Navigation

Skiplink navigation

El sueño de Le Corbusier vive en la India

El complejo del Capitolio concebido por Le Corbusier. swissinfo.ch

La ciudad hindú diseñada por el célebre arquitecto suizo se prepara para entrar en la clasificación de lugares considerados Patrimonio de la Humanidad en 2009.

Este contenido fue publicado el 27 julio 2008 - 10:01

El creador helvético supervisó la construcción de la localidad de Chandigarh, la primera urbe planeada en la década de los 50.

Para los hindúes, la villa –situada a 250 kilómetros al norte de Nueva Delhi- es un proyecto exitoso.

"Es la ciudad de la India con el mayor número de coches por habitante". Un dato que repiten con orgullo los habitantes de Chandigarh. El significado de esto es simple: es la capital más rica del país.

En lugar de vacas en sus calles, campos de golf para los pudientes. Los teléfonos iPhones se venden como rosquillas antes de su estreno oficial en el resto del territorio nacional.

El plan de Le Corbusier fue simple: cerca de 60 rectángulos idénticos –de 800 por 1.200 metros- unidos por largas avenidas.

Los distintos distritos fueron concebidos para que tuvieran autonomía propia con sus tiendas, escuelas y templos. Todo a diez minutos a pie. El énfasis se puso en la racionalidad. La única excepción es la ausencia de la zona número 13 debido a la superstición de Le Corbusier.

En su parte norte, el arquitecto creó sus edificios administrativos en su estilo característico. El conjunto del Capitolio está formado por la Asamblea, las Cortes y el Parlamento. Todos ellos se levantan al final de las grandes avenidas. Áspero hormigón bajo el cielo azul.

A pesar de que algunos se quejan sobre que los materiales utilizados son poco adecuados para el calor, muchos habitantes aman la ciudad. Éstos incluso la han rebautizado como 'la ciudad de los yernos', ya que las chicas de Chandigarh que se van a vivir lejos de allí con sus suegros, siempre acaban volviendo junto a sus maridos.

Un trocito de paraíso

Hay que decir que Chandigarh presume de una incomparable calidad de vida si se compara con otras ciudades del país. "Es la capital más bonita de la India: la más verde, la más limpia y la mejor organizada", comenta con entusiasmo un vecino que reside aquí hace más de 40 años.

Cientos de acacias, álamos y plataneros se alinean en los bulevares. En el corazón del municipio, Le Corbusier dispuso docenas de hectáreas destinadas a parques. Su lago artificial se ha convertido en un lugar preferido para las familias durante los fines de semana. Extrañamente para la India no se ve basura por las calles o hierbajos cerca del estanque.

Desde que se construyó, Chandigarh ha sido un destino de burócratas, un gueto para clases medias y altas en las que los pobres están excluidos.

La localidad es también famosa por su universidad. En un campus de estilo estadounidense, Chandigarh hace gala de una de las mejores Facultades de Derecho del país, con una cuidada arquitectura y un hospital universitario muy respetado.

"Mediante el encargo de la edificación de Chandigarh, el antiguo primer ministro Jawaharlal Nehru, quería erigir un lugar del conocimiento y en ese sentido fue un éxito", indica el corresponsal del diario 'The Hindu', Sarabjit Pandher. Enseguida empezaron a llegar estudiantes del resto del estado.

"Siempre quise venir a Chandigarh por su universidad", explica Rajendra, estudiante de Rajasthan, durante un descanso de clase de Derecho. "Me encantaría quedarme aquí después a trabajar, aunque es complicado encontrar una ocupación y una casa".

Superpoblada

Pero aquí llega el problema. Inicialmente planeada para una población de 150.000 personas, fue adaptada después para 500.000, aunque la ciudad cuenta ahora con 1.500.000 habitantes. Mientras la población sigue creciendo, la localidad se paraliza diariamente por los atascos producidos por el tráfico.

"Estamos estudiando la posibilidad de instalar metro y aparcamientos subterráneos pero contamos con una escasez terrible de tierra, especialmente para crear nuevos distritos", sostiene Sunita Monga, el jefe de los arquitectos municipales.

La ciudad, que se encuentra encorsetada, necesita encontrar espacio para otros 60.000 trabajadores de las florecientes empresas de la industria tecnológica. Junto a sus familias, un total de 250.000 personas serán nuevos residentes en los próximos meses.

¿Cómo crecer sin alterar la idea original? ¿Cómo se puede responder al desafío del doble 'boom' –económico y demográfico-, y al mismo tiempo respetar la herencia arquitectónica de Le Corbusier?

Una paradoja indisoluble

Los urbanistas como Madhu Sarin desconocen por dónde seguir: "Chandigarh es una ciudad horizontal. No existen edificios altos. Es imposible levantar rascacielos sin alterar su tradicional aspecto. Por ejemplo, Le Corbusier construyó ocho tribunales, mientras hoy en día necesitamos entre quince y veinte para dar salida a los casos. La cosa es que no se puede añadir un anexo a las creaciones del famoso arquitecto".

Chandigarh tiene otros problemas como la corrupción, especulación y falta de transparencia en la toma de decisiones.

La posible nominación como lugar Patrimonio de la Humanidad ayudará a proteger la creación de Le Corbusier. 60 años después de su nacimiento, la ciudad se sumará a la lista de la UNESCO en 2009.

Jawaharlal Nehru, el primer presidente de la India, pidió a Le Corbusier que construyera una ciudad que pudiera ser "un símbolo de la confianza de la nación en el futuro, basado en las tradiciones pasadas".

El arquitecto suizo dio a la India una ciudad internacional, con un claro sabor occidental.

El espíritu de la innovación sigue vivo. Chandigarh pretende ser la primera metrópoli del país en abastecerse únicamente de energía solar en 2012.

swissinfo, Miyuki Droz Aramaki y Sylvain Lepetit, Chandigarh
(Traducción: Iván Turmo)

CHANDIGARH Y LE CORBUSIER

Chandigarh es una ciudad atípica en la India, muy diferente al intrincado laberinto tradicional de las ciudades de las provincias vecinas.

Es una ciudad llena de jardines y parques, de vías anchas, de arquitectura moderna.

Chandigarh fue el único proyecto urbano ejecutado por Le Corbusier, el más influyente maestro de la arquitectura moderna.

En este proyecto puso todo su empeño, alma y corazón, desde 1951 hasta su muerte en 1965.

En 1951 Le Corbusier asumió el papel de 'director espiritual' del proyecto y convocó a un equipo.

El grupo estaba compuesto por su primo francés Pierre Jeanerette, los ingleses Maxwell Fry y su esposa Jane Drew y una veintena de entusiastas jóvenes arquitectos indios.

Es un legado impresionante de urbanismo, paisajismo, arquitectura, escultura, pintura e interiorismo que el maestro suizo nos ha legado en una ciudad excepcional, utópica.

Los edificios del Capitolio en Chandigarh constituyen el conjunto monumental más importante de esta ciudad.

La novedosa elaboración conceptual, así como la minuciosidad y el detalle plasmados en cada uno de ellos son propios de un relojero suizo.

Ésa fue la profesión de Le Corbusier en su juventud, y dan muestra del empeño y cariño que puso este maestro a su obra.

End of insertion

Le Corbusier

Charles Édouard Jeanneret-Gris, llamado Le Corbusier

Nació en 1887 en La Chaux-de-Fonds, cantón de Neuchâtel.

Fue un teórico de la arquitectura, diseñador y pintor suizo, nacionalizado francés.

Considerado como uno de los más claros exponentes de la arquitectura moderna, junto a Frank Lloyd Wright, Walter Gropius y Ludwig Mies van der Rohe.

Fue uno de los arquitectos con mayor influencia en el siglo XX y, en general, en toda la historia de la arquitectura.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo