Navigation

Skiplink navigation

Naciones buscan frenar el auge de las falsificaciones

Una tienda de productos falsificados en Pekín. Keystone

Dirigentes políticos y empresariales quieren identificar, durante una conferencia en Ginebra, nuevas estrategias para contener el crecimiento desenfrenado de la falsificación y la piratería.

Este contenido fue publicado el 30 enero 2007 - 08:03

El ministro suizo de Justicia, Christoph Blocher, ha inaugurado el evento recalcando que la falsificación y la piratería perjudican tanto al erario nacional como a los consumidores.

El ministro Blocher ha instado a los 1.200 participantes en el tercer Congreso global sobre la lucha contra la falsificación y la piratería a combatir "este delito" porque no solo penaliza a la empresa y al empleo sino también a los consumidores.

Refiriéndose a éstos útlimos hizo hincapié en que los productos falsificados ponen en peligro su seguridad y su salud.

Según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (Wipo), que acoge la reunión, estimaciones conservadoras sitúan el costo de ese comercio ilegal en más de 100.000 millones de dólares (125.000 millones de francos suizos).

La piratería de productos de marca causa cada año un estimado de 2.000 millones de francos en daños a la economía suiza cada año. El gobierno lanzó a principios de mes una campaña contra la piratería que busca crear conciencia sobre los riesgos potenciales de comprar bienes falsificados.

"Hoy, casi cada producto que se encuentra en el mercado es blanco de falsificación y piratería, lo que pone en peligro la salud humana y la seguridad, y mina el desarrollo económico", dijo la Wipo, con sede en Ginebra, en una declaración previa a la conferencia.

China

Entre los países más señalados está China. Según la Unión Europea, el 84% de los bienes confiscados por los funcionarios aduanales se deriva de la rápida expansión del país asiático. La industria relojera suiza dice que China es el productor número uno de piezas falsas de relojería.

Felix Addor, director adjunto del Instituto Federal de la Propiedad Intelectual, señaló a swissinfo que el pobre desempeño de China en el renglón obedece en buena parte al tamaño del país – y de hecho, ese país se sumó recientemente a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Subrayó que la propiedad intelectual (IP) fue un problema clave para su acceso en 2001 y dijo que China tenía que cumplir ahora normas específicas de la OMC sobre la protección de la IP.

"La puesta en práctica y cumplimiento a cabalidad de esas medidas seguramente llevará tiempo", dijo.

"Pero estoy convencido de que la situación se mejorará, al menos porque la economía de China crece rápidamente y empresas chinas activas en la investigación y el desarrollo tienen un gran interés en una protección más eficaz de sus derechos IP".

El comercio ilegal

Pero Addor advirtió que la lucha contra el comercio ilegal no se limita sólo a los países que producen las falsificaciones.

Considera que también las naciones industrializadas tienen que poner la casa en orden convenciendo a sus ciudadanos de no comprar falsificaciones en el extranjero y cumpliendo las medidas estrictas contra el tránsito de bienes falsificados.

Con respecto al discutido segundo sitio "en mala reputación" de Suiza después de China, como origen de bienes falsificados que entran en la Unión Europea, Addor dijo que el gobierno toma disposiciones para fortalecer las medidas fronterizas y reforzar las leyes IP.

Explicó que si bien es cierto que cualquier producción de piratería y falsificación de bienes es difícil en Suiza, el país es usado como plataforma de tránsito por los falsificadores, un aspecto subrayado también por el Comisionado de la Unión Europea, Làzlò Kovàcs.

A los participantes en la conferencia se les pedirá también incrementar los esfuerzos contra el creciente comercio ilegal de fármacos falsos. Se estima que las falsificaciones constituyen más del 10% del mercado global de las medicinas.

Naciones Unidas ha señalado que los pacientes de países en vía de desarrollo están en situación de particular vulnerabilidad porque las medicinas más falsificadas son aquellas empleadas para prevenir enfermedades que amenazan la vida como la malaria, la tuberculosis y el HIV/sida.

"Según la Organización Mundial de la Salud, se cree que el 25% de las medicinas consumidas en países en vía de desarrollo es falsificado", dijo la Wipo.

swissinfo, Adam Beaumont, Ginebra
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Contexto

Multinacionales reunidas en Ginebra el lunes previo a la conferencia contra la piratería y la falsificación, pidieron una "ayuda urgente" de los gobiernos para luchar contra esos fenómenos.

La Acción de Negocios para Frenar la Falsificación y el grupo de Piratería, que incluye al gigante alimentario Nestlé, con sede en Vevey, señaló la actitud vaga del gobierno como la causa principal del robo de la propiedad intelectual.

China y Rusia fueron señalados como los peores países en materia de piratería y falsificación "por un margen grande".

Un informe publicado por la Cámara Internacional de Comercio halló que Suiza adopta una línea fuerte contra los falsificadores.

End of insertion

Datos clave

La reunión de dos días es organizada por la Wipo, en coordinación con la Interpol y la Organización Mundial de Aduanas.

Se esperan unos 700 participantes en la reunión.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo