Empresas suizas, en el caldero político latinoamericano

La empresa suiza Schindler, con contrato para participar en la construcción de una nueva línea del metro capitalino. Keystone

El 2010 vio desfilar expedientes de soborno, contaminación de aguas y litigios internacionales para grupos como ABB, Novartis o Holcim.

Este contenido fue publicado el 31 diciembre 2010 - 15:11
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

No obstante, las buenas nuevas también fluyeron: Xstrata inició un ambicioso proyecto minero en Perú y Schindler será proveedor de una generosa extensión del metro mexicano.










Durante el 2010, los escándalos políticos marcaron los negocios de algunos de los principales gigantes empresariales suizos con presencia en América Latina; conflictos que, para hacer contrapeso, se entrelazaron también con nuevos negocios en la región.

Un año de contrastes y asuntos que, en más de una ocasión, heredan su desenlace en 2011.

Sobornos

En el caldero político, ABB se colocó al frente. Aunque su expediente corría desde el 2004, fue hasta el pasado mes de septiembre cuando el grupo de automatización de origen helvético tuvo que reconocer públicamente que durante siete años algunos de sus directivos sobornaron a funcionarios de la empresa pública mexicana Comisión Federal de Electricidad (CFE) a cambio de jugosos contratos.

ABB se dispuso a pagar una multa por 57 millones de francos suizos al gobierno de EEUU por esta causa. La sanción debía ser pagada en EEUU porque los pagos indebidos se realizaron a través de la filial de Florida del grupo.

Y no fue la única empresa que enfrentó un problema de esta índole.

En noviembre, el grupo farmacéutico Novartis fue acusado de ofrecer comisiones ilícitas al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)  -entidad encargada de proveer servicios públicos de salud en este país- para ganar una licitación de 6,4 millones de francos.

Según las investigaciones en curso, un directivo de Novartis habría pagado dinero a su contraparte en el IMSS para acceder a información privilegiada sobre las bases de una licitación para vender medicamentos al gobierno mexicano por 80 millones de pesos, unos 7 millones de francos suizos.

Novartis no lo negó, sólo manifestó su disposición a colaborar con las autoridades en la investigación; pesquisas que están en curso y que se prevé que concluyan en 2011.

Contaminación de aguas

También en México, Ecoltec, la filial local del grupo cementero Holcim, enfrentó en marzo del 2010 la acusación directa de ser responsable de generar desechos tóxicos que habrían generado la muerte de once campesinos en la zona centro del país.

Holcim desmintió los cargos desde Suiza, vía su portavoz Roldán Walker, pero las investigaciones siguieron su curso.

En noviembre, Holcim obtuvo un voto de confianza por parte del gobierno mexicano. La Comisión nacional del Agua (Conagua) le deslindó de toda responsabilidad al respecto a Ecoltec. Afirmó que no existen pruebas contundentes que lo inculpen y responsabilicen del fallecimiento de los campesinos de El Refugio.

Y esgrimió que no existían pruebas contundentes para afirmar que la descarga de aguas residuales y los fallecimientos registrados en la comunidad de El Refugio tuvieran relación.


Pero la probidad de Holcim no ha terminado de probarse, ya que simultáneo al pronunciamiento de la Conagua, un estudio publicado por el Centro de Diagnóstico y Alternativa para Afectados por Tóxicos (CEDAAT) de México, mostró que 35 menores de edad registran una fuerte afectación en memorización y rendimiento escolar, producto de los efectos que generan al cuerpo humano los desechos de Ecoltec, una visión que otorgaría un punto de razón a Pro-Salud Apaxco-Atotonlico, la ONG que decidió tomar las instalaciones de Ecoltec y cuyos argumentos fueron descartados por la Conagua. Un tema más que aún no está cerrado.

Minera peruana

Xstrata obtuvo, por su parte, en mayo la aprobación de las autoridades de Perú –Estudio de Impacto Social y Ambiental- para iniciar la construcción de una ambiciosa mina en Antapaccay. Un proyecto que dará continuidad a su homóloga de Tintaya, adquirida por Xstrata en el 2006, y ubicada a sólo 10 kilómetros de la nueva explotación.


La cercanía de las dos minas facilitará la realización de economías de escala a favor de las finanzas de la minera e implicará inversiones del orden de los 1.500 millones de francos suizos.

Dicha construcción permitirá la creación de 3.000 empleos antes del 2012.

Pese a ello, la organización no gubernamental 'Declaración de Berna' denunció al realizarse el anuncio que por cada tonelada de cobre que explota una minera internacional, se generan en promedio 99 toneladas de materiales susceptibles de convertirse en desechos y pidió a Xstrata trabajar en el reciclaje tanto como lo hace en la rentabilización de su proyecto, porque su nueva mina dañará irremediablemente el manto acuífero que circunda Antapaccay.

De compras y litigios

Holcim, en su turno, anunció nuevos negocios en la región latinoamericana, cuando adquirió 92% de las acciones de Cementos de El Salvador (CESSA), una empresa en la que comenzó a invertir hace 12 años.


CESSA perdió su nombre original para cambiarlo por la denominación social de Holcim El Salvador.


La operación que tuvo como objetivo incorporar de lleno a la empresa a la red mundial de Holcim y aumentar su capacidad de competencia internacional. El grupo helvético ha invertido ya 470 millones de francos en su filial salvadoreña desde 1998, año en el que inició su participación en ese país con la adquisición del 20% de los títulos de CESSA.

Más tarde, en septiembre, Holcim volvió a ser noticia de primera plana en Sudamérica.

Tras más de dos años de conflicto, consiguió el compromiso del gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, de indemnizarle con 659 millones de francos suizos.

Holcim recibió en ese momento un primer desembolso por CHF 263 millones y el resto se liquidará entre 2011 y 2014.

Un anuncio positivo debido a que desde el anuncio de la nacionalización de Holcim por parte del gobierno venezolano –3 de abril del 2008- no había habido noticias concretas sobre el monto y condiciones de la indemnización.

Holcim aguardó 11 meses –sin éxito- a que el gobierno sudamericano se pronunciara sobre el pago. Al no recibir noticias, interpuso una demanda contra Venezuela ante el Centro Internacional para la Resolución de Diferendos sobre las Inversiones (CIADI), entidad dependiente del Banco Mundial, que obró como herramienta de presión, y decidió al gobierno de Chávez a pagar a la empresa suiza lo que le adeudaba.

Más metro

Y finalmente, el grupo suizo Schindler se convirtió en octubre en la compañía internacional que ganó la licitación para suministrar el transporte vertical en la nueva Línea 12 del Metro que recorrerá la capital azteca de Tláhuac a Mixcoac.

Schindler ganó un contrato que le permitirá suministrar 73 escaleras mecánicas, 36 ascensores y 8 andenes móviles que facilitarán la movilidad a lo largo de las 13 estaciones que la componen.

Un contrato de equipamiento que se desarrollará durante el 2011 y que habrá de concluir en abril del 2012, con una utilidad para Schindler de 20 millones de francos suizos.

Contexto

Holcim es el segundo grupo cementero más importante del mundo –detrás de la francesa Lafarge-. Su sede se encuentra en el cantón de San Gallen y se especializa en la producción de cemento y otros materiales de construcción.

El grupo helvético-sueco ABB se especializa en la automatización de procesos para empresas y gobiernos, casi siempre dirigidos a modernizar el suministro de servicios básicos como electricidad, gas y agua.

Novartis es la farmacéutica más importante de Suiza, basada en Basilea, nació de la fusión entre Ciba-Geigy y Sandoz en 1996, pero sus antecesoras tenían un siglo de operaciones y experiencia a sus espaldas.

Xstrata es uno de los grupos mineros más grandes del mundo. Ubicado desde Zug, Suiza, opera con matrices paralelas en Londres y tiene minas de oro, plata, bronce, níquel y zinc, entre otros. Su presencia es importante en Chile y Perú.

End of insertion

EMPRESAS SUIZAS

De acuerdo con el Índice 2010 de empresas internacionales comprometidas en materia de recursos humanos elaborado por el holandés CRF Institute, entidad independiente basada en Ámsterdam y especializada en evaluar las políticas de recursos humanos institucionales, entre los 34 “Best Employers” del mundo en España, se encuentran tres firmas suizas.

Salarios, prestaciones, respeto a la vida personal y potencial de desarrollo a nivel nacional y en el extranjero son algunos de los criterios.

Y las empresas suizas mejor calificadas fueron Schindler, Novartis y Zurich. El grupo incluye también a otros gigantes europeos como Enagas, Cortefiel, Telefónica o Vodafone.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo