Navigation

Skiplink navigation

Los inmigrantes contribuyen a la prosperidad helvética

Suiza es atractiva para los trabajadores extranjeros... y ellos contribuyen al bienestar del país. Keystone

Suiza es un atractivo destino para los trabajadores de los países miembros de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, según un estudio sobre la migración.

Este contenido fue publicado el 12 septiembre 2008 - 13:32

La inmigración en Suiza encaja en el promedio de la OCDE y ha sido calificada como "buena nueva" para el país.

Las estadísticas comparativas presentadas en París demuestran que en 2006, un total de 86.300 migrantes llegaron a Suiza y obtuvieron un permiso de residencia de más de un año.

El aumento durante el año precedente fue de 10%, en enorme contraste con el promedio de la OCDE de 5%.

"Crecimiento continuo"

"Es una muy buena noticia. El crecimiento sostenido de la economía suiza no habría podido materializarse estos últimos años de no haber sido por la inmigración, principalmente de inmigrantes bien capacitados de Europa y de ultramar," señala a swissinfo Kurt Rohner, vice-director de la Oficina Federal de Migraciones.

"La mayor parte de los extranjeros que vienen a Suiza vienen para trabajar. No vendrían si no hubiera trabajos disponibles. Si la economía decrece, también lo hará la afluencia de nuevos residentes."

Experto en migraciones de la OCDE, Thomas Liebig, coincide con Rohner.

"En muchos países de la OCDE, la migración y la movilización de recursos nacionales han desempeñado un importante papel en la cobertura de las necesidades del mercado laboral."

Si el crecimiento de la inmigración a Suiza procedente de los países de la OCDE se mantiene al mismo ritmo observado desde 2001, compensará fácilmente las débiles estadísticas entre la población trabajadora doméstica, señaló el estudio.

Estimó que la población activa suiza crecerá un 8% y que sin la inmigración disminuiría en 3%.

Migración temporal

Suiza también figura entre los países líderes en cuanto a la migración temporal. En 2006, casi 117.000 personas vinieron trabajar a Suiza por tiempo limitado. Esas cifras representan seis veces más que otros países de la OCDE en comparación con sus poblaciones.

El estudio indicó también que el 70% de inmigrantes llegaron a Suiza en el marco del acuerdo de libre circulación de personas entre Suiza y la Unión Europea.

En Austria, Bélgica, Dinamarca y Alemania, esta categoría representó solamente la mitad de todos los inmigrantes, mientras que la proporción fue de sólo 20% en Francia, Italia y Portugal.

El informe de la OCDE señaló que los países miembros deben adaptar más sus políticas de migración laboral a la probable demanda futura de trabajadores en todas las áreas de sus economías, abriéndolas a trabajadores poco o muy calificados.

"Soy optimista en cuanto a que las políticas suizas de migración laboral toman en cuenta esa noción. Intentamos hacer el mercado laboral tan flexible como sea razonablemente posible, atrayendo especialmente a trabajadores calificados de la UE así como a empleados expertos de otros estados del mundo, dijo Rohner.

"Pero no necesitamos una legislación adicional, por ejemplo, para los trabajadores temporeros. Es más importante, sin embargo, que Suiza mantenga su atractivo como localización de negocios y lugar para vivir."

Agregó que la nueva ley federal sobre extranjeros, que entró en vigor a principios de año, puso especial énfasis en la integración de los extranjeros que se encuentran ya en Suiza y de aquellos por venir.

"El foco de la ley por lo tanto reconoce nuestra necesidad de extranjeros, especialmente para el bienestar actual y futuro de nuestro país y de su economía."

swissinfo, Roberto Brookes
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Datos clave

Afluencia por nacionalidad
1) Alemania
2) Portugal
3) Francia
4) Italia
5) Serbia y Montenegro
6) Gran Bretaña
7) Estados Unidos
8) Turquía
9) Austria
10) España

End of insertion

SUIZA: Flujos migratorios

La inmigración en Suiza aumentó en 2006 para alcanzar un total de 102.700 personas, el 63% de las cuales procedieron de algún país de la Unión Europea. Fue el más alto nivel desde principios de los años 90.

El alemán y el portugués se mantenían como los dos mayores grupos, con 24% y 12%, respectivamente, de nuevos arribos.

Hubo un declive en la inmigración de Italia (5%), Serbia (5%) y España (5%), otrora principales países de procedencia de los trabajadores.

En 2006, 10.530 solicitudes de asilo fueron presentadas (500 más que en 2005) Esos dos años marcan los niveles más bajos en el rubro desde finales de los años 80.

El número de naturalizaciones aumentó perceptiblemente (20%) a cerca de 46.700 en 2006, tras las reformas legales en vigor desde el 1 de enero de 2006.

Fue el nivel más alto en varias décadas. Los ciudadanos serbios formaron el mayor grupo de personas que recibieron la ciudadanía suiza y representaron más del 25% de todas las naturalizaciones (cerca de 11.700 personas).

Los extranjeros eb Suiza representan más de una quinta parte de la población total de 7.6 millones.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo