Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los psiquiatras aprenderán cómo funciona el cerebro



Pierre Magistretti: "Nuestro cerebro no es un ordenador salido de una fábrica con circuitos integrados que no se moverá en el resto de su vida".

Pierre Magistretti: "Nuestro cerebro no es un ordenador salido de una fábrica con circuitos integrados que no se moverá en el resto de su vida".

Nuestro conocimiento del cerebro ha hecho avances fulgurantes en unos años. Gracias a precursores como Pierre Magistretti, también la psiquiatría se beneficiará pronto de este saber. Es el gran proyecto del catedrático de Lausana, promovido al rango de Polo Nacional de Investigación Científica.

Apenas concluidos sus estudios de Medicina, Pierre Magistretti emprendió la búsqueda de su vida: comprender el funcionamiento del cerebro. A partir de su doctorado en Neurobiología en la Universidad de California, San Diego, sus pasos profesionales le llevarían hasta su cargo actual de director del ‘Brain Mind Institute’, en la Escuela Politécnica Federal de Lausana.

Con el psiquiatra infantil y psicoanalista François Ansermet comparte la autoría de ‘A chacun son cerveau’ (A cada uno su cerebro) y ‘Les énigmes du plaisir’ (Los enigmas del placer), dos obras que tienden los puentes entre las neurociencias y la teoría freudiana. Pierre Magistretti está convencido de que el subconsciente es “una de las formas de funcionamiento del cerebro“.

swissinfo.ch: Usted afirma que aún son raros los vínculos entre las neurociencias y la psiquiatría. Eso es sorprendente. ¿Acaso no debería ser algo sobreentendido?

Pierre Magistretti: Es, ciertamente, muy enigmático. Pero hay razones históricas. A fines del siglo XIX y principios del XX, los psiquiatras solían ser lo que hoy llamamos neurobiólogos. Aloïs Alzheimer era un psiquiatra con microscopio. Hacía las autopsias de sus pacientes y observaba sus cerebros con el microscopio. Así ha logrado describir la enfermedad que lleva su nombre.

Freud también era neurólogo y quiso hallar la base biológica del psiquismo. Sólo que en aquella época carecía, simplemente, de los instrumentos necesarios. Entonces desarrolló una teoría sustentada en lo clínico, la que tal vez por ser tan atractiva y fascinante hizo que generaciones enteras de psiquiatras olvidaran que el psiquismo se basa, a pesar de todo, en el cerebro.

Después, en los años 50 y 60, se descubrieron casualmente los antidepresivos y los antipsicóticos. Los antidepresivos, por ejemplo, derivan de una molécula utilizada contra el bacilo de la tuberculosis que al observarla mostró que ponía de buen humor a los pacientes. La llegada de todas estas moléculas ha permitido hacerse cargo de pacientes, aunque no les sane realmente. Y la biología ha sido reducida finalmente a psicofarmacología dentro de la psiquiatría.

La tercera razón son los conocimientos limitados que teníamos sobre el funcionamiento del cerebro. A fines de los años 70, cuando inicié mis averiguaciones, era colosal el abismo entre lo conocido y la psiquiatría clínica.

swissinfo.ch: En la actualidad se conoce mucho más, especialmente sobre el papel de las neuronas y de las células denominadas ‘gliales ‘…

P.M. : En nuestro cerebro tenemos un centenar de miles de millones de neuronas. Cada una se comunica con unas 10.000 de ellas mediante los contactos denominados sinapsis. Pero también tenemos las células ‘gliales’ que son cinco y diez veces más numerosas. Se las ha llamado así a finales del siglo XIX porque se creía que eran de pegamento utilizado para sostener las neuronas en su sitio.

Ahora bien, en los últimos 25 a 30 años se ha demostrado –esa es una de las líneas de investigación principales de nuestro laboratorio-, que esas células son más dinámicas de lo que se suponía. Participan en el diálogo con las neuronas y son esenciales para nutrirlas, darles energía y también para modular la transmisión entre ellas.

