Navigation

La gran esperanza para salir de la crisis

El nuevo presidente argentino tendrá que afrontar una grave crisis económica. Keystone

Argentina elige presidente el 27 de abril, una fecha que las empresas suizas en el país aguardan con expectación.

Este contenido fue publicado el 16 abril 2003 - 20:01

Confían en que el futuro gobierno brinde un marco institucional creíble y medidas económicas que le permitan al país volver a crecer.

Faltan menos de dos semanas para que los argentinos vayan a las urnas para elegir al sucesor de Eduardo Duhalde, el jefe de Estado que asumió la presidencia transitoria, luego de la caída de Fernando de la Rúa.

Desde la crisis política y social desatada con furia a finales del 2001, Argentina entró en una debacle económica que afectó a la comunidad empresarial en su conjunto, y de la que las empresas helvéticas no quedaron exentas.

La salida desordenada de la convertibilidad generó, a partir de la devaluación de la moneda local, grandes pérdidas a los inversores extranjeros, sobre todo a aquellos, cuya materia prima e insumos provenían desde el exterior, y también a quienes tenían créditos y deudas en dólares.

Esperando una salida a la crisis

Frente a esta situación, el presidente de la Cámara de Comercio Suizo-Argentina, Jorge Fassbind, convocó a los empresarios a un almuerzo, donde ofició de orador el analista político Rosendo Fraga, quien durante su exposición intentó echar luz sobre las perspectivas postelectorales del país.

Para Fraga, "la crisis económico-social que afectó a la Argentina en el 2001 y 2002 ha dejado una fragilidad institucional extrema"."El mayor desafío que tendrá el futuro presidente será conseguir la gobernabilidad, debido a que el escenario preelectoral está ampliamente fragmentado".

Varios empresarios manifestaron a swissinfo sus expectativas para después de las elecciones. Todos comparten el deseo de que Argentina comience a caminar.

Para Marcelo Studer, director ejecutivo de Swiss Advisory Group S.A., el mayor deseo es "que haya un marco institucional creíble y un respeto de la ley para todo tipo de inversión, sea local o extranjera".

Osvaldo de la Fuente, director general de Productos Roche desde el pasado 1º de enero, explicó que la devaluación les afectó "tanto como a cualquier empresa que tenía préstamos en dólares".

Aún así, precisó, "nuestras expectativas siempre serán positivas. Tenemos una trayectoria lo suficientemente extensa en el país y hemos atravesado distintas crisis y elecciones de resultados diversos. Esperamos y deseamos que quien resulte electo tome las medidas económicas necesarias para alentar la producción y el trabajo".

Consultado acerca de cuánto tiempo necesitará el país para volver a los índices de crecimiento que tuvo durante parte de la década de 1990, o al menos para volver a un crecimiento que permita a las empresas recuperar los niveles de rentabilidad que tenía antes de la devaluación, De la Fuente señaló:

"Esto puede suceder bastante rápidamente, pero dependeremos de que quien sea electo tome las medidas necesarias y lidere este cambio de comportamiento económico".

"A cada crisis le sobreviene un período de bonanza"

Sika Argentina SAIC fue una de las empresas que durante la crisis redobló su apuesta e invirtió en una nueva planta, adaptando las estrategias para evitar despidos de personal, pese a la caída de las ventas.

"En un rasgo de audacia, Sika invirtió en la baja, porque su filosofía es anticíclica", explicó su gerente general, Alfredo Rodríguez. "Ahora viene el momento de justificar esta acción, buscar nuevos mercados e ir hacia la exportación".

"Al no tener opción, el camino es más simple", aseguró Rodríguez a swissinfo: "De enero a marzo, hemos superado en un 130% las ventas respecto al mismo período del año pasado".

"Básicamente, el país está empobrecido, pero no es pobre. Con la experiencia que dan 64 años en la Argentina, sabemos que a cada crisis le sobreviene un período de bonanza", concluyó.

El escenario preelectoral

Los sondeos indican un "empate técnico", con diferencias que oscilan entre los 5 y 3 puntos, entre los tres candidatos del oficialista Partido Justicialista (PJ) que se disputan el primer lugar.

Para el politólogo Rosendo Fraga, "el resultado probable es que habrá una segunda vuelta y que el ex presidente Carlos Menem estará en ella, resultando incierto todavía contra quién competirá", si con el descendiente de suizos Néstor Kirchner o con el ex gobernador de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá (ambos candidatos oficialistas).

Los otros dos candidatos, el ex ministro de economía Ricardo López Murphy (Movimiento Federal Recrear, centroderecha)y la diputada Elisa Carrió (Argentina por una República de Iguales, centroizquierda), tienen menos posibilidades, aunque no está dicha la última palabra.

swissinfo, Norma Domínguez, Buenos Aires

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo