Navigation

Los banqueros suizos no quieren más el dinero de dictadores

Por primera vez, los bancos suizos han explicado en detalle lo que hacen para impedir el aflujo a Suiza de fondos de origen dudoso. El asunto de los millones del ex dictador filipino Marcos no será ya más que un triste recuerdo.

Este contenido fue publicado el 22 agosto 2000 - 09:06

Los bancos suizos están bajo presión. Desde 1977 han estado tomando todo tipo de medidas para impedir que el famoso secreto bancario helvético sea utilizado para fines criminales. Sin embargo, se les reprocha que favorecen indirectamente el fraude fiscal y alguna forma de corrupción.

En este contexto, el asunto de los millones depositados en Suiza por la familia del antiguo dictador nigeriano, Sani Abacha, (¡Berna ha bloqueado ya 700 millones de dólares!) es para los bancos helvéticos una enorme pesadilla.

Precisamente en el terreno de la lucha contra la aceptación de fondos pertenecientes a potentados extranjeros corrompidos es donde la Asociación Suiza de Banqueros (ASB) considera haber realizado más esfuerzos.

Los banqueros suizos tienen pues todo el interés del mundo (y es lo que hicieron este lunes en un seminario en Berna) en demostrar a la opinión pública que el asunto Abacha ha sido un "accidente". Un accidente que no quita ningún mérito a las medidas introducidas por los bancos helvéticos para identificar mejor a eventuales clientes provenientes del crimen organizado.

Hay que destacar sobre el caso Abacha, según se ha sabido este lunes, que la Comisión suiza de vigilancia sobre las actividades bancarias (CFB) se dispone aparentemente a publicar las conclusiones de la investigación.

Se esperan sanciones relativamente espectaculares contra los empleados o directores de los bancos que hayan aceptado fondos provenientes de personas cercanas al antiguo dictador nigeriano, violando así las directivas y prescripciones de la ASB y las leyes suizas contra el lavado de dinero.

De esta manera, los bancos helvéticos esperan dar por terminada la era del arribo a Suiza de dinero de dictadores marcada, entre otros casos, por los millones del antiguo presidente filipino, Ferdinand Marcos.

Michel Walter

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.