Navigation

La gripe aviar podría volver a Suiza

En 2006, Suiza registró 32 casos de aves salvajes infectadas por el virus de la gripe aviar.

Las autoridades helvéticas no excluyen un resurgimiento de casos de infección, un año después de que apareciera por primera vez la forma letal del virus.

Este contenido fue publicado el 26 febrero 2007 - 12:56

A partir de entonces se ha implantando una serie de medidas, entre las que figura un control de vigilancia a gran escala. Desde octubre pasado no se han detectado nuevos casos.

El 26 de febrero de 2006 se registró el primer caso confirmado de gripe aviar, fue en un pato salvaje en el lago Léman, en la zona sudoccidental del país. Otros le siguieron en el lago de Constanza, en la parte nororiental.

Un total de 32 aves salvajes fueron afectadas por el virus H5N1, de acuerdo a los exámenes hechos entre finales de febrero y finales de marzo de 2006 para detectar la enfermedad. Marcel Falk, portavoz de la oficina Veterinaria Federal (OVF), explicó que ninguna ave doméstica fue infectada.

Desde octubre de 2006, 433 aves salvajes fueron analizadas sin novedades, lo que no excluye que se descubran casos de infección durante este año.

"Este invierno es excepcionalmente benigno. Pensamos que si la nieve y el frío llegan habrá grandes posibilidades de encontrar aves salvajes con el virus", indicó Falk a swissinfo.

Un estudio en marcha

Cuando el tiempo no es tan frío en la estación, es menor el número de aves salvajes que migran, precisó el especialista. Además, se reducen las probabilidades de propagación del virus cuando las temperaturas aumentan.

"Tenemos aún mucho por aprender sobre la manera en que la enfermedad se contagia entre las aves salvajes". Marcel Falk dijo al respecto que en octubre pasado comenzó un programa de investigación en la región del lago de Constanza.

La gripe aviar sigue presente en el mundo con algunos casos recientes en Gran Bretaña, Hungría y Rusia.

Las autoridades helvéticas permanecen alertas. La restricción establecida para que las aves no salgan a exteriores ni se acerquen a un perímetro de un km alrededor de los lagos y ríos del país se mantienen hasta finales de abril.

Es una medida que busca evitar el contacto con las aves migratorias. Suiza cuenta con unas 50.000 aves acuáticas en verano. En invierno la cifra asciende a 500.000 durante la etapa de emigración invernal hacia África.

Riesgos mínimos para el ser humano

Marcel Falk advirtió además que se realizan controles permanentes en aves salvajes para determinar si el confinamiento de las domésticas debe continuar después del mes de abril.

Las pruebas siguen haciéndose en aves de los lagos de Boden y Sempach y en las aves cazadas en los lagos Léman y Neuchàtel. Además, toda ave encontrada muerta es objeto de análisis.

Por otra parte, Suiza mantiene su prohibición de importar carne de ave de países extraeuropeos con casos de gripe aviar (Asia y África principalmente) y de países donde se sabe de descesos humanos a causa de la enfermedad. Por lo demás, siguen los controles en los aeropuertos.

Vacuna y medicamentos en almacén

En octubre pasado Suiza fue el primer país que dio a conocer que almacenaba la vacuna contra la gripe aviar en el ser humano. Las autoridades sanitarias compraron dos millones de dosis de Tamiflu por 180 millones de francos.

No obstante, la OVF afirma que los riesgos para el ser humano son mínimos. "Mientras la gripe aviar siga siendo una enfermedad de animales, en Suiza no hay prácticamente ningún riesgo de infección", asegura Marcel Falk.

swissinfo, Isabel Leybold-Johnson

Contexto

Entre finales de febrero y finales de marzo de 2006, 32 casos de H5N1 fueron diagnosticados en aves, uno en el lago Léman y otros en la región del lago de Constanza.

Aunque señalaron que el virus llegaría a Suiza, las autoridades lanzaron un llamado a la calma.

En dos ocasiones se decretó la obligación de mantener a las aves dentro del corral, una de ellas fue a finales de octubre a mediados de diciembre 2005 y la otra de principios de febrero a finales de abril de 2006.

Este invierno se impuso un confinamiento de las aves de corral hasta el 30 de abril en las cercanías de los lagos y los ríos. La medida afecta a unos 1.000 avicultores profesionales y 4.000 aficionados.

End of insertion

Datos clave

Desde 2003, la Organización Mundial de la Salud ha censado 274 casos humanos de gripe aviar (ninguno en Suiza), entre los que se produjeron 167 decesos.

La mayor parte de las víctimas estuvieron en contacto directo con aves de corral enfermas. Los especialistas temen que el H5N1 pueda mutar en una cepa viral más fácilmente transmisible a los humanos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo