Navigation

Las islas de la isla

La isla de Länggrien. Georges Stärk, Mondo

¿Recorrió usted ya el Caribe, Indonesia o las Cícladas? Por qué no emprender una vez un recorrido por las islas suizas... un libro aparecido esta primavera de Ediciones Mundo nos puede servir de guía.

Este contenido fue publicado el 23 mayo 2001 - 15:25

De la época en el siglo XIII de los Waldstätten, (territorio bajo el control de los Habsburgo, y región de los primeros cantones de la Confederación Helvética) al tiempo del rechazo a la integración europea (1992), Suiza se ha formado una imagen insular. Islote de paz y de seguridad, tiene a bien tener el concepto de hacer las cosas sola y sin ayuda.

Ahora bien, si vemos al islote helvético con sentido social-geográfico, este país también esta constituido por varias islas. Pues si Suiza es una región de montañas, es también un país de agua, con sus lagos que hacen eco a cumbres que, según los registros catastrales, en Suiza alcanzan más de 300.

La obra intitulada 'Islas de Suiza, sueños y realidad' realizada por Erika Schumacher, responsable del escrito, y Georg Stärk, fotógrafo de esta edición, se interesa por 18 de estas islas helvéticas.

De los grandes clásicos del género se mencionan las islas de Brissago en el lago Maggore, o la isla de Sankt Peter, en el lago de Biel - en donde Jacques Rousseau vivió y de donde surgiría "Reflexiones de un paseante solitario".

La obra también se acerca a esas islas de las que uno sabe su existencia pero que no necesariamente han significado una visita. Tal es el caso de la isla de Orgoz, que se puede ver desde lo lejos cuando se conduce la autopista que une a Friburgo y Lausana.

Una ruina medieval y una capilla son aún vestigio de este promontorio en la Sarine, y que ahora se encuentra como testigo del pasado de esas tierras, antes de que hace 50 años fueran cubiertas por el lago de Gruyère.

También el recorrido comprende una visita a la pequeña isla de Peilz, a lo largo de Villeneuve, en el lago Lemán. 40 metros cuadrados de terreno, su único árbol y en invierno sus centenas de cormoranes.

Si sólo se evocaran las islas lacustres se olvidarían aquellas con afloramiento al filo de la corriente de agua como la isla de Länggrien, reserva natural en forma de ojo que hace ensanchar al río Aar en la zona de Solothurn.

O sobre el Rin, no lejos de Sierre, el enjambre insular de Bois de Finges, la más vasta pineda de Europa central.

'Islas de Suiza, sueños y realidad' describe pues la historia de estas 18 islas helvéticas, su historia geológica y cultural, y propone también un buen número de informaciones prácticas, itinerarios a seguir y posibilidades de visita.

Ninguna obra había sido concebida hasta ahora exclusivamente a las islas suizas, por lo que la idea merita la bienvenida.

Bernard Léchot

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.