Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Las empresas apuestan por los "viejos"

Los "viejos" pueden revalorizar su experiencia.

(Keystone)

Mientras los sindicatos proponen jubilaciones flexibles, las grandes empresas suizas tratan de conservar a sus empleados "antiguos".

De acuerdo a un estudio citado por el diario zuriqués "Tages Anzeiger", ABB Suiza y otras firmas quieren así atenuar la futura brecha demográfica.

Dentro de algo más de diez años, los niños del "boom" demográfico de los años 50 habrán alcanzado la edad de la jubilación. Al hacerlo, la población activa de Suiza disminuirá por primera vez, señala la Secretaría de Estado de Economía (seco).

Según un estudio en curso, las grandes empresas suizas están modificando sus políticas de personal para responder en consecuencia.

Hasta ahora, los empleados de edad avanzada eran sistemáticamente incluidos en los costos de las reestructuraciones y en los planes de jubilación anticipada, a veces forzosa.

En el futuro, las empresas tratarán más bien de que sus colaboradores sigan trabajando, constatan los investigadores. Esa tendencia ya es bastante notable, indica la Unión patronal suiza.

"De lo contrario, las empresas corren el riesgo de perder un conocimiento valioso y de reclutar personal en un mercado de trabajo escaso", sostiene Martina Zölch, responsable del estudio hecho por la Escuela Superior de Solothurn Nor-Oeste.

Nivelar la curba salarial

Los empleados antiguos serán en el futuro cada vez más invitados a perfeccionarse o a dimanizar sus competencias mediante una capacitación contínua.

La reunión de edades se ha vuelto casi una "obligación" en las grandes empresas que ocupan a sus "antiguos" colaboradores como asesores o jefes de proyectos para conservar sus conocimientos y su experiencia.

En esta misma perspectiva, las empresas como Swisscom Fixnet o ABB Suiza tratan de nivelar la curba de sus salarios. El objetivo es reducir la diferencia salarial entre los colaboradores jóvenes y los de edad mayor.

"Hemos puesto en práctica un nuevo sistema que no toma en cuenta la edad o la experiencia, sino el cargo en cuestión", indica el portavoz de ABB Suiza al precisar: "El salario es el mismo, sea el colaborador joven o viejo".

Varios modelos en ABB Suiza

El año pasado, ABB Suiza ha establecido un documento de trabajo evolutivo (que concierne a mayores de 50 años) para sensibilizar a la empresa frente al reto demográfico del porvenir.

"Vamos a, por ejemplo, aumentar la flexibilidad de nuestros empleos (ofrecer más oportunidades de cambio de trabajo) para permitir que los empleados mayores de 50 años trabajen donde den lo mejor de sí y se sientan mejor", señala Lukas Inderfurth.

"ABB ha establecido varios modelos. Nuestros altos ejecutivos, por ejemplo, deben dejar su trabajo a los 60 años para entrar en nuestra firma de consultoría (Consic)".

Es una manera de permitir que los jóvenes asciendan más rápidamente y de utilizar el 'know-how' de los antiguos en el grupo. "Tenemos también un modelo de mentoring que permite la transmisión de 'know-how' (saber hacer)", añadel el portavoz de ABB.

Equipos mixtos más eficaces

La Unión patronal suiza recalca también la necesidad de actuar. Por eso prepara para dentro de algunos meses, junto con la organización de la tercera edad ProSenectute, una serie de recomendaciones a las empresas.

Facilitar las reducciones de tiempo de trabajo, pagar según las prestaciones, reflexionar sobre una corrección en el sistema de previsión profesional, en el sentido de una contribución indistinta, son algunas de esas recomendaciones.

"La ilusión de los jóvenes activos y dinámicos ha resultado ser finalmente... una ilusión. Las empresas constatan que los equipos mixtos (jóvenes y viejos) funcionan mejor", puntualiza Peter Hasler, diriector de la Unión patronal suiza.

En el plano político, la reflexión continúa. El gobierno quisiera también que los "viejos" permanezcan en el mercado laboral el mayor tiempo posible.

La 11ª revisión del Seguro de Vejez prevé por ejemplo la posibilidad de obtener una renta de vejez parcial a partir de los 60 años, dejando así la puerta abierta a un empleo de tiempo parcial.

swissinfo

Contexto

- El gobierno quiere que los mayores permanezcan en el marcado laboral el mayor tiempo posible. Pretende así eliminar las incitaciones a la jubilación anticipada.

- La 11ª revisión del Seguro de Vejez prevé una mayor flexibilidad de la edad de jubilación. Una iniciativa popular lanzada por los sindicatos va en el mismo sentido.

- La jubiliación anticipada forzosa dejará de ser autorizada en la Administración.

- La Confederación quiere también promover la salud mediante campañas. El objetivo es rechazar las discriminaciones por la edad.

Fin del recuadro


Enlaces

×