Navigation

La adhesión a la ONU se impone

Las ONG helvéticas defienden la adhesión de Suiza a la ONU. Keystone Archive

Evidente es la importancia de la adhesión de Suiza a la ONU para las organizaciones no gubernamentales helvéticas, activas desde hace décadas en las tareas de esa organización.

Este contenido fue publicado el 04 diciembre 2001 - 14:34

A menos de tres meses de la votación de la iniciativa popular sobre la entrada de Suiza a las Naciones Unidas (ONU), las principales organizaciones no gubernamentales del país (ONG) se pronunciaron por un "sí" rotundo.

Las ONG que integran la Comunidad de Trabajo (Swissaid, Acción Cuaresmal; Pan para el Prójimo; Helvetas y Caritas) consideran que "de hecho, las organizaciones de desarrollo ya han adherido desde hace mucho a la ONU".

Está integración de facto es el producto de una estrecha colaboración de estos organismos helvéticos con diversas entidades onusianas, especialmente con el Programa Alimentario Mundial, con el Alto Comisionado para los Refugiados, con la Organización Mundial de la Salud y con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Larga trayectoria de colaboración

Una encuesta elaborada por la empresa Context de Zúrich y dada a conocer este martes en Berna, indica que de 9 ONG consultadas -las mayores del país- 8 mantienen programas con contrapartes onusianas.

Esos proyectos comunes que van de la década de los años 70 hasta la actualidad, han sido impulsados en 29 países del mundo, entre ellos 8 latinoamericanos.

Bolivia, Brasil, Ecuador, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Perú son las naciones latinoamericanas donde se desarrolla esta "fructífera colaboración mutua", según portavoces de los organismos.

"Presentamos públicamente nuestra posición favorable a la adhesión a la ONU porque el plazo hasta la votación es muy reducido, de menos de tres meses, y como ONG de desarrollo queremos estar activamente presentes en el debate", enfatizó a swissinfo, Jürg Krummenacher, director de Caritas Suiza y uno de los responsables de la Comunidad de Trabajo (CT).

Nadine Keim, responsable en la región suiza de expresión francesa de esta Comunidad, hizo públicas las razones por las cuales las ONG de desarrollo convocan a un voto positivo rotundo.

Instrumento eficaz

"La ONU es la organización más grande de desarrollo del mundo y sin ella habría más tensiones y pobreza; porque es el instrumento más eficaz para mantener la paz; porque escucha también a los países más pobres", enfatizó la portavoz de la CT.

Todo eso lleva a que "la adhesión se imponga porque es de nuestro interés", enfatizó Keim, quien reconoció que actualmente Suiza apoya financieramente, y en forma significativa, a las Naciones Unidas. Destacó que el país helvético cumple con todos los deberes, pero "no se beneficia del hecho de ser miembro activo".

¿No se corre el riesgo de idealizar o de evaluar demasiado idílicamente a las Naciones Unidas?, consultó swissinfo a Jürg Krummenacher ante la cantidad de argumentos unidireccionales presentados en la conferencia de prensa por varios participantes.

"La ONU no es el paraíso, no queremos decir eso, pensamos que se deben introducir importantes reformas en su seno, pero ahora de lo que se trata es de demostrar ante el público helvético los elementos positivos del sistema y de evaluar la colaboración muy positiva de nuestras organizaciones con entidades onusianas", respondió el director de Caritas.

El 3 de marzo, la votación

Según un comentario del periódico 'Tribune de Genève' del lunes 3 de diciembre, los sondeos actuales indican un 50% de apoyo de la población a la adhesión de Suiza a la ONU, piso débil ante una campaña de votación.

El comentario del analista Arthur Grosjean establecía una estrecha relación entre el comportamiento del electorado suizo el próximo 3 de marzo y los resultados de la presencia de los Cascos Azules en el post-conflicto de Afganistán.

"Si todo pasa bien en Afganistán, el gobierno suizo tiene posibilidades reales de un éxito. Por el contrario, si la guerra de los jefes de clanes reinicia y amenaza a los cascos azules, los suizos se sentirán tentados a replegarse sobre ellos mismos", enfatizaba el comentarista.

En esta votación, los opositores a la entrada de Suiza en la ONU, parten unidos en su campaña con base en dos argumentos claves: el costo a pagar por la incorporación de Suiza como miembro a parte entera de la organización y la eventual pérdida de la neutralidad helvética.

Argumentos refutados por los portavoces de las ONG suizas para quienes la Confederación ha renunciado hasta ahora a su derecho legítimo de decisión conjunta en el seno de la organización planetaria y que su incorporación no cuestiona el concepto de la neutralidad helvética sino que potencia sus virtudes.

Sergio Ferrari, Berna

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.