Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los suizos, afectados por la montaña rusa del franco



Los hoteles sufren la apreciación del franco: menos turistas y pernoctaciones.

Los hoteles sufren la apreciación del franco: menos turistas y pernoctaciones.

(Keystone)

Los recientes anuncios del banco central para frenar la apreciación de la divisa suiza parecen técnicos y distantes, pero tienen un impacto directo en la vida del ciudadano de a pie.

Los expertos explican su repercusión y recomiendan a las familias cautela en la contratación de créditos. En Berna, el Gobierno trabaja en nuevas medidas económicas que anunciaría esta semana.

El franco suizo recibió una inyección de oxígeno el pasado 10 de agosto. El banco central anunció un ajuste a la baja en el margen de fluctuación de sus tasas de interés y la utilización de swaps en monedas extranjeras. Medidas de orden técnico que, no obstante, repercutan de lleno la vida cotidiana de la gente. El franco reaccionó.

La paridad pasó del temerario ‘uno a uno’ del 9 de agosto a un nuevo tipo de cambio de entre 1,10 y 1,13 francos por euro durante la presente semana.

¿Cómo pueden pertrecharse en el día a día los suizos de la coyuntura de volatilidad que enfrentan?

Más francos en la calle

En la primera semana de agosto, el Banco Nacional de Suiza (BNS) anunció un incremento en los depósitos a la vista de los bancos comerciales en el banco central de 30.000 a 80.000 millones de francos suizos.

Menos de una semana después (10.08) notificó que iría más lejos al llevarlos hasta 120.000 millones de francos. Simultáneamente, expresó que no reconduciría sus operaciones de reabsorción de liquidez.

Dicho en breve, aumentó el volumen de francos suizos que circulan en la economía.

“Si los bancos disponen de más liquidez, pueden prestar con mayor facilidad. Las empresas pueden obtener créditos en francos suizos de forma mucho más sencilla. Y el fenómeno se repite también en el caso de las familias”, explica a swissinfo.ch Philippe Bacchetta, profesor de Macroeconomía de la Universidad de Lausana.

Caída en las tasas

Respecto a la determinación del BNS de reducir la fluctuación de la tasa Libor para depósitos a tres meses en francos, para llevarla de 0-0,75% a 0-0,25% - recomendación que el Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo a Suiza desde marzo- Bacchetta explica el efecto práctico:

“Las tasas de interés menores permiten a los bancos financiarse mejor y a plazos más largos, lo que se traduce nuevamente en un mayor volumen de créditos otorgados a las empresas y a las familias. Hay que destacar que la reducción fue marginal porque las tasas ya eran muy bajas en Suiza, y los gastos fijos de los bancos no cambian, así que el efecto sobre el coste del crédito será marginal para los deudores”.

No obstante, con esta decisión el BNS envió también una señal al reverso de la moneda: los inversores.

De acuerdo con Claude Maurer, economista del Credit Suisse, citado por Romandie news, la diferencia que existe entre las tasas de interés de Suiza y las que paga la Unión Europea (UE) hace perder a los inversores alrededor del 1,5% de beneficios al año “solo por tener su dinero en una plaza segura”.

La intención del banco central fue ahuyentar los capitales especulativos. Pero esta decisión castiga también las inversiones suizas que no tienen recompensa por depositar sus haberes en sus propios bancos.

Burbuja inmobiliaria, alerta

El Índice de Evolución de la Burbuja Inmobiliaria, elaborado por Matthias Holzhey y Claudio Saputelli del UBS para 2011, evidencia que ciudades como Ginebra han visto duplicar los precios de sus viviendas en menos de 10 años. Una tendencia que se repite, aunque a menor escala, en Zug, Lausana, Vaud o Zúrich.

El fenómeno de las tasas de interés bajas combinadas con precios ascendentes en los bienes inmuebles conforma lo que los especialistas llaman una burbuja inmobiliaria.

Al respecto, Philippe Bacchetta subraya que los riesgos de esta suma de factores no deben ser ignorados: “En el presente los acreditados pueden pagar sin problema sus créditos porque las tasas (de interés) son muy bajas. Pero dentro de tres o cuatro años seguramente serán más altas y pagar puede tornarse más difícil. Las familias deben ponderar pues los riesgos que asumen en el presente y tomar decisiones con la mira puesta en el largo plazo, no solo en lo inmediato”.

Futuro desempleo

En economía, a cada acción corresponde una reacción. El franco fuerte golpea a las empresas suizas porque sus bienes y servicios se encarecen en el extranjero. Y la caída en la demanda traerá siempre recortes de empleo en el mediano plazo.

El Centro de Investigaciones Coyunturales de Zúrich (KOF) estima que la apreciación del franco acumulada durante 2011 amenaza la existencia de 15.000 empleos dentro de la hostelería, la industria de la maquinaria y la metalurgia.

Agrupaciones patronales como economiesuisse piden al Gobierno apoyos para salir de la coyuntura a través de un recorte temporal de impuestos –el IVA concretamente- o vía la devolución parcial de impuestos federales, porque esto permitiría a los suizos aumentar su gasto y a las empresas, fortalecer sus inversiones.

Para Bacchetta “es prematuro hablar de reducción de impuestos. Si bien la economía suiza irá más despacio, la situación no es mala. Es importante esperar al menos seis meses más para observar cómo reacciona la economía. Si de verdad se registra una recesión moderada, es tiempo de actuar, pero no por el momento”, concluye.

Este jueves (18.08), el ministro de Economía, Johann Schneider-Ammann, anunciará previsiblemente las decisiones del Ejecutivo con respecto al franco fuerte. Como las del banco central, determinaciones macro, con impacto directo en el bolsillo de los suizos.

contexto

La Unión Sindical Suiza (USS) y UNIA, dos de las principales fuerzas sindicales helvéticas, mantienen una campaña conjunta desde hace cuatro meses para denunciar los efectos  que superfranco tiene sobre el empleo.

Empresas como el gigante relojero Swatch o los hoteleros y restauradores aglutinados en GastroSuisse afirman que una fijación temporal del franco al euro, o una depreciación concertada, daría un respiro a la industria exportadora helvética. El tema es delicado porque esta decisión sería muy costosa para el banco central y provocaría inflación.

El Banco Nacional de Suiza (BNS) analiza seriamente la posibilidad de fijar temporalmente una banda de flotación, o un tipo de cambio fijo, entre el franco y el euro, según el dominical SonntagsZeitung.

Fin del recuadro

datos clave

El tipo de cambio se ubicó en 1,03 francos suizos por euros el pasado 9 de agosto. Tras los anuncios del banco central cotiza alrededor de 1,13 francos por euro esta semana.

Exclusivamente a causa del efecto cambiario, el ingreso de los trabajadores trasfronterizos que laboran en Suiza pero viven en países de la UE colindantes, se incrementó un 25% en 18 meses.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×