Navigation

Skiplink navigation

Nestlé Water y Grupo Modelo hacen negocios

El agua, un sector que atrae a Nestlé Water y Grupo Modelo. Keystone

El gigante suizo y la mexicana –dueña de la cerveza Corona- firman una carta de intención para producir y comercializar agua embotellada para México.

Este contenido fue publicado el 06 diciembre 2006 - 12:58

Este país es el segundo consumidor más importante del mundo después de EEUU; y la alianza ha puesto a temblar a rivales como Coca-Cola o Pepsico.

Para cumplir cabalmente con todas sus funciones, y sobre todo para desechar todo aquello que ya no requiere, el cuerpo humano necesita consumir un promedio de 2 litros de agua diarios.

Sin embargo, las fuentes de abastecimiento de dicho consumo se han modificado radicalmente durante las últimas décadas, periodo en el que el consumo de aguas embotelladas ha crecido de forma exponencial.

Hablamos de un negocio que crece a tasas anuales del 12% a nivel mundial desde hace 30 años, cuando comenzó la comercialización del H2O en presentaciones de 200, 500, 1.000 o 1500 mililitros.

Una tendencia que ha convertido a este sector en uno de los más atractivos del ámbito económico internacional. Especialmente porque los consumidores están dispuestos a pagar en ocasiones hasta 1.000 veces el precio del agua que consumen con respecto de aquel otro que pagan por el agua potable del grifo.

Una tendencia que es producto al 100% del marketing, en opinión de Catherine Ferrier, autora del libro Agua Embotellada. Entender un fenómeno social, encargado a la experta por parte de la World Wide Fund for Nature (WWF).

Y una desafortunada paradoja, según la experta, ya que más de 1.000 millones de personas en el mundo carecen de acceso al agua potable, aun cuando se trata de un derecho reconocido por la ONU.

Un negocio redondo

En 2006, el mercado mundial del agua embotellada desplazará alrededor de 182.000 millones de litros, lo que implicará una facturación global superior a los 100.000 millones de francos suizos, según cifras del portal UNESCO del agua.

A nivel de consumo, la región de Asia-Pacífico es la más dinámica, con crecimientos del orden del 15% anual desde hace 15 años. Le siguen Norteamérica, donde la demanda evoluciona a razón del 10%; y en Europa y América Latina donde ha crecido 7% anual como promedio de 1990 a la fecha, pero a un ritmo superior al 10% durante los últimos cinco años.

Según los datos de la UNESCO (a septiembre de 2006), la gente suele consumir agua embotellada en 8 de cada 10 casos porque está convencida de que su sabor es mejor, pero sobre todo porque confían más en calidad y pureza.

No obstante, aunque la mayoría de las empresas comercializadoras de agua dan por sentado que su producto es más puro que el agua corriente, estudios internacionales indican que las normas que regulan el agua embotellada son insuficientes para asegurar la pureza que presumen.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud advierte que la carga bacteriana del agua embotellada puede ser incluso superior a la de las aguas municipales.

Por otra parte, aunque ciertas aguas minerales sean útiles para proporcionar micronutrientes esenciales –como el calcio, por ejemplo-, está probado también que proveen de cantidades semejantes a las que ofrece el agua de grifo, con lo que se rompe uno más de los mitos de la superioridad de las aguas embotelladas.

Nestlé y Modelo se alían

Nestlé Waters, brazo derecho del gigante alimentario suizo Nestlé, es actualmente la empresa número uno mundial en la comercialización de aguas embotelladas.

Tiene 27.600 empleados y posee 77 marcas en los cinco continentes, entre ellas las francesas Perrier y Vittel y las italianas San Pellegrino y Acqua Panna, que en ambos casos prácticamente monopolizan el consumo en restaurantes.

El jueves pasado (30.11), Nestlé Waters firmó una carta de intención con el mexicano Grupo Modelo, productor de Corona entre otras cervezas, para asociarse en la producción y comercialización de aguas embotelladas en México.

La alianza es atractiva para ambos porque México es el segundo consumidor de agua embotellada más importante del mundo –después de Estados Unidos- con 15.000 millones de litros al año.

La carta de intención fue firmada por Carlo Donati, presidente y Director General de Nestlé Waters, y por Carlos Fernández, Presidente del Grupo Modelo.

Y en palabras de Donati, "esta asociación se perfila como la oportunidad perfecta para desarrollar el mercado de las aguas embotelladas en un país clave dentro de la región latinoamericana".

Formatos grandes en la mira

Tanto Nestlé Waters como Grupo Modelo han acordado concentrarse sobre todo en la producción y comercialización de formatos grandes, es decir, presentaciones de 5 litros (para consumo en los hogares) y de 19,1 litoros (garrafones que son consumidos frecuentemente en las oficinas).

Estos dos últimos formatos representan, por cierto, 90% del volumen de ventas de agua en el país latinoamericano, aun cuando cada vez es más común encontrar en los supermercados o pequeñas misceláneas botellas desde los 200 hasta los 1.500 mililitros para uso personal.

El proyecto de producción y comercialización conjunta ha implicado una seria sacudida para el resto de los competidores del mercado, como lo destacó el Departamento de Análisis de Banamex, uno de los grupos financieros más importantes de México.

Los dos rivales más afectados con este nuevo acuerdo serán sin duda Coca-Cola y Pepsico, que en ambos casos tiene también fuerte presencia en México dentro del nicho de las aguas embotelladas.

El acuerdo no es un hecho aún. Tanto la suiza como la mexicana deben negociar contratos definitivos y aguardar la autorización de sus autoridades antimonopolios.

El lado oscuro del agua

Toda el agua embotellada que se consume en el mundo es envasada en recipientes plásticos derivados del petróleo, un recurso natural no renovable.

Cada año, 1,5 millones de toneladas de plástico se utilizan para embotellar el agua, y aunque el PET (sustancia del que son elaboradas las botellas) exige menos energía para reciclar que el vidrio o el aluminio, los procesos utilizados para producir plástico generan contaminación ambiental.

El transporte del agua embotellada incrementa también las emisiones de dióxido de carbono que producen el efecto invernadero contribuyendo así al problema global del cambio climático.

Por otra parte, está también la siempre cuestionada explotación de los recursos naturales.

Human Right to Water Brasil se ha expresado en múltiples ocasiones desde 2001 en el sentido de que el bombeo de millones de litros diarios de agua que realizan empresas como Nestlé en el país sudamericano y en otros destinos merma la composición y calidad del agua de las fuentes originales (ricas en hierro y magnesio).

Una lucha a la que se han sumado la Asociación por la Tasación de las Transacciones Financieras y Ayuda al Ciudadano (conocida como ATTAC); el Movimiento Amigos de los Circuitos de Aguas Minerales (MACAM, o Human Right to Water, sin que la evolución de este mercado se frene un ápice, o las reglas del juego cambien.

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

Este 2006 será clave para la suiza Nestle Waters, quien además de aliarse con Grupo Modelo, cerró la venta (30.11) de las fuentes de Peñaclara, Riva los Baños y Los Tilos, al grupo español Mineragua, para concentrará en sus negocios más rentables.

El Grupo Modelo se fundó a finales del siglo XIX para realizar todo tipo de comercio para la comunidad española radicada en México; y en 1922 decidió especializarse en la producción de cervezas.

Los tres principales tipos de agua embotellada que se comercializan son: mineral natural (subterránea, protegida contra riesgos de contaminación y con oligoelementos. No puede ser tratada); de manantial (simplemente se recoge de su fuente original y se envasa); agua purificada (como la del grifo, es tratada para ser potable, pero se embotella).

End of insertion

Datos clave

Los suizos consumen 85 litros de agua embotellada al año, según la UNESCO.

El promedio mundial de consumo de agua es de 15 litros, pero en Europa supera los 80.

En Suiza, el gasto total para purificar agua supera los 1.200 millones de francos suizos al año.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo