Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

ETA: 4,8 millones de francos bloqueados en Suiza

Según 'El País', el juez Baltasar Garzón está al frente de las investigaciones sobre las cuentas de la ETA.

(Keystone)

El Ministerio Público de la Confederación abrió dos investigaciones judiciales en relación con el dinero del grupo terrorista vasco ETA que llevaron al embargo de 4,8 millones de francos.

"Escapa a nuestro conocimiento si éstas pesquisas están vinculadas con la investigación recién dada a conocer en Liechtenstein ", declara a swissinfo la portavoz de la fiscalía helvética, Jeannette Balmer.

Las dos investigaciones se emprendieron en Suiza en julio de 2006 a raíz de las denuncias de sospecha contra una institución bancaria, emitidas a la Central de Información de Blanqueo de Dinero (MROS).

"En el marco de estas indagaciones se han incautado 4,8 millones de francos suizos", indicó la portavoz de la Fiscalía suiza, Jeannette Balmer a swissinfo.

A mediados de octubre de 2007 debieron ser suspedidas temporalmente, a la espera de que España retomara los dos expedientes.

El Ministerio Público de la Confederación solicitó a España que asuma las investigaciones penales al respecto para poder tratar las recriminaciones en Suiza, según declaró Balmer.

Liechtenstein dice no tener cuentas

Este lunes (31.03), el fiscal de Liechtenstein Robert Wallner, a través de un comunicado, informó que un español detenido en el marco de una investigación sobre la financiación de la ETA, creó una fundación en Liechtenstein que dispondría de un fideicomiso abierto a través de un banco en Suiza.

Wallner desmintió que en el Principado hubiese bloqueada alguna cuenta bancaria con relación al caso.

Esta declaración fue emitida en respuesta a la información aparecida el domingo pasado (30.03) en el diario 'El País', según la cual el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, el juez Baltasar Garzón, ha solicitado a las autoridades de Liechtenstein embargar las cuentas corrientes y sociedades a nombre de personas relacionadas con el caso del bar Faisán de Irún (País Vasco), propiedad de Josefa Elosua, quien presuntamente dirige una red de extorsión etarra.

De acuerdo al diario español, ETA invierte dinero recaudado de empresarios vascos y navarros amenazados para que paguen el denominado 'impuesto revolucionario'.

Folco Galli, portavoz de la Oficina Federal de Justicia, indicó a swissinfo que Berna no ha recibido hasta ahora una solicitud de ayuda judicial por parte de España.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Contexto

Las fundaciones creadas en Liechtenstein no están obligadas a ser entidades sin fines lucrativos, dándoles mayor libertad y flexibilidad con trato preferencial.

El Principado, al no formar parte de la UE, no está obligado a cumplir con la Ley de Fiscalización del Ahorro que compromete a los 27 miembros de la Unión Europea a transferir información financiera y pago de impuestos a los vecinos. Es decir, si la cuenta de un español genera rendimientos en la banca alemana, ésta debe enviar a la Hacienda ibérica los impuestos correspondientes a dichas ganancias.

Allí tampoco se viola el secreto bancario ni siquiera en caso de evasión fiscal.

Las fundaciones constituidas en su territorio no están obligadas a tener una finalidad social ni a declarar quién se beneficia de ellas, aunque disfruten de un pago de impuestos mínimos.

Fin del recuadro


Enlaces

×