Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El Consejo Nacional rechaza vender Swisscom

El diputado Fluvio Pelli quería "liberar a Swisscom de su jaula".

(Keystone)

Tras una cerrada votación, gana la alianza entre verdes, socialistas y demócrata-cristianos; y el debate pasa al Consejo de los Estados en junio.

La indefinición debilita las finanzas de Swisscom y reduce sus probabilidades de sobrevivir, dada la férrea competencia mundial de las telecomunicaciones.

Este miércoles (10.05), el Consejo Nacional decidió "no entrar en materia" y rechazar el proyecto de vender la totalidad de las acciones de Swisscom que actualmente detenta el gobierno.

Tras cinco horas de debate enmarcadas en un periodo extraordinario de sesiones, la Cámara Baja confirmó que no está interesada en seguir adelante con el proceso de venta de la principal telefónica helvética.

Al menos en los términos originales planteados por el Consejo Federal.

La votación, sin embargo, fue muy cerrada: 99 diputados a favor de cancelar la discusión; 90 en contra; y 4 abstenciones.

Y fue una peculiar alianza ente los socialistas, los verdes y los demócrata-cristianos la que permitió que ganara la coalición que rechaza la venta.

Así, los defensores de la privatización, encabezados por los radicales del PRD y la Unión Democrática de Centro (UDC), perdieron junto con el gobierno la primera batalla.

El pájaro enjaulado

Una cuarentena de oradores subió a la tribuna para manifestar su opinión sobre lo que conviene al gigante azul en el futuro.

"No podemos servirles Swisscom en bandeja de plata a los extranjeros", afirmó el socialista Werner Marti, integrante de la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones.

Esta comisión, por cierto, fue abiertamente crítica en abril pasado con respecto a la forma en la que el Consejo Federal (gobierno) ha conducido todo el dossier de Swisscom desde noviembre pasado.

Los detractores de la privatización argumentan que se pondría en riesgo la prestación del servicio universal de las telecomunicaciones a la que tienen derecho todos los helvéticos, que sobre la marcha les garantiza acceso a una línea telefónica y a todo avance tecnológico sin importar si habitan en las periferias del país.

Temen que Swisscom encabece un proceso de ventas al que se sumarían el servicio postal, el sector eléctrico, etcétera.

En contrapartida, los legisladores del Partido Radical (derecha) y de la Unión Democrática de Centro (derecha radical) consideran que es un error no permitir su venta.

"Swisscom es un pájaro prisionero, y los políticos debemos permitirle volar con sus propias alas para enfrentar la competencia internacional", afirmó el radical Fulvio Pelli.

Su compañero de partido, Georges Theiler, agregó que vender resolvería el conflicto de interés que existe para el gobierno, que actualmente es propietario de la compañía, cliente de ella, y también regulador del mercado de las telecomunicaciones.

Los suizos, en contra

El fallo de la Cámara Baja es un reflejo de la posición de la población suiza con respecto al asunto.

El pasado mes de abril, 56% de los helvéticos estaba en contra de la privatización del gigante de las telecomunicaciones; 25%, a favor; y el 19% carecía de una posición definida.

Lo anterior según un sondeo realizado por el Instituto gfs.bern, a solicitud de SSR SRG idée suisse. El ejercicio estadístico consideró 1.220 personas y se desarrolló vía telefónica entre el 18 y el 26 de abril.

Su objetivo era presentar una suerte de termómetro sobre el sentir de la población con respecto al controvertido tema de las privatizaciones.

El trabajo dejó en evidencia otro asunto relevante, los suizos observan con mejores ojos caminos menos radicales.

Cuando se les preguntó si apoyarían una privatización parcial, 56% de los consultados dijo que sí; 31% que no; y 13% tiene dudas.

¿Qué está en juego?

Swisscom es una de las 10 empresas más rentables de Suiza, y el gobierno es poseedor del 62,5% de las acciones.

Venderlas, como sugiere el gobierno, le significaría ingresos extraordinarios de entre 15.000 y 16.000 millones de francos suizos en un momento en el que las finanzas públicas son más frágiles que nunca.

No obstante, el asunto es particularmente complejo porque Swisscom forma parte de un sector que atraviesa toda una revolución a nivel internacional.

De hecho, la incertidumbre de los últimos seis meses ya comenzó a hacer mella en sus resultados financieros.

También este miércoles, justo antes de que los diputados comenzaran a sesionar, Swisscom presentó su balance correspondiente al primer trimestre del 2006, en el que anuncia utilidades netas por 460 millones de francos suizos, 11,5% menos que durante el mismo lapso del año pasado.

Esto se debió a que su facturación –que alcanzó los 2.450 millones de francos suizos, es 3% inferior a la del mismo lapso del año pasado.

La paradoja internacional

Swisscom necesita una definición urgente con respecto a su futuro o sus resultados financieros sufrirán nuevos descalabros.

Para su buena o mala fortuna, la telefónica forma parte de un mercado cuyas reglas son dictadas por la globalización. Y es integrante de un sector en que las fusiones son el único camino para sobrevivir.

Los grandes jugadores a nivel mundial (y sobrevivientes a infinidad de fusiones) son Vodafone, Deutsche Telekom, France Telecom y la Telefonica de España.

Y quedan también algunos operadores pequeños que buscan justificar con servicio y especialización su existencia en el mercado.

Swisscom se cuenta en este grupo, pero al prohibirle el gobierno la adquisición de la irlandesa Eircom en noviembre pasado, sus posibilidades de sobrevivir se reducen.

¿Por qué?

Porque Suiza tiene al menos una década de rezago en materia de adquisiciones y fusiones con respecto a sus vecinos de la Unión Europea (UE) y de la mayor parte de los países industrializados.

Y la posición de la Escuela de Negocios (IMD) de Lausana, expresada en reiteradas ocasiones, aclara con simplicidad lo anterior.

No hace sentido que el gobierno conserve Swisscom porque es un sector que ya fue liberalizado dentro del país. Es una contradicción. Ya hay otros jugadores privados dentro de las telecomunicaciones. ¿Para qué dejar al gobierno cuando alguien lo puede hacer mejor que él?

El debate futuro no debe ser si conviene o no privatizar Swisscom, sino cómo debe realizarse dicha venta. Si debe permitírsele a la empresa crecer a través de la compra de otras compañías o no.

En junio próximo, el Consejo de los Estados se pronunciará sobre el asunto. Si rechaza la privatización total, la Confederación Helvética tendría que buscar nuevos caminos (una privatización parcial sería uno de ellos) o enterrar la historia.

Y si la Cámara Alta se pronunciara por apoyar la venta, entonces la iniciativa regresaría a la Cámara Baja para un nuevo debate.

Así, la de hoy fue sólamente la primera batalla de una guerra que promete ser de larga duración.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

Swisscom tiene un valor de mercado de 26.000 millones de francos y una estructura de 16.088 empleados.

La Confederación Helvética detenta 62,5% de las acciones, cuyo valor ronda los 16.500 millones de francos.

Actualmente es la telefónica con mayor participación pública del mundo.

Le siguen la sueco-finlandesa TeliaSonera, 59%; la noruega Telenor, 54% y la belga Belgacom, 50,1%.

Fin del recuadro

Contexto

08.11.05 Swisscom formaliza su interés por adquirir a la telefónica irlandesa Eircom.

23.11.05 El rumor de la venta de Swisscom estalla en Suiza y recorre como pólvora los mercados financieros.

24.11.05 El Jefe del Departamento Federal de Finanzas (DFF), Hans-Rudolf Merz, confirma la noticia.

29.11.05 El Consejo Federal prohíbe a Swisscom adquirir Eircom, decisión que inconforma a su Director General, Jens Adler.

21.12.05 El gobierno presenta su estrategia para Swisscom (2006-2009).

20.01.06 Jens Adler no resiste más y dimite. Lo reemplaza Carsten Schloter.

10.05.06 El Consejo Nacional se niega a seguir adelante con la privatización de Swisscom.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×