Navigation

Skiplink navigation

Foro Social Mundial también contra la guerra

Miles de personas en las calles de Porto Alegre dijeron no a la guerra. swissinfo.ch

En Porto Alegre cientos de miles de personas marcharon por la paz y contra la globalización.

Este contenido fue publicado el 24 enero 2003 - 10:14

No a la guerra en Irak y prioridad a los problemas sociales reclamaron los manifestantes.

Varias decenas de miles de personas participaron el jueves (23.01) en la inauguración de la tercera edición del Foro Social Mundial. Clima de fiesta y voluntad de paz.

La marcha ordenada, pacífica y festiva, recorrió una parte del centro de la ciudad de Porto Alegre, desde el mercado principal hasta el anfiteatro 'Por du Sol' (Puesta de Sol), ubicado en el inicio de la zona periférica.

Escenario ya mítico de Porto Alegre donde la presencia de grupos musicales y culturales brasileños reforzaron el toque de fiesta hasta altas horas de la madrugada.

El mismo recinto donde este viernes el presidente Luis Inázio 'Lula' Da Silva pronunciará un discurso público antes de partir para Davos ante una multitud que los organizadores estiman podría acercarse a las 100 mil personas.

No a la guerra

Miles de pancartas y banderas de los más diversos movimientos y organizaciones, especialmente de América Latina y Europa, creaban el marco visual de tamboriles e instrumentos de percusión que animaron el cortejo durante todo su recorrido.

La cabeza de la marcha que recorrió en total algo más de un kilómetro, necesitó tres horas para llegar a su destino en un flujo inacabable en donde se mezclaban jóvenes y viejos, gente de las más diversas razas y orígenes, identidades y pertenencias políticas.

"Es realmente impresionante la cantidad de participantes, lo colorido, la tranquilidad y especialmente la consigna clave de la manifestación" expresó a swissinfo , Pierre Tillmanns, diputado socialista de la delegación suiza que asiste al Foro Social Mundial (FSM).

Y más impresionante todavía, "el contenido antibélico preponderante", puntualizó el diputado, haciendo mención a las consignas y banderolas reclamando "No a la guerra, sí a la paz".

"Es emocionante pensar que esa clara denuncia a la guerra no es sólo enarbolada por los que estamos aquí presentes, sino por una gran mayoría de los que no están aquí. En Suiza, en Europa, tres cuarta partes de la población rechazan el conflicto en Irak", puntualizó Tillmanns.

Voluntarios suizos en Brasil

Concepto compartido por Eric Decarro, presidente nacional del Sindicato de Servicios Públicos, también integrante de la delegación helvética, la cual cuenta con 30 participantes y fue organizada por E-CHANGER, ONG de la Suiza francófona con veinte voluntarios trabajando en Brasil.

Para Decarro los puntos centrales del cortejo fueron la fuerte presencia de jóvenes, el papel destacado de las mujeres -la banderola de la Marcha Mundial de las Mujeres encabezó el cortejo en buena parte del trayecto-, así como el clima pacífico y de fiesta que se vivía. "Poco que ver con lo que está sucediendo en Davos" precisó el dirigente sindical helvético.

Encuesta sobre la Globalización

Tres horas antes del inicio de la marcha, el Foro Social Mundial había sido inaugurado, en un acto simple y sólo abierto a los delegados y a la prensa. Dirigentes políticos de primer orden nacional -entre ellos tres ministros del Gobierno de Lula- estaban entre el público, como cualquier otro invitado.

Como parte de la inauguración, en la sala principal de la Universidad Pontificia de Porto Alegre (PUCA), representantes del Consejo Internacional del Foro y del Comité Ejecutivo Brasileño presentaron las conclusiones de una encuesta sobre la Globalización económica realizada por la sociedad canadienses 'Environics International'.

El estudio, efectuado con 15 mil personas consultadas en 15 países de diferentes continentes, demuestra que "una gran parte de la población del mundo considera que debería darse prioridad a la solución de las problemáticas sociales por sobre la lógica del crecimiento económico puro" según afirmó Cándido Grzybowski.

Grzybowski, director de un reconocido centro de investigación brasileño, es uno de los ocho miembros fundadores del Foro Social Mundial. "Estos resultados confirman que el FSM tiene un sentido. Hay millones y millones de personas en el planeta que no ven solución alguna a sus problemas en el marco de este modelo económico dominante", concluyó.

swissinfo, Sergio Ferrari, Porto Alegre

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo