Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Genómica y Biología se unen para luchar contra el VIH

Virus del SIDA y células inmunes: un macrófago (centro superior) atacado por partículas del VIH.

(Keystone Archive)

En los esfuerzos por desarrollar nuevos tratamientos contra el sida es prioritario mejorar la comprensión de las razones por las que los pacientes controlan de manera diferente los virus del VIH.

Al combinar los campos de la Genética y la Biología, investigadores de Lausana y de Ginebra lanzaron una técnica que identifica las variantes del gen capaces de ofrecer resistencia al virus y que pasan de generación en generación.

Los resultados publicados en 'Plos Biology' se producen tras el descubrimiento el año pasado de tres genes en el ADN de pacientes infectados con el VIH que ofrecen protección contra el virus.

Entre las actividades para el desarrollo de ese nuevo método, los investigadores colectaron muestras celulares de diversas generaciones de un total de 15 familias mormonas en Estados Unidos, e inyectaron células individuales de la familia con el virus del VIH en el laboratorio.

"Si hay influencias familiares, las células de los nietos se parecen a las de los abuelos y podemos ver cómo la susceptibilidad a la enfermedad pasa de una generación a otra", señaló Amalio Telenti, del Instituto de Microbiología de la Universidad de Lausana, a swissinfo.

Las observaciones del laboratorio fueron comparadas con los estudios de pacientes infectados por el VIH y que toman parte en el 'Swiss HIV Cohort Study', lo que confirmó la influencia de la variante del gen en el tiempo de avance del virus.

El estudio permitió a los científicos localizar dónde interactúa el virus con el sistema de inmunodeficiencia de un individuo. También les permitió trazar la susceptibilidad de una parte del genoma humano y descubrir una familia de proteínas que no había sido asociada previamente con el VIH.

"Los tres genes descubiertos previamente son apenas una parte de lo que se está haciendo; un 80% aún no ha sido explicado", dijo Telenti.

"Buscábamos maneras de encontrar más genes para explicar más y para tener una cartografía completa de las influencias genéticas. Estamos haciendo muchos otros estudios en consorcios, pero podemos hacerlo de diferentes maneras en el laboratorio."

Inactividad

A pesar de ese avance, Amalio Telenti dice que la investigación en VIH/Sida pasa por una "fase pesimista" y refocaliza sus esfuerzos.

La meta de crear una vacuna para proteger a la gente contra la infección parece más evasiva que nunca. Esta baja en la moral científica se produce tras el desplome el año pasado, de un proyecto experimental de vacuna que era considerado como uno de los más prometedores.

En febrero, el biólogo Premio Nóbel, David Baltimore, dijo que los científicos no avanzaban en el desarrollo de una vacuna contra el VIH desde hacía más de 20 años de investigación.

"Hay una presión enorme para la entrega de una vacuna. No es la primera vez que se produce una depresión", dijo Telenti. "Pero si empezáramos de cero, tomaría otros diez años de investigación antes de que una vacuna pudiera ser entregada."

Debido a los recientes fracasos en las vacunas del VIH, se invirtió mucho dinero en la Genómica para ver cómo se defienden los seres humanos de manera natural y determinar si tienen algunas pistas ocultas.

"Reguladores de élite"

Algunas personas no resultan infectadas por el VIH a pesar de exposiciones repetidas, y entre los que son infectados, hay una marcada variación en el curso clínico y el avance para contraer el SIDA.

La Fundación de Bill y Melinda Gates invirtió recientemente 20.5 millones de dólares (21.7 millones de francos) para estudiar los genomas y los sistemas inmunitarios de personas cuyo cuerpo controla naturalmente el VIH sin medicamentos y que son conocidas como "reguladores de élite".

"Quizá ese es el modelo", dijo Telenti. "Cómo lograr que gente infectada aísle el virus y tenga una existencia totalmente normal. Es similar a lo que sucede con los monos, que tampoco tienen muchos virus, o (los virus) están allí pero no dan lugar a enfermedades."

No se trata sólo de las vacunas, sino de la manera en que la naturaleza reacciona en sus formas y modelos alternativos, dijo el profesor de Lausana.

Telenti y su equipo piensan continuar su investigación sobre más genes que ofrecen resistencia al virus del VIH y concentrarse en las diferencias entre el mono y el hombre.

"La investigación del genoma es enorme actualmente. Celebramos el hecho de que el genoma humano estuviera disponible en 2001, pero también logramos establecer los genomas del chimpancé, del orangután, el macaco y el mono tití. Ahora, por primera vez, estamos en condiciones de efectuar amplias comparaciones con nuestros parientes distantes."

"Durante los próximos diez años vamos a aprender mucho sobre la evolución humana, la migración y la genética de la mayoría de las enfermedades comunes que llevan a la medicina especializada.

"Nadie sabe de qué manera esta información afectará la conducta humana, pero seguramente nos permitirá entender mejor la enfermedad, desarrollar medicamentos o quizá algún día desarrollar una vacuna."

swissinfo, Simon Bradley, Lausana
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

VIH/SIDA

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es un retrovirus que infecta las células del sistema inmunitario humano, destruyendo o deteriorando su función.

Al tiempo que progresa la infección, el sistema inmunitario se debilita, y la persona se hace más susceptible a las llamadas 'infecciones oportunistas'.

La etapa más avanzada de la infección VIH es el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida SIDA. Pueden pasar de 10 a 15 años para que una persona infectada con el VIH desarrolle el SIDA; los medicamentos antirretrovirales pueden retrasar el proceso incluso más tiempo.

Según la ONU, alrededor de 39.5 millones de personas viven con el VIH. En 2006, 2,9 millones de personas murieron de enfermedades relacionadas con el SIDA.

Fin del recuadro


Enlaces

×