Navigation

Skiplink navigation

La recuperación se afianza en Suiza

Si hay un frágil repunte, pero el desempleo también opaca el panorama coyuntural en Suiza. Keystone

La Seco anuncia que el PIB helvético retrocedió 1,5% en 2009, un dato menos negativo que el pronosticado originalmente. Más aún, la economía consiguió crecer 0,7% durante el último trimestre, antesala de mejores tiempos.

Este contenido fue publicado el 02 marzo 2010 - 17:14

No obstante, el desempleo se mantiene como la principal preocupación. Seguirá la escalada en 2010 hasta alcanzar al 5% de la población, el peor dato desde 1998.

Las primeras señales de optimismo sobre el futuro económico de Suiza llegaron en septiembre pasado. De hecho, el internacionalmente mítico día 11, fecha que el UBS eligió para anunciar que la “recesión helvética sería menos grave de lo previsto, ya que el PIB se contraería 1,4% en 2009 y no el 2,4% pronosticado algunos meses antes”.

A la visión del banco número uno de Suiza se sumaron los 26 expertos del Consensus Forecast (BEK) aunque con un optimismo más moderado. Sus previsiones, difundidas trimestralmente por el instituto de investigación económica de Zúrich, KOF, establecían que el PIB caería 2,2% en 2009 en lugar del 2,5% pronosticado un semestre antes.

Este martes (02.03), la realidad corrigió las expectativas. La Secretaría de Estado de Economía (Seco) anunció que el PIB helvético cayó 1,5% en 2009 y destacó que la economía logró un crecimiento de 0,7% durante el último trimestre del año, anticipo de mejores tiempos.

Alimento, salud y exportaciones

Más allá de las estadísticas y los datos macros... la realidad.

En Suiza, según la propia Seco, fue la actividad desarrollada por los servicios de salud, alimentación y bebidas embotelladas los que contribuyeron esencialmente a sacar a Suiza de la crisis.

“El consumo de artículos como el vestido o el calzado retomaron el pulso entre septiembre y diciembre, luego de trimestres en números rojos”, precisa la Seco.

Destaca también que el consumo del Estado también jugó a favor de la economía helvética, ya que aumentó 1,7% el año pasado.

Por sus parte, las exportaciones, uno de los principales pilares de la economía suiza, consiguieron dejar atrás las caídas de más de 10% que registraban en junio, para retomar el rumbo.

La venta de productos químicos, instrumentos de precisión, relojería y joyería de origen suizo creció 3,2% durante el último trimestre, un dato que contrasta con los malos resultados que persisten en la exportación de maquinaria y aparatos electrónicos.

No hay que cantar victoria

Sobre la evolución económica de Suiza durante el 2009, Aymo Brunetti, jefe de la Dirección de Política Económica de la Seco alerta sobre la importancia de no cantar victoria.
“La economía suiza continuará su recuperación de forma paulatina, pero aún subsisten riesgos considerables”, refirió el experto al ofrecer detalles sobre los resultados anunciados hoy.

De acuerdo con datos del Eurostat, la autoridad estadística de la Unión Europea (UE), sólo una selecta elite de países del Viejo Continente consiguió conjugar la recesión antes de que concluyera el 2009. Dichas economías son Alemania, Francia, Italia, Holanda, Bélgica y Austria.

Aunque no es parte de la UE, Suiza consiguió colarse a ese estrecho grupo de países instalados en el crecimiento, pero Brunetti destaca la fragilidad de esta condición.

La recuperación mundial descansa sobre bases “artificiales” o provocadas, es decir, no es una recuperación espontánea, sino producto de una serie de programas de reactivación del gasto financiados por los gobiernos, cita.

Por ello, será cuando dichos programas emergentes concluyan que realmente quedará clara la fortaleza y el comportamiento de cada economía.

Cuando los gobiernos restrinjan el gasto –lo que inevitablemente sucederá debido a que muchas economías, como la griega, incurren ya en niveles de endeudamiento público que se tornan insostenibles-, se evidenciará la verdadera situación de cada economía.

No obstante, Brunetti destacó en el caso suizo que es muy positivo su crecimiento de 0,7%, logrado este trimestre.

El persistente desempleo

La principal fragilidad de la economía suiza en 2010 es el desempleo, que cerró con una tasa del 4,4% en diciembre del 2009. Se trata del peor dato que ha enfrentado Suiza desde 1998.

Y la Seco estima que el paro aumentará hasta afectar al 5% de la población económicamente activa (PEA), es decir, de los hombres y mujeres en edad y deseo de trabajar.

Puesto en cifras de lo cotidiano, se trata de 175.000 personas que han aplicado al menos un par de veces al mes para encontrar una nueva plaza laboral, sin encontrarla.

El pronóstico de Seco es compartido por los expertos de KOF, BAKBasel Economics, UBS y el Banco Nacional de Suiza (BNS), que en todos los casos cifran su expectativa de desempleo entre 4,8 y 5% este año.

Y el 2009 cerrará como el peor año en la materia desde que inició el milenio.

Concretamente, según confirmó a swissinfo.ch la Oficina Federal de Estadística (OFS), sólo el año pasado se registraron 54.000 nuevos desempleados. Y fue la industria la actividad más tocada.

Por grupos poblacionales, son los jóvenes de entre 16 y 24 años los que menos oportunidades laborales encuentran, con una tasa de desempleo en este grupo del 7% actualmente.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

DATOS CLAVE

Las pronósticos para la evolución del PIB suizo en 2009 eran originalmente:

Seco: -2,4%
KOF: -2,4%
BNS: -2,5%
UBS: -1,2%
Credit Suisse: -0,6%
BAK Basel Economics: -2,1%
OECD: -0,2%

Sobre la marcha, Seco confirmó el crecimiento de la economía suiza en –1,5%.

End of insertion

CONTEXTO

El Consejo Nacional (cámara baja de Suiza) propuso en diciembre pasado reducir de 400 a 260 el número máximo de indemnizaciones diarias pagables a un desempleado de menos de 30 años y sin dependientes económicos.

El PS y los sindicatos laborales consideraron ilegal y poco equitativa esta propuesta razón por la que amenazaron con someter a referéndum los cambios. El Consejo de los Estados (cámara alta) prefirió andar con tiento y esta semana (02.03) sometió el tema a revisión.

End of insertion

EL “SALVAVIDAS” DEL EMPLEO TEMPORAL

Prolongar de 12 a 18 meses la duración máxima de la indemnización que recibe un empleado en caso de reducción de sus jornadas semanales permitió a Suiza salvar un total de 20.000 empleos, según la Seco.

Esta medida temporal –que tendrá fin en marzo del 2011- implicará un desembolso adicional para el seguro de desempleo del orden de los 90 millones de francos suizos este año.

En el presente, sindicatos y partidos políticos analizan la posibilidad de ampliar a 24 meses dicha prestación para los empleados. De haber consenso, como se prevé, la extensión entraría en vigor el 1 de abril del 2011.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo