Kaspar Villiger: el secreto bancario suizo no está en peligro

El centro financiero suizo sigue intacto, según el ministro de Finanzas helvético, Kaspar Villiger. Keystone

El secreto bancario está intacto y no corre riesgo, pero el sistema financiero helvético debe prestar atención a los nuevos desafíos emergentes, sobre todo de las tendencias globalizadoras, sostiene el ministro de Finanzas suizo.

Este contenido fue publicado el 07 junio 2000 - 19:52

Las declaraciones de Kaspar Villiger, realizadas el pasado martes en el Centro de Estudios Monetarios y Bancarios de Ginebra, casi coinciden con la visita a Suiza del comisario europeo de Asuntos Fiscales, Frits Bolkestein, prevista para el viernes.

La Unión Europea (UE) está empeñada en asociar a Suiza en su proyecto de armonización fiscal concebido para impedir la evasión de capitales al extranjero.

Si la UE decidiese en este marco suprimir el secreto bancario, trataría de que Suiza hiciera lo propio. El proyecto europeo prevé entablar conversaciones al respecto con terceros países, entre ellos Suiza, Liechtenstein, Mónaco.

Fundamentos intactos

La integridad moral, la estabilidad económica y política, las buenas condiciones marco, el "nowhow" profesional y las excelentes prestaciones que ofrece, constituyen los pilares del sistema financiero helvético, afirmó Villiger.

En la misma forma señaló que Suiza encara retos derivados de las nuevas tendencias globalizadoras y citó como ejemplo la tensión que implica proteger la confidencialidad y salvaguardar a su vez la integridad de la plaza financiera.

El secreto bancario no está a disposición

El titular de Finanzas helvético reiteró que el secreto bancario no está a disposición, pero admitió que será difícil rebatir todos los reproches dirigidos a esta medida.

"En el futuro nos defenderemos contra las voces que pretenden buscar en el secreto bancario la fuente del mal", advirtió Villiger categóricamente.

Al mismo tiempo puso énfasis en que el Gobierno federal tiene la responsabilidad de garantizar la integridad del centro financiero suizo.

La justificación de esta meta radica, recordó Villiger, en la gestión correcta, la ecuanimidad, el rechazo a capitales de procedencia dudosa y el combate a la corrupción.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo