Navigation

Exigen libros menos caros en Suiza

Presiones para liberalizar los precios de los libros. Keystone

La mayoría de los países de la Unión Europea procede a la regularización de los precios en el mercado de los libros. Suiza pretende abandonar esta práctica.

Este contenido fue publicado el 04 febrero 2005 - 17:13

Muchas librerías no sobrevivirán a la liberalización.

Las casas editoriales y el gremio de los libreros suizos practican un estricto y riguroso control de precios desde hace más de un siglo.

La presión para abandonar el proteccionismo bibliófilo es cada vez más grande en el país.

La Comisión Nacional de Competencia analiza si existe una “regularización de precios inadmisible” en la comercialización de los libros.

En Suiza existen unas 500 casas editoriales, 600 librerías y 5.000 bibliotecas.

El monto de los 40 millones de libros vendidos en el país llega a mil millones de francos suizos.

La industria del libro ofrece empleo a unas 4.000 personas en el país helvético.

¿Libros accesibles, libros caros?

Los editores y libreros helvéticos justifican los precios regularizados por el servicio eficaz que brindan a los lectores y por la accesibilidad fácil al libro, tanto en ciudades como en zonas rurales del país.

Los salarios altos y las rentas elevadas para oficinas y espacios comerciales son dos elementos más que encarecen el precio de los libros, según explica el gremio.

La forma tradicional de comprar libros compite cada vez más con la adquisición electrónica de videos, discos y de libros tradicionales y de libros acústicos/hablados.

Los clientes privados y los compradores institucionales de libros (bibliotecas) cuestionan cada vez más los precios privilegiados que rigen en el mercado editorial y en la venta de los libros. La razón por el malestar es obvia: La compra electrónica permite una comparación fácil de los precios.

Concentrar fuerzas, buscar nichos

Según los expertos, la tercera parte de las librerías suizas podrían desaparecer si se abandonase el control de los precios de los libros.

Sin embargo, los especialistas en mercadotecnia contemplan nuevas perspectivas de supervivencia para los vendedores de libros, siempre y cuando busquen nichos y formas de cooperación con empresas que se dedican a la venta electrónica de libros.

El proceso de digitalización de la venta de libros está en pleno auge en Suiza. Unas pocas empresas nacionales y alemanas instalaron capacidades electrónicas para surtir más de 23.000 títulos al público helvético.

Libros, la memoria colectiva de una sociedad

“Los libros protegen la sabiduría y enriquecen la fantasía del hombre. Sin libros no existe la reflexión histórica, y el análisis de la actualidad se estanca en la superficialidad. El número y la diversidad de los libros disponibles reflejan la vitalidad de toda una sociedad”, escribe ‘Buchlobby Schweiz’, un organismo que aboga por el libre acceso al libro en Suiza.

Toda una industria espera el veredicto de la Comisión Nacional de Competencia (CNC). Si la CNC recomienda el fin de los precios regularizados en la comercialización de los libros, habrá tres opciones:

Los precios serán libres; el Consejo Federal (Gobierno) podría intervenir y declarar ‘de interés publico’ la protección de los precios de los libros o el Parlamento suizo podría iniciar un proceso de legislación para garantizar los precios de los libros.

swissinfo, Erwin Dettling, Zúrich

Contexto

En Suiza existen unas 500 casas editoriales, 600 librerías y 5.000 bibliotecas.

El monto de los 40 millones de libros vendidos en el país llega a mil millones de francos suizos.

La industria del libro ofrece empleo a unas 4.000 personas en el país helvético.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.