Navigation

El trabajo, factor de integración de los extranjeros

Los extranjeros tienen dificultades para encontra un puesto de aprendizaje. Keystone

El acceso al mundo laboral y una buena formación son dos condiciones fundamentales para una exitosa integración de los extranjeros en la sociedad de acogida.

Este contenido fue publicado el 02 mayo 2006 - 16:25

Según un informe de la Oficina Federal de Migración, la situación de 1,5 millones de extranjeros residentes en Suiza es satisfactoria, aunque puede mejorarse.

Suiza es uno de los países europeos con más población extranjera, que supera el 20%. Un millón y medio de personas sobre una población total de algo más de 7 millones de habitantes no tiene la nacionalidad helvética.

Según la Oficina Federal de Migración (OFM), hay que multiplicar los esfuerzos para mejorar su integración, especialmente en los ámbitos de la formación profesional y el mercado de trabajo.

La OFM publicó este martes dos informes ordinarios del ministro de Justicia Christoph Blocher. El primero ilustra la situación de la integración de extranjeros que residen en Suiza; el segundo propone soluciones a los problemas en materia de nacionalización y ciudadanía.

Pese a los esfuerzos realizados, persisten algunas lagunas en la integración de una parte de los extranjeros. Según la OFM, estas descompensas se deben, ante todo, a una situación socioeconómica difícil y a la falta de formación. La consecuencia es que más de 200.000 extranjeros viven en la penuria o corren el riesgo de caer en la pobreza.

El acceso a una actividad renumerada para evitar la dependencia de la asistencia social y reducir la delincuencia es una "condición determinante para una integración exitosa".

"80.000 extranjeros están en paro, una cifra que debemos reducir. Es importante que aprendan bien la lengua para poder ser integrados en el proceso laboral", subraya el responsable de la OFM, Eduard Gnesa.

En su opinión, los extranjeros deben integrarse también culturalmente. "Esto no significa que tengan que aprender a cantar 'yodel'. Pueden conservar su propia cultura y libertad de credo, pero cuando se trata de discriminaciones, somos todos iguales frente a la ley". Esto significa no sólo no discriminar a los extranjeros que buscan un trabajo, sino también pretender que los extranjeros respeten nuestras normas en materia de igualdad entre hombre y mujer, por ejemplo.

Votación sobre nacionalización

La nueva ley de extranjería contempla también pruebas lingüísticas para los extranjeros que quieran recibir la nacionalidad suiza. "Me parece justo que se realicen esos tests, pero son los cantones quienes deben decidir las modalidades", precisa UNESA.

El segundo informe de la OFM intenta resolver los problemas pendientes después de que los suizos rechazaran en las urnas, el 26 de septiembre del 2004, facilitar los trámites para la obtención de la nacionalidad a los jóvenes extranjeros de la segunda y concederla automáticamente a los de la tercera generación.

Tras esta negativa, la tercera de su índole, la OFM estima que "no se someterá al pueblo un nuevo proyecto de revisión".

Los cantones, en cambio, consideran que "a largo plazo" se necesitará definir en la legislación federal unos procedimientos de naturalización uniformes para los jóvenes extranjeros.

En cuanto a la segunda generación, la OFM recuerda que los cantones están autorizados a retomar las propuestas rechazadas en el 2004; así se reconocería a los jóvenes que han cursado al menos cinco años de enseñanza en Suiza el derecho a una naturalización facilitada.

La concesión de la nacionalidad a los jóvenes de tercera generación, nacidos en Suiza, no se puede retomar tal cual.

Según la OFM, se podría prever una demanda de naturalización a partir de los 11 años, siguiendo un "procedimiento lo menos burocrático posible".

El 24 de septiembre los suizos votarán la revisión de la Ley de Extranjería. El partido de los Verdes, los sindicados y unas treinta organizaciones han lanzado el referéndum contra el endurecimiento de la ley.

swissinfo y agencias

Datos clave

8,9% de los extranjeros no tienen empleo, casi el triple del índice de desempleo de los suizos

Más de 200.000 extranjeros (21,4%) viven en situación de pobreza; son casi el doble de los suizos (10,4%)

El absentismo laboral por enfermedad es de 17 días al año en el caso de los extranjeros, casi el doble que los suizos

End of insertion

Contexto

La naturalización es un tema recurrente en el debate político. En el 2004, los suizos rechazaron una enmienda constitucional para facilitar la concesión de la nacionalidad a los extranjeros de la segunda y tercera generación.

En el 2003, el Tribunal Federal prohibió la naturalización por las urnas. La más alta instancia judicial helvética considera que la nacionalización debe ser un mero y simple acto administrativo.

Actualmente, se debaten tres iniciativas parlamentarias federales y tres cantonales.

Además, la derechista UDC lanzó a fines del 2005 una iniciativa popular "para las naturalizaciones democráticas". Pide que la naturalización siga siendo un acto político y que el pueblo siga teniendo la última palabra.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.