunte en los tipos de interés es sinónimo de créditos más caros para los suizos.

Y la recomendación del FMI llega a Suiza justo en un momento en donde existe un debate interno sobre la conveniencia de mantener tipos de interés cercanos a cero (una política que el banco central mantiene desde enero del 2009), ya que esto coadyuva el crecimiento económico, pero provoca bancos más vulnerables.

Un 2012 más complejo

Durante un encuentro con los medios, Claire Waysand, jefe de la misión del FMI en Suiza, se concentró primero en lo positivo.

La recuperación helvética es sólida, el PIB suizo crecerá 2,4% este año, un desempeñó muy favorable dentro de la región, dijo la experta.

Como datos de referencia, la evolución de la economía helvética estará en línea con el crecimiento que el FMI pronostica para las economías avanzadas (2,5% en 2011) y es cuatro veces superior al de países como España.

“Pese a la apreciación del franco, una creciente demanda mundial ha permitido a Suiza aumentar sus exportaciones, trayectoria que se mantendrá en 2011”, citó.

Pero Waysandt aclaró también que el beneficio no será permanente. El franco suizo se ha apreciado 10% solo durante el último año, y esto tendrá efectos en 2012.

El FMI estima que la economía suiza crezca 1,8% el año entrante, y esto se debe a que las exportaciones serán menos dinámicas, ya que los productos suizos se encarecen en otros mercados.

Marcaje sobre bancos

La evaluación 2011 del FMI fue la ocasión para señalar otro talón de Aquiles de Suiza: su sistema bancario y la supervisión de las instituciones.

El documento íntegro con las conclusiones de la Consulta del Artículo IV expresa la conveniencia de reforzar la supervisión prudencial del sistema financiero suizo.

Fuera de tecnicismos, el FMI exhorta a FINMA (autoridad supervisora del sistema financiero) y al banco central helvético a ponerse de acuerdo y a definir claramente el ámbito de acción de cada una de estas autoridades con respecto a las instituciones financieras. E hilvana otro asunto que inquieta abiertamente al banco central desde hace casi un año: la evolución de las hipotecas suizas.

Los créditos a la vivienda se multiplican en territorio helvético (en 2010 crecieron dos veces más rápido que la economía). Los clientes solicitan préstamos porque las tasas de interés son históricamente bajas.

Un escenario que luciría abiertamente positivo -se multiplican los créditos hipotecarios baratos para la población-, pero que coloca a los bancos y a la economía, en general, en una situación vulnerable.

El proceso que hoy vive Suiza se parece al que experimentaron Estados Unidos (antes de la crisis de los subprime) o España, esto es, un boom hipotecario catapultado por tasas de interés muy bajas que, tan pronto éstas repuntan (lo que se prevé que sucederá en Suiza durante el segundo semestre del 2011) provoca una oleada de deudores que ya no pueden cumplir con sus hipotecas.

O, por otro lado, bancos que al haber pactado tasas fijas con sus clientes, serán cada vez menos rentables y tomarán riesgos en otras actividades para compensar sus ingresos, este último, un riesgo que señaló FINMA hace solo una semana.

Para evitar nuevos escenarios de crisis, el FMI recomienda a las autoridades financieras helvéticas exigir más fondos propios a los bancos.

"Too big to fail"

Y finalmente, el FMI se ocupó en su revisión de otro tema que marcará la agenda financiera suiza durante la segunda mitad del año.

¿Cómo debe manejarse la posible quiebra de un banco cuando, por su talla, pone en riesgo de colapso a la economía suiza como conjunto?

En el encuentro, al que también asistieron Fritz Zurbrügg, director de la Administración Federal de Finanzas, y Thomas Moser, miembro suplente de la Dirección del BNS, se habló sobre la conveniencia de fijar reglas.

Cabe recordar que Suiza analiza en el presente nuevas disposiciones relativas al “Too big to fail”, pero en el presente el Consejo Federal aguarda el fallo del Parlamento en el otoño, lo que permitiría la eventual adopción de principios que evitarían que sean los contribuyentes quienes paguen la quiebra de un gran banco, por ejemplo.

Reglas que podrían entrar en vigor en 2012, pero solo si los distintos partidos consiguen acuerdos políticos. Una perspectiva que no está del todo clara ahora.

No obstante, Suiza tendrá el panorama más claro y llevará noticias frescas a Washington en septiembre próximo, cuando se celebre la asamblea anual conjunta del FMI y del Banco Mundial, y momento en el que Suiza hará nuevamente balance de lo avanzado durante los seis meses precedentes.

Repunte de tasas

En Suiza, un incremento en las tasas de interés solo puede ser decido por el banco central, y en 2011 generaría efectos contrastantes sobre la economía:

Lo positivo. Aseguraría una inflación baja y reduciría las presiones sobre la “burbuja hipotecaria” que estaría gestando Suiza, y que podría derivar en una crisis futura.

Lo negativo. Suiza se volvería un destino aún más atractivo para los capitales extranjeros, lo que apreciaría aún más su moneda, encareciendo las exportaciones helvéticas.

Fin del recuadro

Contexto

El Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo internacional basado en Washington. Su objetivo es fomentar la cooperación monetaria internacional, propiciar la estabilidad financiera, facilitar el comercio internacional y promover el empleo, en un marco de crecimiento económico sostenible.

La economía de Suiza está sujeta a un examen anual realizado por el FMI. La edición 2011 de dicho escrutinio estuvo a cargo de Claire Waysand y tuvo lugar entre el 18 y el 28 de marzo.

El Ministerio de Finanzas (DFF) y el Banco Nacional de Suiza (BNS) son los responsables de las relaciones entre Suiza y el FMI.

El DFF se encarga de temas generales, y el banco central se ocupa de las cuestiones monetarias.

Fin del recuadro

Datos clave

Suiza es un miembro activo del FMI desde 1992, y participa en tres grupos de trabajo: Comité Monetario Financiero Internacional, Comité de Desarrollo y G-10.

El FMI tiene 186 países miembros. Ante el consejo directivo del Fondo, Suiza representa sus propios intereses y también los de Polonia, Serbia, Azerbaiyán, Uzbekistán, Tayikistán y Turkmenistán, que conjuntamente poseen 2,8% del peso en las votaciones de este organismo.

Durante la crisis financiera mundial, el FMI pactó líneas de crédito bilaterales con algunas economías industrializadas, para conseguir fondos totales por 250.000 millones de dólares en caso de futuros colapsos.

Suiza ofreció a esa línea un total de 10.000 millones de dólares, avalados por el Parlamento.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×