Navigation

Huellas digitales contra la inmigración ilegal

El sistema AFIS servirá para archivar las huellas digitales de los inmigrantes ilegales. Keystone

A partir del 1 de junio la guardia fronteriza suiza podrá tomar las huellas digitales a toda persona que entre clandestinamente en Suiza.

Este contenido fue publicado el 12 mayo 2004 - 20:31

Los defensores de los solicitantes de asilo ven en esta medida un gesto político de Berna con la Unión Europea.

Suiza vuelve endurecer las medidas para luchar contra la inmigración clandestina: a partir del próximo 1 de junio será legal tomar las huellas digitales a todo individuo que entre ilegalmente en territorio helvético.

Hasta ahora esta práctica se aplicaba únicamente a los extranjeros que carecían de un documento de identidad válido. El Consejo Federal (gobierno) ha decidido extenderla a todos los inmigrantes clandestinos - con o sin documentos en regla - modificando así dos decretos en materia de derecho de extranjería.

Sin mayores consecuencias

Se trata de un paso en la dirección de la política de seguridad de Estados Unidos, que desde septiembre pasado archiva las impresiones digitales de todos los extranjeros, incluidos los turistas. Por el momento en Suiza no se ha llegado a tales extremos. Es más: la nueva directiva no preocupa a Jürg Schertenleib, portavoz de la Ayuda Suiza a los Refugiados (OSAR).

“Suiza ya toma las huellas digitales a todos los solicitantes de asilo”, explica. El hecho de que esta práctica se aplique también a las personas que son expulsadas no modifica mucho el cuadro general de la situación.

También Kosmas Tsiraktsopulos, portavoz del Ombudsman Federal para la Protección de Datos, rechaza la comparación con la superpotencia. “Estados Unidos quiere archivar sistemáticamente las huellas de todos los viajeros. Suiza se limita a un grupo específico de personas: los que cruzan ilegalmente la frontera.”

Según Schertenleib, más que un endurecimiento del derecho en vigor, la decisión adoptada por el Gobierno es una señal de buena voluntad hacia Europa. “Suiza quiere ofrecer a la Unión Europea una estrategia que sea compatible con los tratados de Schengen y Dublín”, puntualiza.

Simplificar el trabajo de las autoridades

El procedimiento debería agilizar la identificación de las personas que intentan entrar ilegalmente en territorio helvético. Ofrece, además, un instrumento adicional para prevenir los abusos ligados a las solicitudes de asilo y simplifica considerablemente el trabajo de las autoridades competentes, afirma el Ejecutivo.

De las 8.000 personas que llegaron ilegalmente a Suiza en el 2003, cerca de 2.000 estaban en posesión de documentos válidos. Muchos de los extranjeros expulsados vuelven a intentar entrar en el país y cuando lo logran, es frecuente que soliciten asilo sin presentar los documentos de identidad.

Si las huellas digitales quedaran archivadas desde la primera tentativa, sería más fácil establecer con certeza la identidad de los solicitantes de asilo.

Bases legales

La ley federal relativa a la estancia y residencia de los extranjeros, cuya revisión discute actualmente el Parlamento, constituye la base legal para la toma de huellas digitales.

El artículo 22 estipula que está permitido archivar las impresiones dactilares, si ello se estima necesario para establecer la identidad de una persona.

Los datos registrados por las autoridades cantonales, federales o de otros países se introducen en el denominado Sistema de identificación Automática de Huellas Digitales (AFIS), desarrollado por el FBI.

La guardia fronteriza suizo tiene acceso a ese sistema desde el otoño del 2002.

swissinfo y agencias

Datos clave

8.000 personas entraron ilegalmente en Suiza en el 2003

De ellas 2.000 estaban en posesión de documentos válidos

End of insertion

Contexto

El Gobierno suizo ha decidido modificar dos decretos relativos a la ley federal sobre la estancia y residencia de los extranjeros.

A partir del 1 de junio se tomarán las huellas digitales a cualquier individuo que entre ilegalmente en territorio helvético.

Hasta ahora esta práctica se aplicaba únicamente a los extranjeros que no estaban en posesión de documentos válidos.

Suiza utiliza el Sistema de identificación Automática de Huellas Digitales (AFIS), desarrollado por el FBI, para catalogar los datos recogidos.

La guardia fronteriza helvética tiene acceso a ese sistema desde el otoño del 2002.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo