Ginebra adopta ley sobre perros

Pocas personas se ocupan de recoger los excrementos de sus perros. Keystone

El parlamento ginebrino adoptó este martes (01.10) una ley sobre perros, destinada a prevenir las agresiones caninas y a educar a los propietarios irresponsables.

Este contenido fue publicado el 02 octubre 2003 - 16:43

Ginebra es un cantón pionero en la materia en espera de una legislación federal que reglamente la tenencia de perros peligrosos.

En el Parlamento un grupo de trabajo estudia la forma de legislar al respecto, pero la adopción de una ley definitiva tiene para rato.

Una ley que apunta a los dueños

La ley se refiere a la cría, educación y guarda de perros, cuya población ha experimentado estos últimos años un crecimiento superior a la natalidad infantil. En la ciudad de Ginebra solamente hay 22 mil perros debidamente empadronados.

“El problema de los perros en Suiza es un tema social, de actualidad y ha sido siempre un factor de preocupaciones para las autoridades municipales, que se ven enfrentadas a denuncias de ataques cotidianos de animales peligrosos por parte de la población”, señaló Robert Cramer, miembro del gobierno ginebrino.

El también ministro del Departamento de Agricultura precisó que la ley apunta, antes que nada, a velar por la crianza y educación de los perros, así como a garantizar la seguridad pública y la salubridad de los habitantes.

Miles de toneladas de excrementos

Jorge Cabrera, empleado municipal de la comuna urbana de Lancy, en el cantón de Ginebra, señaló a swissinfo su satisfacción por la adopción de esa ley, pues en su función en el servicio de limpieza está confrontado directamente con el problema.

A su juicio, no son los perros el problema, sino sus dueños, “que no tienen respeto y no saben educar a sus animales. Hay que empezar por educarlos a ellos,” precisó.

La ley busca, en efecto, reprimir con multas y enviar a sus dueños a seguir cursos de adiestramiento cada vez que se constaten infracciones, como el abandono de los excrementos en lugares públicos.

Cabrera explica que la gente no se imagina la enorme cantidad de excrementos que recogen diariamente, no de los lugares dispuestos para ellos, “sino en los parques públicos, las veredas, e incluso los jardines destinados para que los niños jueguen”, agrega, escandalizado ante la falta de conciencia de algunos amos.

Perros de ataque

Otro problema que la ley ginebrina permitirá enfrentar es la peligrosidad de los perros de ataque, un fenómeno de actualidad, pues a partir del 2000 se han registrado numerosas denuncias de personas mordidas por perros especialmente entrenados para atacar.

Ante el incremento de las denuncias de agresiones provocadas por perros peligrosos (Pit-bulls, Staffordshire, Terrier, American Staffordshire Terrier, Mastiff, Tosa, y otros) la Oficina Federal Veterinaria (OFV) elaboró a comienzos de año una serie de recomendaciones para que los cantones enfrenten este flagelo.

Stephan Hasler precisó a swissinfo que, a la espera de una legislación federal, son los cantones los responsables de aplicar medidas paliativas. Una de ellas es el registro de perros peligrosos.

“También está en estudio un registro nacional de identificación para perros, los cuales llevarán un microchip o pastilla electrónica de manera que puedan fácilmente ser controlados”, agregó Hasler.

La policía no interviene

La falta de legislación impide muchas veces que la policía intervenga oportunamente para castigar a los dueños de perros peligrosos. Un ejemplo reciente es el denunciado en Berna por Rui Martins, presidente de la Asociación de padres de Escuela cantonal de lengua francesa.

“Cerca de la escuela vive una señora que cuida perros peligrosos y los pasea sin atarlos. Un perro ya atacó a un funcionario de la Unión Postal Universal y anteriormente mordió a una joven estudiante”, señaló a swissinfo.

Rui Martins lamenta la burocracia que existe al respecto, pues a su juicio las denuncias preventivas no bastan. Hay que esperar que un perro muerda gravemente a una persona para que la policía intervenga”, lamenta.

Una vez más el problema es de los dueños, como sostiene Jorge Cabrera, de ahí la importancia de la ley ginebrina, que seguramente hará jurisprudencia en el plano nacional.

swissinfo, Alberto Dufey

Datos clave

Los perros son un fenómeno de sociedad, al punto que ya es necesario de legislar. Ginebra un cantón pionero.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo