Navigation

Suiza quiere oro producido de manera responsable

Suiza se considera el núcleo del comercio internacional de oro, aunque los críticos sostienen que la industria suiza de metales preciosos no es transparente. Keystone

En un esfuerzo por reducir el riesgo de que los derechos humanos se violen, el Gobierno suizo ha pedido mayor transparencia en la cadena de suministro de oro.

Este contenido fue publicado el 15 noviembre 2018 - 09:41
swissinfo.ch/urs

Según el Ministerio de Asuntos ExterioresEnlace externo, el Ejecutivo helvético está a favor de fortalecer el diálogo entre las partes interesadas y ampliar la cooperación al desarrollo en el ámbito de la producción de oro responsable.

Sin embargo –alegando que el país helvético tiene una de las regulaciones, respecto al comercio de oro, más estrictas del mundo– no ha llegado a proponer una reforma legal.

Los resultados forman parte de un informe encargado por el Parlamento y que el Gobierno ha dado a conocer este pasado miércoles.

“Identificar la procedencia del metal precioso es esencial porque es la única manera de evitar que se importe a Suiza oro extraído incumpliendo los derechos humanos”, dice la declaración.

Para el Gobierno, Suiza es una parte interesada importante en el comercio internacional de oro.

Una gran parte del oro producido en el mundo se refina en las fundiciones suizas, que trabajan tanto con oro extraído como con oro reciclado. En 2017, y según cifras oficiales, Suiza importó unas 2 404 toneladas de oro (por un valor aproximado de 69 600 millones de francos) y se exportaron 1 684 toneladas (equivalentes a 66 600 millones de francos).

El Gobierno dice que las refinerías suizas aplican normativas voluntarias para asegurarse de que la producción cumple con los estándares sociales y ambientales reconocidos en el plano internacional. La declaración gubernamental también ha reiterado que Suiza trabaja, tanto a nivel nacional como internacional, para garantizar que no se importe al país oro producido incumpliendo los derechos humanos.


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.