El desminado, una tarea para muchos años

En Honduras, un soldado muestra cómo retirar una mina antipersona. Keystone Archive

"La erradicación de las minas antipersona llevará varias generaciones", advirtió el Centro Internacional de Desminado Humanitario de Ginebra (CIDH).

Este contenido fue publicado el 29 abril 2003 - 12:35

Fundada por Suiza, la institución celebró su quinto aniversario y se prepara para intervenir en Irak.

"Las minas antipersona y los artefactos explosivos que no han detonado (bombas, proyectiles de mortero, granadas) afectan la vida de comunidades en muchos países alrededor del mundo", destacó a swissinfo, Cornelio Sommaruga.

El ex director del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y actual presidente del Consejo de Fundación del CIDH, destacó la labor del organismo en una ceremonia conmemorativa efectuada en Ginebra, sede de la institución.

El CIDH está preparado para intervenir en Irak. El Sistema de Gestión de la Información para la Lucha Antiminas (IMSMA), financiado por Suiza, inició el proceso de recolección de fondos.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) solicitó al CIDH poner a disposición el sistema desarrollado por la Escuela Politécnica de Zúrich tras la guerra de Kosovo (1999).

"En cuanto se reúnan las condiciones necesarias, el sistema será desplazado de Chipre a Irak", indicó la responsable del proyecto, Ananda Millard.

Un flagelo mundial

Afganistán, Angola, Azerbaiyán, Bosnia-Herzegovina, Camboya, Croacia, Laos, Mozambique, Rusia, Sri Lanka, Vietnam y Yemen, son algunas de las naciones que más sufren por ese flagelo que en América Latina afecta a Colombia, Nicaragua, Ecuador y Perú.

"Cada año se emplean más de 200 millones de dólares en acciones contra las minas antipersona, con el objetivo de reducir su impacto y el de los artefactos sin detonar. Al menos 7 mil personas participan en el proceso", precisó Sommaruga.

"Una mina antipersona puede costar tres dólares, pero en el proceso de limpieza de un terreno se pueden requerir hasta 10 mil dólares por mina", indicó.

Trabajo en América Latina

Eric Filippino, experto para América Latina del CIDH, explicó a swissinfo que el trabajo en la región no puede ser cuantificado aún; pero reiteró que la erradicación de las minas antipersona es una trabajo de largo plazo.

Precisó que en Colombia y Nicaragua, el CIDH emprendió una labor basada en dos ejes fundamentales: la comunicación y la sensibilización.

"Usamos la comunicación para informar sobre los peligros de las minas y de los artefactos explosivos sin detonar, para mostrar comportamientos seguros y destrezas para evitar riesgos derivados de la presencia de las minas", dijo.

Filippino añadió que la campaña de sensibilización incluye las iniciativas para evitar muertes y lesiones causadas por esos artefactos, promoviendo un tratamiento seguro mediante estrategias de información, educación y comunicación.

Aliviar el impacto

"Es decir, nuestro programa abarca mucho más que simplemente despertar la conciencia. La sensibilización contra las minas es una de las actividades en una disciplina más amplia conocida como acción contra las minas antipersona que busca aliviar el impacto de las minas y los artefactos explosivos sin detonar", explicó.

Con respecto a la situación en la zona fronteriza entre Ecuador y Perú, tras los enfrentamientos armados de 1995, dijo que el centro sólo interviene en caso de que los gobiernos lo inviten.

"Pero ese no ha sido el caso de esta región, que sabemos está infestada de minas antipersona", lamentó.

De los 17 millones de francos suizos con que opera el CIDH, Suiza aporta el 46%.

También participan en su financiamiento, Noruega (3%); Estados Unidos (5%); Suecia (6%); Gran Bretaña (14%) y otras naciones (21%).

La Organización de las Naciones Unidas contribuye con un 2% y otro 2% es proporcionado por otras fuentes diversas.

swissinfo, Luis Vázquez, Ginebra

Datos clave

El presupuesto del CIDH es de 17 millones de francos.

Suiza aporta el 46% de su financiamiento; EU el 5%.

Una mina puede costar 3 dólares, su retiro, hasta 10 mil.

End of insertion

Contexto

Irak es uno de los países más minado del planeta.

En el marco del programa "petróleo contra alimentos", la ONU financió un programa antiminas en el norte del país.

El CIDH carece de información sobre la situación iraquí tras la ofensiva militar dirigida por Estados Unidos.

En América Latina, Colombia, Nicaragua, Ecuador y Perú registran la presencia de esos artefactos explosivos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo