Navigation

Foro de Davos: reorientar la globalización

José María Figueres (izda), miembro del Comité Ejecutivo del WEF. swissinfo.ch

Tender puentes, salvar distancias y reducir las brechas que separan a los acomodados de los desposeídos en el proceso de la globalización es el eje sobre el cual girará el intercambio de ideas en el 31 Foro Económico Mundial de Davos, a partir de 25 de enero. Un impresionante dispositivo de seguridad protegerá a los 3.200 protagonistas de renombre.

Este contenido fue publicado el 23 enero 2001 - 12:49

El proceso de la globalización económica puede pasar sobresaltos si las preocupaciones del Sur siguen relegadas a segunda fila y persisten las profundas desigualdades de acceso, sobre todo, a la salud, la educación y a las nuevas tecnologías.

Es lo que previno el pasado 16 de enero en Ginebra, en la rueda de prensa previa a la gran cita en la estación alpina suiza, el director ejecutivo del Foro, Claude Smadja, para destacar la importancia de advertir oportunamente los síntomas inquietantes.

Sentido de anticipación

"Davos tiene fama de estar siempre un paso adelante", subrayó el alto ejecutivo del Foro Económico Mundial (WEF en su sigla inglesa) refiriéndose a la atención con la que se sigue la evolución de la economía estadounidense y a la intención de coordinar políticas económicas adecuadas que permitan evitar repercusiones negativas en caso de un decrecimiento económico abrupto en Estados Unidos.

El WEF sigue desde hace cinco años el curso de la globalización e insiste en una "globalización integradora" y no excluyente, recalcó.

Rol catalizador

"El Foro tiene un papel de catalizador de ideas y vemos la importancia de que logremos construir puentes de entendimiento entre los distintos puntos de vista sobre los cuales podamos avanzar a una agenda de bienestar común", señaló a su vez José Maria Figueres, ex presidente de Costa Rica y actual miembro del Comité Ejecutivo de la fundación, en declaraciones a swissinfo.

¿Misión imposible? Tal vez. Lo cierto es que algunos datos de los organismos especializados de las Naciones Unidas hablan por sí mismos:

El 20 por ciento más rico consume el 86 por ciento de cuanto se produce en el mundo, mientras el otro 80 por ciento de la humanidad debe conformarse con el 14 por ciento restante.

Los países altamente industrializados concentran el 81 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), el 82 por ciento del mercado de las exportaciones y el 74 por ciento de las líneas telefónicas, mientras 800 millones de personas padecen hambre, 260 millones no van a la escuela y la deuda exterior de los países se sitúa aproximadamente en 200.000 millones de dólares.

No cabe duda de que estas y muchas otras informaciones del diagnóstico económico, social y ecológico del planeta saldrán a flote en las salas y pasillos del Centro de Congresos de Davos.

Consolidar el desarrollo económico, tendiendo puentes y cerrando brechas.
Más de 300 sesiones y 17 almuerzos o cenas trabajo servirán a este propósito asentado en nueve iniciativas básicas que abordan diversos aspectos en las siguientes seis áreas:

Globalización, nuevos avances en la tecnología de la información y la biotecnología, retos de las corporaciones y de los ejecutivos empresariales, panorama geopolítico y regional en Estados Unidos, Europa y Asia, y la integración del arte y la cultura en la vida cotidiana.

3.200 personas, entre ellas 250 líderes de primer orden, representantes de 70 organizaciones no gubernamentales (ONG) y 15 dirigentes sindicales participarán en los seis días de debates y reuniones.

Los presidentes de México y Polonia, Vicente Fox y Alexander Kwasnewski, respectivamente, así como el primer ministro de Japón, Yoshiro Mori, figuran entre los jefes de Estado y de Gobierno. El presidente Hugo Chávez de Venezuela anuló su viaje a último momento.

Suiza estará representada por el presidente de la Confederación, Moritz Leuenberger y los ministros de Economía y de Asuntos Exteriores, Pascal Couchepin y Joseph Deiss, respectivamente.

Los delegados de 1.000 corporaciones comerciales tendrán la ocasión de conversar con personalidades de gobiernos y de la sociedad civil, y de intercambiar puntos de vista con figuras conocidas del mundo de la cultura, ciencia, medio ambiente e incluso sindical.

Actitud positiva en vez de temor a la globalización

"Con una actitud positiva podríamos sacarle muchas ventajas y muchas oportunidades al proceso de globalización, y en lugar de tenerle temor, ir adelante aprovechando la capacidad competitiva y sinergias de los países y las regiones del Sur", afirma el ex mandatario costarricense, José Maria Figueres.

Figueres precisó que, a diferencia de la época de la Guerra Fría, hoy no se trata de contar con el apoyo de uno de los polos dominantes, sino de constituirse en "países rápidos o lerdos" en el proceso de globalización de la economía.

Diferenciar los grupos de protesta

Según José María Figueres, es importante que cuando hablamos de grupos de protesta no generalicemos los contextos, porque al hacerlo "realizamos un gran mal a muchos grupos y representaciones de la sociedad civil bien intencionados que tienen legítimas preocupaciones que compartimos con respecto a lo que es el proceso de globalización y las oportunidades de desarrollo."

"A Davos vamos todos muy tranquilos, porque todo el asunto de la seguridad está en las manos competentes de las autoridades de Suiza y por supuesto que vamos muy contentos y muy agradecidos con la gran participación de la sociedad civil", concluyó el alto directivo del WEF.

Juan Espinoza

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.