Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Las multinacionales frente a los Derechos Humanos

El trabajo de los niños, una de las violaciones más explícitas de los derechos humanos.

(Keystone)

La Comisión de Derechos Humanos de la ONU debe pronunciarse sobre las normas tendientes a obligar a las multinacionales a respetarlos.

La Declaración de Berna convoca a los Estados miembros de la Comisión a apoyar el texto.

“Las multinacionales tienen el don de la ubicuidad. Están por todas partes y cuando se atenta contra los derechos humanos o ambientales de los países del Sur; la matriz, con sede en el Norte, escapa con frecuencia a las responsabilidades que recaen sobre las filiales, los contratistas subsidiarios o los distribuidores”.

La constatación es de Florence Gerber, de la Declaración de Berna. Esta organización no gubernamental (ONG) lucha porque la Comisión de Derechos Humanos de la ONU no se deshaga del tema fácilmente, en particular los Estados industrializados, bajo la presión de sus empresas.

Imponer reglas a las empresas

¿La ONU estará un día en condiciones de normar y castigar a las empresas culpables de violar los derechos humanos o ambientales?

Aún estamos lejos de eso, pero los próximos días, en Ginebra, la Comisión de Derechos Humanos debe analizar las “Normas sobre la responsabilidad en materia de derechos humanos de las sociedades trasnacionales y otras empresas”.

Elaboradas en agosto del 2003 por la Subcomisión de Derechos Humanos de la ONU, esas normas constituyen un primer paso hacia el establecimiento de un cuadro legal internacional para las multinacionales.

Por lo pronto, esas normas retoman los tratados, convenciones y otros instrumentos internacionales existentes. Pero “su objetivo último es remontar la pirámide onusiana para lograr, ¿quién sabe?, un tratado o una convención internacional”, afirma Florence Gerber.

“El Pacto mundial abre un espacio de diálogo con los principales socios para intentar que el sector privado colabore con la ONU”, precisa Gérald Pachoud, encargado del asunto en el Ministerio suizo de Exteriores. Precisa además que su país apoya activamente ese instrumento.

El texto va mucho más lejos que las iniciativas en vigor, trátese del Pacto mundial de la ONU (presentado en 1999 en el Foro de Davos), las ‘Líneas directrices de la OCDE’ o los códigos de conducta voluntaria adoptados por algunas empresas.

Obstáculo jurídico

Pero Berna no tiene una posición oficial sobre la redacción de las normas, indica por su parte Jean-Daniel Vigny, de la delegación suiza en la Comisión de Derechos Humanos. “Como muchos Estados, estima que es muy pronto y prefiere reflexionar ampliamente sobre el asunto”.

La dificultad, tanto para los Estados de manera independiente como para la ONU, es de orden político y jurídico. En efecto, “en materia de derechos humanos, la responsabilidad de los Estados es la que entra en juego y no la de los actores no estatales como son las empresas”, explica Jean-Daniel Vigny.

Dicho de otra manera, Suiza no está lista a dar el paso. Menos aún cuando sólo participa en la Comisión de Derechos Humanos en calidad de observadora (en el 2007 se convertirá en miembro). Pero sigue el caso de cerca y, como sede de numerosas multinacionales, tiene una carta importante que jugar.

Las multinacionales mitigadas

Entre los gigantes suizos, Novartis, ABB, por ejemplo, forman parte de los buenos alumnos. Ambos son miembros de la ‘Global Leader Initiative’, creada por Mary Robinson, ex alta comisaria de los derechos humanos de la ONU.

Este grupo de siete multinacionales se comprometió en el 2003 a respetar las reglas existentes para elaborar su propio código de conducta.

Nestlé no es tan progresista, de acuerdo con Florence Gerber, pero forma parte del Pacto Mundial.

Lo anterior es algo que confirma Marcel Rubin, vocero de la multinacional: “Apoyamos y respetamos la protección de los derechos humanos en el seno de nuestra esfera y nos aseguramos que nuestras sociedades no se hagan cómplices de abusos”.

Sin embargo, “las multinacionales se esconden con frecuencia detrás de una fachada de buena voluntad para cuidar su imagen de marca o inclusive para escapar a las denuncias”, relativiza Florence Gerber.

Por lo demás, de acuerdo con Michel Egger, especialista de la Comunidad de trabajo de las obras sociales, “sólo de 10 a 15% de las 1.200 empresas que se han sumado al Pacto mundial de la ONU toman en serio sus compromisos”.

El debate será intenso

El debate se anuncia intenso. Algunas multinacionales ejercen fuertes presiones sobre las delegaciones de algunos gobiernos para que las normas queden enterradas.

Para la Declaración de Berna no se trata de que el texto sea adoptado por la Comisión (“es muy pronto”), sino de que el organismo lo trabaje y lo difunda más ampliamente para que todas las partes involucradas puedan expresarse.

En el seno de la delegación suiza hay un punto de vista similar: “Suiza desea introducir un proceso de reflexión a amplia escala. Hará todo lo que le sea posible para que las Normas no desaparezcan de la agenda de la ONU”, afirma Jean-Daniel Vigny.

Empero, los países están muy divididos. Lo que es seguro, para Florence Gerber, es que “un abismo separa con frecuencia al discurso de los actos”. Dicho de otra manera, el camino es aún largo y “no hemos salido del hostal”, como señala Jean-Daniel Vigny.

swissinfo, Isabelle Eichenberger
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Datos clave

El Pacto mundial de la ONU, presentado en 1999 en el Foro de Davos, cuenta con 1.200 empresas signatarias.

La ‘Global Leader Initiative’ fue creada en el 2003 por Mary Robinson, ex alta comisaria de los Derechos Humanos de la ONU, y reagrupa a siete multinacionales.

Numerosas empresas adoptan códigos voluntarios de conducta.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes