¿Puede el COVID-19 ayudar al medioambiente?

Menos tráfico en Zúrich, en esta imagen del 29 de marzo. Keystone / Ennio Leanza

Menos contaminación sobre China, canales más claros en Venecia, mejor calidad del aire en algunas partes de Suiza - ¿Realmente se debe a las medidas contra el coronavirus? ¿Y puede el mundo beneficiarse a largo plazo de ellas?

Este contenido fue publicado el 07 abril 2020 - 15:00

En Suiza, todo lo que se considera no esencial ha sido cancelado o cerrado. El transporte público funciona al mínimo, y los empleados de oficina teletrabajan siempre que les sea posible.

"En las zonas urbanas podemos ver un efecto de las medidas de confinamiento - especialmente en la reducción del dióxido de nitrógeno (NO2)", indica Christoph Hüglin, que investiga la contaminación del aire en el Laboratorio Federal Suizo de Ciencia y Tecnología de Materiales (EMPA). "Pero en las zonas rurales, no vemos un efecto. El clima ha sido tal que ya tenemos una calidad de aire excepcionalmente buena".

Para tener una idea de cómo las medidas de bloqueo afectaron las concentraciones de NO2 en marzo, los investigadores de EMPA compararon los niveles observados con las predicciones basadas en la meteorología y una situación normal. Los datos procedían de los centros de monitoreo de todo el país.

En lugares como Berna y Lugano, había considerablemente menos NO2 en el aire de lo que se esperaba. Pero en la zona rural de Beromünster, cerca de Lucerna, el nivel de NO2 observado parecía mucho más alto de lo previsto.

La línea vertical muestra el anuncio de permanecer en las casas a las doce de la noche del 16 de marzo. Empa


Los investigadores lo atribuyen a la distancia relativamente grande del tráfico rodado, a las concentraciones globales muy bajas en esta zona rural y a la incertidumbre del modelo y las mediciones de valores tan bajos.

¿Podría ser peor quedarse en casa? 

"Los niveles de aerosol podrían en realidad aumentar si la gente se queda en casa. La gente quiere comodidad en los días difíciles, por lo que podría encender fuegos de leña, y eso crea emisiones", señala Urs Baltensperger, jefe del laboratorio de química atmosférica del Instituto Paul Scherrer, que forma parte de las Escuelas Politécnicas Federales suizas. 

Además, hubo un flujo de polvo del Sáhara que llegó a Suiza a finales de marzo. Estas partículas, junto con las temperaturas más bajas y la falta de viento, pueden generar más nubes y contaminación del aire.

Contenido externo


En un proyecto sobre el efecto del COVID-19 en la calidad del aire en Suiza, los investigadores de EMPA concluyen que las concentraciones de óxido de nitrógeno "han disminuido en la mayoría de los sitios relacionados con el tráfico en Suiza hasta un 50% debido a las medidas de confinamiento". Afirman que las concentraciones de ozono fueron bajas pero, que "en general han aumentado en toda Suiza debido a la relación inversa que este contaminante [el ozono] tiene con el NO2".

Esto demuestra lo difícil que es sacar conclusiones precisas. Baltensperger dice que comparado con las observaciones de NO2, es mucho más difícil tener una idea de cómo el confinamiento ha afectado a la concentración de aerosoles. Sin un análisis detallado de un período de tiempo más largo, "¡es como predecir el futuro!"

¿Y las imágenes de satélite?

Si se observan las imágenes de satélite de Suiza en los últimos dos meses, el aire parece mucho más claro desde el confinamiento.

"Casi todo eso se debe a una situación meteorológica muy especial. Nunca habíamos tenido un invierno tan cálido", dice Lukas Emmenegger, jefe del laboratorio de EMPA para la contaminación del aire y la tecnología medioambiental. Sin embargo, él y su equipo estudiarán las imágenes de satélite más de cerca este mes, a medida que se disponga de más datos sobre el período posterior al confinamiento.

Pero independientemente de lo que descubran, Suiza nunca podría obtener resultados tan impresionantes como en China, donde las emisiones disminuyeron drásticamente durante la crisis y ahora vuelven a aumentar.

Mientras tanto, la calidad del aire en Suiza se ha beneficiado de las medidas COVID-19 adoptadas en el norte de Italia.

¿Una bendición para el clima?

La disminución de la producción, así como del tráfico vial y aéreo, hacen que los optimistas esperen que el clima pueda beneficiarse una vez que el COVID-19 esté bajo control. Greenpeace Suiza, por ejemplo, ha lanzado una petición para que la ayuda económica relacionada con el coronavirus vaya dirigida a un nuevo "acuerdo verde" en Suiza.

Por otro lado, la pandemia ha dejado el calentamiento global en un segundo plano para muchos responsables de la toma de decisiones. Cuanto más dure la crisis, peor será para el medioambiente, según Martin Grosjean, director del Centro Oeschger de Investigación Climática de la Universidad de Berna.

"Para el clima sería mejor que el COVID-19 nunca hubiera ocurrido. Entonces podríamos habernos concentrado en la aplicación del Convenio de París", dijo Grosjean en una entrevista a la web de noticias Watson. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), programada para noviembre en Escocia, ha sido pospuesta.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo