Navigation

Evangelio y diplomacia en la visita del Papa

Emoción, ambiente pop y colorido en el coliseo BernArena. Keystone

Aclamado por unas 12.000 personas, Juan Pablo II cerró la primera jornada de su visita inaugurando el primer Encuentro de la Juventud Católica de Suiza.

Este contenido fue publicado el 05 junio 2004 - 19:33

Valores compartidos y normalización de lazos diplomáticos Berna-Santa Sede marcaron su presencia.

Un mar de banderas de diferentes naciones – recordemos que 20% de la población en Suiza es extranjera-, y los cánticos juveniles en el coliseo más grande de Berna saludaron al jefe de la Iglesia Católica Romana.

Sobreponiéndose a un visible agotamiento y a su quebrantada salud, Juan Pablo II dijo a los jóvenes suizos que con ellos “Suiza tiene un gran futuro” y que estaba contento de reunirse con ellos.

Defensa del Cristianismo

El cristianismo tiene un rostro, es Jesús, para alentar a que los jóvenes no teman acercarse a las Sagradas Escrituras ni a acercarse a Jesús; a buscar el rostro de Cristo en la persona necesitada; en el extranjero; oponiéndose a la guerra y promoviendo la paz.

Momentos antes, Amadée Grab, presidente de la Conferencia Episcopal de Suiza, hizo hincapié en problemas tales como la mundialización, el imperio del poder del dinero, la intolerancia, entre otros, para significar el papel de los jóvenes bajo la guía del Sumo Pontífice.

En su turno, jóvenes representantes de las cuatro regiones lingüísticas de la Confederación Helvética expresaron las inquietudes que motiva la presencia de Juan Pablo II en este encuentro presidido por quien llaman 'el Papa de los jóvenes' y sus aspiraciones por un “mundo de paz y justicia social”.

El máximo jerarca de la Iglesia Católica Romana defendió asimismo el valor de la familia desde el punto de vista de esa institución. El Papa concluyó reiterando el lema del encuentro: "Levántate".

Recibimiento oficial

Promediaba las 11:30 de este sábado cuando el avión de Alitalia aterrizó en el aeródromo militar de Payerne, donde el presidente de la Confederación Helvética y ministro de Economía, Joseph Deiss, junto con los ministros de Relaciones Exteriores, Micheline Calmy-Rey y de Defensa, Samuel Schmid dieron la bienvenida al jefe de la Iglesia Católica Romana.

“En nuestro país de democracia y de cultura pluralista es normal que diverjan las opiniones acerca de ciertas doctrinas o ciertos preceptos de vuestra Santidad”, señaló el presidente Deiss en su alocución aludiendo a la polémica que ha desatado su presencia.

Joseph Deiss puso énfasis en que los valores defendidos por el Papa obligan a “una reflexión en nuestra sociedad”.

Refiriéndose a los lazos de Suiza con el Vaticano sostuvo que éstos se han fortalecido desde la última vista del Papa, en 1984. Tanto, que la ocasión fue aprovechada para hacer el anuncio oficial de las relaciones diplomáticas con la Santa Sede.

Acto seguido, el presidente Deiss presentó a su Santidad al embajador extraordinario y plenipotenciario de Suiza en el Vaticano, Hansrudolph Hoffmann, diplomático de confesión protestante.

Puntos de vista comunes

El presidente Deiss mencionó asimismo la coincidencia entre Berna y el Vaticano en el plano internacional, ya que ambos defienden valores tales como el respeto del derecho internacional, la primacía del derecho antes que la fuerza y la aplicación del derecho internacional humanitario.

Los dos Estados concuerdan también en la condena a la intervención unilateral de Estados Unidos en Irak. "La defensa de de los derechos humanos, el respeto de la ética y la moral política son parte de los valores comunes", recalcó Joseph Deiss.

Bendición papal

Juan Pablo II respondió a a su vez, también en tres de los cuatro idiomas nacionales (alemán, francés e italiano), que Suiza es “un país hermoso donde se unen diversas culturas e idiomas”.

Destacó también que la finalidad de su peregrinaje pastoral obedece al encuentro con la juventud católica suiza y que le alegra poder hacerlo en Berna.

A todos deseó paz pronunciando la frase: “Dios bendiga a Suiza”. Un total de más de 1000 policías y agentes están de servicio para que la prominente visita se desarrolle con tranquilidad y seguridad.

Prohibición desobedecida

Unas 70 personas se reunieron en el barrio de Breitenrein para protestar contra la visita del Papa. La manifestación organizada por la 'Alianza antipapista' transcurrió sin incidentes, pacíficamente. Algunos de los jóvenes participantes distribuyeron preservativos a la población.

La policía presenció la reunión pero se limitó a controlar la identidad de algunas personas. Con todo, algunos manifestantes trataron de confundirse entre los jóvenes católicos que converjían desde cuatro partes hacia la zona predial de la BEA, punto central del encuentro con el Papa.

La policía detuvo al menos a dos personas que pretendían causar disturbios.

Ya estuvo en Suiza en 1984

El Papa 'trotamundos' visita Suiza por segunda vez. La primera fue entre el 11 y el 17 de junio de 1984, cuando recorrió siete ciudades helvéticas. En esta ocasión acude a invitación de los jóvenes con la condescendiente aprobación de la Conferencia Episcopal de Suiza.

Este viaje representa la 103 gira pastoral de Juan Pablo II desde que asumió su alta función en octubre de 1978. Debido a su quebrantada salud no lo hacía desde hace ocho meses, cuando visitó Eslovaquia.

Nuevo impulso para los católicos

Agnell Rickemann, secretario general de la Conferencia Episcopal de Suiza, admite que la preparación de este enorme acontecimiento religioso ha causado dolores de cabeza. Pero enfatiza a la vez que valió la pena.

"Nos regocija su llegada. Creo que dará un nuevo impuso al catolicismo en Suiza", declara a swissinfo sin omitir que se trata esencialmente de un encuentro de la juventud. "Dado que Suiza tiene cuatro idiomas nacionales, ha sido costoso organizar el evento", precisa.

Tensión entre la iglesias del país

La sorprendente noticia de que el Papa venía a Suiza no ha causado entusiasmo en todas las regiones del país.

A mediados de mayo, un grupo de 40 teólogos de la Suiza de expresión alemana publicaron una carta abierta exigiendo la dimisión del Sumo Pontífice. Un breve sondeo indicaba además que 74% de los suizos considera oportuna la jubilación del Papa.

Fracasó la tentativa de incluir a la Iglesia portestante del país en la visita del Papa. La Federación de Iglesias Protestantes de Suiza declinó la invitación por cuanto -según sostiene-, la misa no es realmente ecuménica al no participar en la comunión quienes no son católicos.

Actitud básica optimista

Agnell Rickemann, secretario general de la Conferencia Episcopal de Suiza, admite que mientras los jóvenes católicos y los obispos se alegran por la visita, no todos tienen "la misma relación con el santo padre".

"Por lo visto hay entre nosotros sacerdotes que tal vez son un poco críticos. A pesar de ello, pienso que el estado de ánimo general es positivo".

Este domingo 6 de junio, el Papa Juan Pablo II celebrará una misa al aire libre en la pradera de Allmend. A ese acto religioso asistirán, se calcula, unas 50.000 personas.

Juan Espinoza y agencias

Datos clave

Sábado 5 de junio:

17h:00 Espectáculo de apertura en la BernArena : coreografías, danza, cantos. En ese marco tendrá lugar el encuentro con Juan Pablo II.
19h:30 Inicio de la fiesta de los jóvenes.


Domingo 6 de junio:
- 7h00: Apertura de la pradera del Allmend.
- 8h00: Oraciones en la 'BernArena'.
- 10h00: Misa en la pradera de Allmend oficiada por Juan Pablo II.

Esta visita a Suiza representa el 103 viaje pastoral que hace Juan Pablo II desde su asunción al cargo en octubre de 1978.

Es la segunda visita del Papa a la Confederación Helvética.

Más de 12.000 personas asisten al encuentro de jóvenes católicos suizos.

Se calcula que a la misa del domingo asistirán unas 50.000 personas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.