Navigation

El Congreso Judío Mundial amenaza con acciones legales a firmas suizas

Elan Steinberg, del Congreso Judío Mundial, dirige su mira a las empresas suizas. Keystone / AP Photo / Alistar Grant

El Congreso Judío Mundial amenaza con juicios a las empresas suizas que utilizaron mano de obra esclava en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, y no toman parte en el acuerdo global suscrito por las organizaciones judías con los bancos suizos.

Este contenido fue publicado el 28 julio 2000 - 17:16

Elan Steinberg, director ejecutivo del Congreso Judío Mundial, declaró a la radio suiza que las compañias renuentes a participar en el arreglo extra judicial de 1.250 millones de dólares destinados a las víctimas del holocausto, corren el riesgo de ser demandadas judicialmente dentro de 30 días.

Según el acuerdo, legalizado esta semana por el juez Korman de Nueva York, las compañías helvéticas deben inscribirse en un plazo de 30 días y proporcionar los nombres de tabajadores esclavos que emplearon las filiales suizas en Alemania durante la era nazi.

El verecito de Korman abrió la vía a una nueva acción legal.

No se ha citado a las empresas involucradas, pero se cree que figuran las industrias de la metalurgia, armamento y alimentación. La principal organización de los empresarios suizos sentenció este jueves (27.07): "las firmas que den un paso adelante no corren riesgo alguno".

La multinacional de la alimentación Nestlé tenía una sucursal en el sur de Alemania y ya ha señalado que está dispuesta a contribuir financieramente al acuerdo extra judicial, si recibe las garantías de protección como empresa que asume la responsabilidad de su filial.

Otras dos empresas suizas, la de aluminio Algroup, y la de ingeniería, Georg Fischer, manifestaron también su disposición a colaborar en la solución del asunto que se refiere al trabajo forzado en la era nazi. Además, abrirían sus expedientes a la comisión de historiadores Bergier, encargada de esclarecer el papel de Suiza en la Segunda Guerra Mundial.

Swissinfo y agencias.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.