Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Lucha contra el cáncer en Suiza, un reto sin tregua

Dr. Reto Obrist, activo en la investigación contra el cáncer.

(swissinfo.ch)

Es un combate de fronteras ilimitadas que exige constante reflexión, investigación y búsqueda de medios y métodos para derrotar un día este mal.

Entrevista con el doctor Reto Obrist, jefe de Oncología del cantón Valais, director de ONCOSUISSE y coordinador del Programa nacional suizo de lucha contra el cáncer.

¿Cómo afrontar esta enfermedad que en Suiza afecta anualmente a 31.000 personas (15.000 muertes cada año)? "Debemos situar al paciente en el centro de nuestras preocupaciones y respuestas", enfatiza nuestro interlocutor.

Médico de terreno; investigador científico y gestor que propone ideas sobre la política nacional de salud, Reto Obrist conversó con swissinfo.

swissinfo: ¿Qué es la oncología para usted: una profesión, una pasión, una militancia?

Reto Obrist: Un poco de todo al mismo tiempo. Mi historia es la de médico –sigo atendiendo consultas varios días por semana-, y la de científico. Es muy singular, pero cuando estaba en el laboratorio me faltaban los pacientes...y cuando estaba con los pacientes necesitaba la investigación.

Son dos actividades diferentes y complementarias a la vez. El contacto con la gente da satisfacciones inmediatas. Cuando ayudamos a calmar el dolor de alguien nace un reconocimiento automático, eso en sí muy importante.

La investigación exige tiempo. A veces uno o dos años para estudiar un aspecto... Y con mi trabajo administrativo entro ahora en una tercera esfera: definir los grandes objetivos, las prioridades. Por ejemplo organizar la oncología en el Valais; influir en el mundo político para que se tomen las mejores decisiones, para que nuestra disciplina aporte a su vez los mejores resultados posibles.

swissinfo: ¿Eso exige un intenso trabajo de presión política y un debate abierto de ideas?

RO: Es evidente que debemos comunicarnos con el mundo de la política. Cuando comencé en el Valais estaba prácticamente solo en este sector. Fue necesario desarrollar un gran trabajo de cara a las autoridades, las comunas, los hospitales...Y movilizar a los funcionarios para lograr resultados.

swissinfo: En cierta forma ese perfil "político" de su labor médica se advierte en el contenido del Programa nacional suizo de lucha contra el cáncer, 2005-2010. ¿Cuál es la esencia de ese documento?

RO: El aspecto principal es poner al paciente en el centro de todo. Muchas veces se lo relega a un segundo o tercer lugar. Otro aspecto importante es la redefinición de las prioridades. Se gasta muchísimo en el tratamiento.

Normalmente el 90 % del presupuesto va para la curación y sólo un 10 % para la prevención. Aún sabiendo que con una buena prevención podríamos reducir un tercio, incluso a la mitad, los nuevos casos.

No quiero negar la importancia de un tratamiento adecuado, el mejor posible; pero es esencial reflexionar sobre el uso de los recursos disponibles. A veces se pagan decenas de miles de francos para ganar dos o tres meses de vida. En tanto que si tomáramos el problema al inicio, tal vez con mil francos se podría salvar al paciente.

swissinfo : ¿Puede señalar otros aspectos esenciales de dicho programa?

RO: Insisto sobre este punto: es mejor prevenir. Reduciendo el tabaquismo; el sobrepeso; el consumo excesivo de alcohol; con más protección de los rayos ultravioletas y la contaminación del aire: promoviendo un modo de vida sano.

Por otra parte, mejorando la detección del cáncer y la información al respecto, por ejemplo, sobre las mamografías para las mujeres de más de 50 años.

Propugnamos un tratamiento de calidad, donde el paciente es el actor principal, sin olvidar el seguimiento epidemiológico del cáncer e instalando un sistema nacional de información que responda a las necesidades de la salud pública....

swissinfo : ¿Cómo nació la necesidad de elaborar este programa?

RO: El mandato vino de la Oficina Federal de salud pública y de la Conferencia de directores de salud, es decir instituciones de salud pública. No venía ni de asociaciones de pacientes ni de la industria farmacéutica. Por lo tanto los resultados debían corresponderse con el mandato. De forma consciente tratamos de desplazar el acento de la medicina curativa en beneficio de lo preventivo.

Otro elemento: el Programa nace como resultado de una consulta con casi todos los sectores involucrados en el problema. Nosotros definimos solamente las preguntas, pero las elaboramos en conjunto con especialistas de diferentes medios y actividades.

swissinfo: ¿Ya cuenta con un status jurídico?

RO: No tiene un status jurídico. Si bien fue aceptado favorablemente por las dos instancias que lo habían encargado, la Oficina Federal de Salud Pública nos advirtió que no existen hoy en el país las bases legales para transformar el sistema de salud en el sentido deseado. Por lo tanto el Programa es un marco de referencia, un gran paso adelante con respecto a lo que teníamos a disposición hace cinco años.

swissinfo: Viendo las prioridades del programa helvético y de la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC)...parece que hay similitudes.

RO: Hay muchos puntos comunes. En primer lugar la biología del cáncer no es diferente de un país a otro. Sí, en cambio, las condiciones propias de cada país, región o continente. Las políticas cambiarán según las prioridades de una región y otra. Pero pienso que promover una verdadera prevención y la decisión de poner al paciente en el centro representan una verdad universal.

swissinfo: Para concluir...Hay rumores que hablan de una colaboración futura suya con la UICC. ¿Puede explicarlo?

RO: Me propusieron colaborar en una infraestructura de la UICC, que sería para la elaboración de programas en diferentes países. Se realizará en el marco de un mandato otorgado a ONCOSUISSE, compatible con las exigencias de mi trabajo en Berna.

En mi condición de médico con experiencia en la investigación y en la salud pública, éste sería un desafío enorme. No sólo desarrollar un programa a nivel nacional, sino extender esa lógica casi al plano mundial.

swissinfo, Sergio Ferrari

Contexto

El cáncer es la causa anual de un cuarto de todos los decesos en Suiza. Si se considera como parámetro los habitantes de entre 15 y 64 años, el cáncer es el causante de un tercio de las muertes.

En Suiza, en los hombres, los más comunes son los cánceres de próstata, pulmón e intestino. En las mujeres los de seno, pulmón e intestino.

El riesgo de contraer un cáncer en este país es de 50 % para los hombres y de 32 % para las mujeres. Dicho de otra forma un hombre cada dos y una mujer cada tres desarrollan un cáncer en un momento de su vida.

Con una mejor prevención se podrían reducir en un tercio – incluso a la mitad- los nuevos casos de cáncer.

Fin del recuadro

Datos clave

El Dr. Reto Obrist, 61 años, es jefe del Departamento de Oncología en el Valais. Además, es director de ONCOSUISSE.

ONCOSUISSE es la instancia nacional que agrupa a las principales organizaciones que trabajan en la temática del cáncer.

El Programa nacional contra el cáncer para Suiza 2005-2010, cuya elaboración coordinó el Dr. Obrist, es un marco de referencia en la materia.

La Unión Internacional Contra el Cáncer tiene su sede en Ginebra y la preside el médico suizo y parlamentario nacional Franco Cavalli. El Dr. Obrist colaborará en esta institución.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×