Por tanto, el comportamiento y el psiquismo no son solo el fruto del funcionamiento de las neuronas, sino también del diálogo entre neuronas y células gliales.

swissinfo.ch: Otro descubrimiento tan sorprendente como tranquilizador es que el cerebro es capaz de fabricar nuevas células, incluso en una edad avanzada…

P.M.: Nuestro cerebro no es un ordenador salido de una fábrica con circuitos integrados que no se moverá en el resto de su vida. Por el contrario, las experiencias que vivimos lo modifican permanentemente. A eso se denomina plasticidad.

Y hay muchos, ciertamente: hasta una decena de años estábamos convencidos de que nacíamos con un capital de neuronas que perderíamos en el transcurso de nuestra vida. Como perspectiva era bastante deprimente.

Hoy sabemos que algunas regiones del cerebro son capaces de producir neuronas a partir de células madre. Pero el tener neuronas nuevas no lo es todo, es necesario que se conecten de manera correcta con las otras neuronas de los circuitos donde están incorporadas. Y en este ámbito hace falta más exploración.

swissinfo.ch : Cuando se dice que el cerebro es como un músculo que debe trabajar para mantenerse en forma, ¿es correcto?

P.M.: Absolutamente. Es muy importante -si uno quiere envejecer de manera armoniosa y agradable-, mantener una actividad cerebral, exponerse a la novedad, asumir los retos. Aprender un idioma, un instrumento, todo lo que movilice las neuronas, todo lo que evita caer en la rutina es bueno. Y muy probablemente estimula también la neurogénesis (producción de neuronas nuevas).

Se comienza también a conocer las condiciones que inhiben la neurogénesis. Y una de ellas es el estrés crónico, ya muy conocido para salir generalmente de un estado depresivo.

swissinfo.ch : A propósito de estrés, uno de los flagelos del siglo, ¿se sabe porqué algunos resisten mejor que otros?

P.M. : Se están haciendo estudios para tratar de identificar a las poblaciones que por ejemplo son más resistentes al estrés que otras, o que rinden mejor incluso bajo estrés. Pero es bueno ser prudente sobre el alcance de sus resultados. Lo que se pueda hallar no será EL gen antiestrés, sino más bien uno o algunos genes que están presentes con una forma capaz de favorecer una mejor resistencia frente al estrés, por ejemplo.

En cambio está claro que un recién nacido bajo gran estrés reaccionará de manera hiperactiva ante el estrés cuando sea adolescente y adulto. Por eso pienso que cuanto más consolador y tranquilizador uno sea con el niño se le ofrecerá el mejor futuro posible.

DATOS CLAVE

Titulo: PRN Mecanismos sinápticos de las enfermedades mentales

Contribución federal para los cuatro primeros años:
17,5 millones de francos (renovables en dos oportunidades).

Instituciones anfitrionas: Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), Universidades de Ginebra y de Lausana.

Director: Profesor Pierre Magistretti, « Brain Mind Institute » y Laboratorio de Neurogénesis y Dinámica Celular, EPFL.

Objetivo: Explorar los mecanismos neurobiológicos de los problemas psíquicos y cognitivos.

Contenido: Los seis subproyectos y los cuatro proyectos clínicos de este PRN trazan el nexo entre las neurociencias y la psiquiatría que permitirá esclarecer el campo terapéutico de las « enfermedades mentales » desde una perspectiva inédita hasta el momento. Se explorará los mecanismos moleculares, celulares y sinápticos y sus correspondientes interdependencias en la base de las afecciones psíquicas. El PRN deberá finalmente contribuir a la formación de una nueva generación de psiquiatras que aliarán sus capacidades clínicas y sus conocimientos de las bases neurobiológicas sobre las funciones y disfunciones mentales.

Fin del recuadro

Lausana, capital mundial del cerebro

Blue Brain. La prensa ya lo ha bautizado “el CERN del cerebro”. Bajo la dirección del profesor Henry Markram, el EPFL construye un ordenador gigante que simulará el funcionamiento del cerebro humano a partir de informaciones reales, biológicas y no teóricas.

Por su importancia comparable a la secuencia del genoma humano, este proyecto hará de la región del lago Leman –junto con otros centros de excelencia como el PRN de Pierre Magistretti-, una verdadera capital mundial de la investigación del cerebro.

Fin del recuadro


Traducción: Juan Espinoza, swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×