Navigation

Relojería suiza pide reconocimiento de la UNESCO

Con el convenio para la protección del patrimonio cultural inmaterial, la UNESCO busca proteger tradiciones y valores intangibles. swissinfo.ch

Suiza y Francia han presentado a la UNESCO una solicitud conjunta para que se reconozca el arte de la relojería y la mecánica. La organización decidirá si lo añade a su lista del Patrimonio Cultural Inmaterial en noviembre de 2020.

Este contenido fue publicado el 25 marzo 2019 - 16:44

El saber hacer relojero suizo abarca desde Ginebra hasta Schaffhausen, a lo largo de la cordillera del Jura que separa Suiza de Francia.

La fabricación de autómatas y cajas de música en la región de St. Croix también forma parte del listado de bienes intangibles presentada Enlace externoante la UNESCO, indicó este lunes (25 de marzo) la Oficina Federal de la Cultura, en Berna.

Diversos artesanos, empresas, escuelas, museos y asociaciones transmiten estas técnicas en esta zona cercana a la frontera franco-suiza. Los conocimientos tradicionales que en esa región se transmiten fomentan también el desarrollo innovativo en la producción relojera.

"Uno de los activos de esta candidatura reside en su relación con el urbanismo relojero de La Chaux-de-Fonds y Le Locle, inscrito en la lista del Patrimonio Mundial en 2009", recuerda la Oficina Federal de la Cultura.

El cuidado de las catedrales

Suiza también está asociada a otra candidatura multinacional para el reconocimiento por parte de la UNESCO de "las técnicas artesanales y las prácticas consuetudinarias de los talleres para el cuidado de las catedrales en Europa". Este proyecto se desarrolla bajo la égida de Francia e incorpora a Alemania, Austria, Noruega y Suiza.

Con la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, la UNESCO desea salvaguardar las tradiciones. En 2016, la UNESCO incluyó el Festival de Viticultores de Vevey y, en 2017, el Carnaval de Basilea.

Por otra parte, Suiza alberga varios sitios reconocidos en el patrimonio material de la UNESCO, como el casco antiguo de Berna y el centro relojero de La Chaux-de-Fonds.



Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.