Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Histórico rescate financiero mundial

Los mercados bursátiles se recuperan tras el anuncio del plan de rescate bancario de la zona euro.

(Reuters)

La crisis de los 'subprime' rebasa toda expectativa y capacidad de reacción individual. Por ello, la zona euro y el G-7 toman medidas simultáneas en busca del final del túnel.

Suiza trabaja en un proyecto propio con medidas preventivas que garantizarían la estabilidad de sus instituciones. Las bolsas, por su parte, retoman el aliento.

De forma histórica y en sólo 72 horas, el mundo se movilizó para encontrar soluciones comunes a los estragos provocados por la crisis de los 'subprime', terremoto que amenaza con derrumbar íntegro al sistema financiero internacional.

En Washington, los países industrializados del G-7 anunciaron el pasado viernes (10.10) su compromiso por echar a andar una estrategia coordinada para atajar la crisis. Una decisión que recibió el respaldo de los países en desarrollo del G-20, de los 185 países miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial.

El pasado domingo (12.10), en París, los 15 países de la zona euro vencieron sus últimas resistencias a actuar en bloque y anunciaron que en las próximas horas tendrá lista una estrategia colegiada.

Suiza, por su parte, celebra las iniciativas pero ha decidido actuar por su cuenta.

De Washington...

El mundo tiene el rostro desencajado.

Nada parece capaz de contener la presente crisis. Ni el ambicioso programa de apoyos de los 700.000 millones de dólares anunciado hace una semana por Estados Unidos, ni los rescates puntuales de bancos en Europa, ni la decisión colegiada de los principales bancos centrales del mundo de reducir las tasas de interés.

El sistema financiero mundial corre el riesgo de desmoronarse y 'a grandes males, grandes remedios'.

En el marco de los trabajos de la Asamblea Anual Conjunta del FMI y el Banco Mundial, celebrada en Washington, los países del G-7 (EEUU, Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia) se comprometieron a evitar la quiebra de los gigantes bancarios en problemas.

Para ello acordaron un paquete de medidas que incluye:

1) Utilizar todos los medios a su alcance para prevenir un colapso en las instituciones más débiles.

2) Garantizar los depósitos de los ahorradores.

3) Facilitar a los bancos el acceso a capitalización de fuentes públicas que privadas.

4) Elaborar medidas paralelas para ayudar a la recuperación de los mercados de dinero y crediticio.

5) Buscar caminos para que los bancos jamás carezcan de liquidez para sus operaciones cotidianas.

La estrategia fue celebrada por el Comité Monetario Financiero Internacional (CMFI), órgano político del FMI y entidad de la que Suiza forma parte, y también por el G-20, que aglutina a los países industrializados del G-7 y gigantes emergentes como Argentina, Brasil, China, India, México o Indonesia.

...a París

Europa salió al ruedo de forma casi simultánea. El domingo representantes de los 15 países de la zona euro se reunieron con el mandatario francés, Nicolas Sarkozy; con el titular de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; y con el banquero central europeo, Jean-Claude Trichet, para acordar una estrategia común con el fin de mantener a salvo sus sistemas financieros.

La meta es impedir las quiebras bancarias y proteger a los ahorradores. Para ello, los gobiernos aceptaron una mayor participación dentro de la banca de sus naciones.

Garantizarán la liquidez de las instituciones inyectando recursos y contemplan también las intervenciones parciales o totales (nacionalizaciones bancarias).

Los detalles finos y el monto total de recursos que la eurozona consagrará a su programa se desconoce aún.

De hecho, el Ecofin –Consejo Económico de la zona euro- se encuentra en sesión desde el martes pasado y sus decisiones serán transferidas a los Congresos de los 15 países de la zona euro para contar con un plan avalado el próximo fin de semana.

Portugal (20.000 millones de euros), Alemania (430.000 millones), Francia (320.000 millones) y España (100.000 millones) son los primeros en revelar a cuánto ascenderán los fondos nacionales destinados a apuntalar a sus sistemas financieros.

Suiza observa

Por su parte, Suiza se ha mantenido atenta, pero al margen de los programas emergentes de los dos lados del Atlántico.

En Washington, la ministra de Economía, Doris Leuthard, evitó hablar del grado de fragilidad que enfrentan los bancos UBS y Credit Suisse, pilares del sistema financiero helvético, pero dejó claro (12.10), que el gobierno no permitirá ninguna quiebra.

Dijo también que la salud económica de Suiza y el grado de contagio que reciba dependerá en gran medida de las acciones que tome Alemania, su principal socio comercial que ya enfrenta frontalmente la crisis.

Este lunes, el Ministerio de Finanzas, a través de su portavoz, Roland Meier, confirmó que se prepara un programa de medidas preventivas que asegurarán la estabilidad de la plaza financiera suiza y los depósitos de su clientela.

Pierre Mirabaud, director de la Asociación Suiza de Banqueros (ASB), asegura que la banca helvética está a salvo gracias a sus elevados niveles de capitalización.

Y el banquero central suizo, Jean-Pierre Roth, destacó en Washington la fortaleza del franco suizo, que en medio de la volatilidad se ha mantenido estable frente al euro y al dólar.

Los mercados de valores han reaccionado con optimismo a los anuncios internacionales.

Este lunes, las principales bolsas europeas repuntaron en promedio entre 5 y 7% tras las noticias de la zona euro.

Y la bolsa suiza (SWX), en particular, ganó 6,3% al final de la jornada, con abrumadores repuntes de 12,3% en los títulos del UBS y 27% en el caso del Credit Suisse.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

El sistema bancario suizo luce estable en medio de la crisis de los 'subprime'. Sin embargo, el Ministerio suizo de Finanzas, encabezado de forma interina por Eveline Widmer-Schlumpf, se halla en reunión permanente desde el pasado fin de semana con la Comisión Federal de Bancos y el Banco Nacional de Suiza (BNS), para actuar en caso de "emergencia financiera".

El BNS anunció este lunes (13.10), junto con otros bancos centrales europeos, una inyección de dólares "en cantidades ilimitadas" para que los bancos puedan cumplir con sus clientes en todo momento.

Fin del recuadro

Datos clave

Suiza tiene 392 bancos. Sólo dos -Credit Suisse y UBS- han notificado problemas financieros. Las dos instituciones concentran el 51% de la operación crediticia.

El 79% de los suizos confía en su sistema bancario y no tiene temor alguno de que su patrimonio desaparezca, según un sondeo d el Instituto Isopublic.

Alemania ha propuesto un rescate nacional equivalente a 600.000 millones de francos suizos de garantías públicas a créditos interbancarios y 105.000 millones más para la posible adquisición de capital de los bancos en problemas.

Fin del recuadro

WEF PONE EN ENTREDICHO A LA BANCA SUIZA

El Foro Económico Mundial (WEF) presentó el viernes (10.10) un estudio sobre la solidez de la banca internacional. El documento evalúa a las instituciones de crédito de 134 países en función de su nivel de capitalización, reservas y su perspectiva de crecimiento.

El WEF hace énfasis en los riesgos de un futuro rescate financiero que enfrentan. Y Suiza, pese a ser la segunda economía más competitiva del mundo, se ubica en el lugar 16 en materia bancaria.

Los 20 primeros lugares corresponden a:

1. Canadá
2. Suecia
3. Luxemburgo
4. Australia
5. Dinamarca
6. Países Bajos
7. Bélgica
8. Nueva Zelanda
9. Irlanda
10. Malta
11. Hong Kong
12. Finlandia
13. Singapur
14. Noruega
15. Sudáfrica
16. Suiza
17. Namibia
18. Chile
19. Francia
20. España

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×