Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza, Estado observador La Alianza del Pacífico crece en la escena mundial

Los presidentes de Chile, Perú, México y Colombia en la IV Cumbre de la Alianza Pacífica, celebrada en observatorio astronómico de Paranal, Chile.

Los presidentes de Chile, Perú, México y Colombia en la IV Cumbre de la Alianza Pacífica, celebrada en observatorio astronómico de Paranal, Chile.

(Reuters)

México, Chile, Colombia y Perú integran un bloque cuyo desempeño económico ha dejado atrás al Mercosur. Conjuntamente, las cuatro naciones se erigen ya como la sexta economía más grande del mundo. Y Suiza les sigue de cerca.

 “La Alianza del Pacífico es una organización latinoamericana con un gran dinamismo que reúne a cuatro de las democracias emergentes más liberales de la región.  Y los países que la componen han visto crecer su influencia internacional de forma considerable durante los últimos años”, dice a swissinfo.ch Carole Wälti, portavoz del Ministerio suizo de Asuntos Exteriores.

A finales de 2013, Suiza adquirió el rol de Estado observador, lo que le permitirá “reforzar su capacidad de influir en temas de gobernanza global, así como cooperar con socios que comparten ampliamente sus valores internacionales, los avances en materia de integración económica, la apertura de mercados y el comercio basado en reglas internacionales”, añade.

Dos velocidades

América Latina se confirma como una región atractiva para las inversiones locales y extranjeras en 2014. Se trata de un mercado de 510 millones de habitantes –todos ellos, clientes potenciales-, cuya riqueza crecerá un 3,4% este año, según previsiones del Fondo Monetario Internacional.  El dato triplica las expectativas de crecimiento de Europa para 2014.

Sin embargo, es una zona que crece a dos velocidades.

“Latinoamérica es una región dividida, tanto en lo económico como en lo político. Es tan simple como decir que la parte occidental es procomercio y la parte oriental es proteccionista. La Alianza del Pacífico y el Mercosur son dos modelos comerciales distintos que encapsulan las divisiones regionales”, resume a swissinfo.ch Eric Farnsworth.

Según el vicepresidente del Consejo de las Américas, conformado por empresas de todos los sectores que busca promover el desarrollo económico y social de los países del hemisferio occidental, el Mercosur está liderado claramente por Argentina y Brasil y se caracteriza por Estados más intervencionistas y proteccionistas que le hacen contrapeso a Estados Unidos y al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Farnsworth considera que Brasil –el país más importante del grupo que funge como motor del mismo- crece actualmente debido a su gran talla y a que se beneficia del gran apetito de materias primas que existe en el mundo emergente, pero no gracias al modelo económico que aplica.

La AP, en tanto, está integrada por “naciones que tienen tratados de libre comercio con  Estados Unidos, Canadá, Asia, Europa y otros países, y miran al compromiso económico como un medio fundamental para desarrollar sus economías y sociedades; cuentan con democracias sólidas y sus líderes gobiernan democráticamente. Están atentos a Estados Unidos, pero no le temen a Washington”, afirma Farnsworth.

En su opinión, el desempeño económico de la AP seguirá siendo más sólido que el del Mercosur a medio plazo.

Alianza del Pacífico

Es un bloque comercial integrado por México, Perú, Colombia y Chile que fue conformado oficialmente en junio de 2012. Sus miembros comparten costas en el mismo océano y están a favor de la apertura comercial.

La Declaración de Lima –que da sustento legal al grupo– busca alentar la integración regional, el crecimiento y la competitividad. A medio plazo intentará cumplir con objetivos como la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas.

Los cuatro países cuentan con 210 millones de habitantes, que representan el 40% de la población latinoamericana, y concentran el  55% de las exportaciones de la región debido a su intensa actividad económica.

Costa Rica y Panamá están en proceso de incorporación a la Alianza.

Fin del recuadro

Avances de la Alianza

La subsecretaria para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, Vanessa Rubio, destaca la importancia de la AP y da cuenta de los principales acuerdos a los que ha llegado recientemente.

“El 100% de liberalización comercial (92% de forma inmediata, 7% a medio plazo, y únicamente 1% a más largo plazo); el establecimiento de un fondo de cooperación para proyectos de desarrollo económico (ciencia y tecnología, infraestructura, educación, PYME, medio ambiente, etc.); y la creación de una red de científicos en materia de cambio climático, entre otros”.

Y entre las prioridades para 2014, refiere a swissinfo.ch, se halla la consolidación de los acuerdos comerciales que existen entre los países miembros del grupo y otras economías, así como encontrar mecanismos productivos y eficientes para interactuar más con los Estados observadores de esta alianza.

Pobreza e inseguridad

La AP crece en la escena internacional. Sus cuatro miembros se hicieron escuchar en el reciente Foro Económico Mundial de Davos (WEF), Suiza.

Los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Colombia, Juan Manuel Santos, encabezaron la sesión La promesa de la Alianza del Pacífico, donde el mandatario colombiano aclaró que “no se trata de un foro político o alianza contra nadie. No competimos con otros. Simplemente compartimos visión, buscamos una mayor presencia para nuestras economías y somos países amigos de las inversiones”.

Esta declaración también permitió rechazar las críticas del presidente boliviano, Evo Morales, quien califica a la AP como “un grupo impulsado por EEUU para dividir a los países latinoamericanos”.

El WEF fue también la ocasión para poner sobre la mesa algunas de las principales asignaturas pendientes en Latinoamérica, como la pobreza o la inseguridad. Cuatro de cada 10 habitantes de la región viven con algún grado de precariedad.

César Villanueva, presidente del Consejo de Ministros de Perú, dijo en Davos que uno de los retos de este grupo es la inclusión social. Un discurso que se hace eco de la posición del presidente de Perú: Ollanta Humala Tasso ha reconocido en diversos foros que Latinoamérica no es la zona más pobre del mundo, pero sí la más desigual.

La falta de seguridad es otro problema que tiene un impacto obligado sobre las inversiones.

“Las cuatro naciones de la Alianza del Pacífico están afectadas por la inseguridad, aunque algunos más que otros. Chile tiene la menor dificultad, seguido de Perú y Colombia, y después está México. Mucho de esto es impulsado por el comercio de drogas y por la ineficacia en la aplicación de la ley”, precisa Eric Farnsworth.

A su juicio, los cuatro gobiernos realizan esfuerzos, pero deben seguir trabajando en este ámbito.

Cumbres y observadores

La Alianza del Pacífico celebrará su VIII Cumbre en Cartagena de Indias, Colombia, del 8 al 10 de febrero. Los cuatro mandatarios de este bloque firmarán un acuerdo comercial que tiene por objeto eliminar todos los aranceles entre los cuatro países.

Colombia ejerce actualmente la presidencia del grupo y transferirá a México en 2015.

En noviembre pasado, Suiza, Alemania, Italia, los Países Bajos y Reino Unido, se convirtieron en Estados observadores de este bloque económico, sumándose a otros 20 Estados que ya habían asumido este rol previamente, entre ellos Japón, Estados Unidos y China.

Fin del recuadro

Suiza, nuevo observador

A finales de 2013, Suiza asumió el estatus de Estado observador de la AP, lo que, según el Ministerio de Exteriores, no entraña ningún compromiso de financiación.

Su nuevo papel le permitirá reforzar y diversificar las asociaciones estratégicas y le abrirá nuevas oportunidades para enviar señales políticas, detalla Carole Wälti.

La portavoz reconoce que también será un catalizador de la influencia suiza en el mundo y difiere de la percepción del mandatario colombiano con respecto a los alcances del grupo.

“Más allá de los aspectos económicos, la Alianza del Pacífico tiene un relevante propósito político. Este acercamiento estratégico (nos) permitirá racionalizar y optimizar los esfuerzos desplegados frente a estos cuatro países, y defender con mayor eficacia las posiciones de Suiza en temas que le resultan de gran relevancia, como la ciencia y la tecnología, el turismo, la migración, los sistemas multilaterales o el medio ambiente”, cita.

Para la subsecretaria mexicana Vanessa Rubio, el acercamiento traerá beneficios recíprocos. “Suiza es un país muy interesante para la AP, especialmente en lo relativo a posibles sinergias en temas de innovación, ciencia y tecnología”.

Y para la economía suiza, una de las más sólidas y prometedoras de Europa en 2014, estrechar los lazos con los miembros de la AP puede ser también una puerta de acceso a mercados más lejanos. “Además de un mejor aprovechamiento de los tratados de libre comercio que Suiza tiene vigentes con estos cuatro países, se abrirá una ventana adicional de acceso al espacio Asia-Pacífico”, asegura Wälti.

swissinfo.ch


Enlaces

×