Navigation

México y Suiza fortalecen sus lazos

El presidente de Suiza, Joseph Deiss, da la bienvenida a su homólogo de México, Vicente Fox. Keystone

Suiza y México mantienen intensas relaciones comerciales y económicas. Tal convicción es ratificada este miércoles en Berna durante la reunión del presidente Vicente Fox con miembros del Gobierno helvético.

Este contenido fue publicado el 12 mayo 2004 - 15:03

La economía suiza ha invertido hasta ahora unos 4.000 millones de francos en el país azteca.

Vicente Fox Quesada realiza una visita oficial a Berna, donde es recibido por su homólogo suizo, Joseph Deiss, la ministra de Exteriores, Micheline Calmy-Rey y por los responsables de los ministerios de Economía y Defensa, Pascal Couchepin y Samuel Schmid, respectivamente.

El mandatario mexicano se entrevistará también con representantes de organizaciones económicas y empresarios. En el centro de las conversaciones están las relaciones entre Suiza y México.

Ambos países mantienen desde hace 177 años vínculos que durante mucho tiempo se limitaron al aspecto puramente protocolar. México abrió su embajada en Berna recién en 1958. En esa época, uno de los diplomáticos mexicanos más brillantes en Suiza era nada menos que Octavio Paz, el escritor y Nobel de Literatura.

Suiza aprovecha la apertura

Las relaciones comerciales entre México y Suiza comenzaron a crecer después de la Segunda Guerra Mundial.

Desde los años 80, el Estado latinoamericano vive un periodo de apertura sin precedentes, tanto en el plano económico como en el político. Vicente Fox Quesada es el primer presidente mexicano que no salió de las filas del PRI (Partido Revolucionario Institucional), la fuerza política que gobernó el país durante más de 70 años ininterrumpidos.

En 1994, México pasó a formar parte de la zona de libre comercio norteamericano con Estados Unidos y Canadá: el Tratado de Libre Cambio (TLC). Para no depender demasiado de su poderoso vecino del norte, abrió también un frente comercial amplio en Europa.

Y en el año 2000 firmó un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.

El eje Berna-México

Junto a esta liberalización de intercambios entre América del Norte y Europa, México concluyó acuerdos con Suiza para respaldar y desarrollar sus relaciones económicas y comerciales.

En 1994, los dos países firmaron un convenio de doble imposición tributaria, y al año siguiente otro sobre la protección a las inversiones. A finales del 2000, Suiza y México completaron el acuerdo de libre comercio que les une en el marco de la Asociación de Libre Comercio (EFTA en su sigla inglesa), incluyendo un texto específico para el comercio y los productos agrícolas.

Esos acuerdos han permitido a los exportadores suizos que trabajan con México aliviar las cargas impositivas en unos 100 millones de francos por año.

Hoy en día, los dos países definen un acuerdo sobre la protección de bienes culturales, y otro sobre asistencia judicial.

En 1995, las relaciones entre Berna y México pasaron por una dura prueba. El procurador de la Confederación Helvética abrió un proceso contra Raúl Salinas de Gortari por el delito de blanqueo de dinero. El caso dio lugar a la retención de unos 130 millones de francos depositados en cuentas en Suiza.

Hoy se han calmado las olas que levantó este asunto.

El boom de los intercambios

Ante sus interlocutores en Suiza, Vicente Fox sitúa en primer plano la estabilidad económica de su país, sus perspectivas de crecimiento y el ambiente que ofrece a los inversores y a las empresas.

Esas condiciones favorables dan lugar, desde hace algunos años, a un alza neta de las exportaciones suizas hacia México. De un valor de 458 millones de francos en 1990 han llegado a 914 millones en 2003.

Suiza vende a México principalmente máquinas, productos químicos y farmaceúticos y relojes.

En cambio las importaciones de mercaderías mexicanas a Suiza siguen siendo algo menores, aun cuando el valor se haya cuadruplicado en el mismo periodo, pasando de 54 millones de francos en 1990 a 219 millones en 2003.

Suiza compra de México ante todo productos agrícolas, máquinas, aparatos y repuestos. El mercado helvético representa el sexto mercado de exportación de México, antes que Francia, Japón y Gran Bretaña.

Inversiones y derechos humanos

El conjunto de acuerdos bilaterales que une a los dos países servirían de base a las nuevas inversiones suizas en México.

Por ahora, unas 400 empresas suizas están domiciliadas allí, entre ellas Schindler, Nestlé, Victorinox, Credit Suisse, UBS y el banco Vontobel. Hasta el momento, la economía suiza ha invertido casi 4.000 millones de francos en México.

Pero no todo es una taza de leche al sur de Río Grande. La sección suiza de Aministía Internacional aprovecha la visita del presidente Fox a Suiza para llamar la atención sobre la situación de los derechos humanos en su país.

La organización exige que México tome medidas drásticas para impedir los asesinatos de mujeres que ocurren en la región de Chihuahua y Ciudad Juarez. Amnistía denuncia también la tortura y los abusos de autoridad cometidos por algunos elementos del ejército y de la policía.

Al mismo tiempo saluda el importante papel que desempeña el presidente Fox en la escena internacional y en su país a favor de la promoción de los derechos humanos.

swissinfo, Erwin Dettling.
(Traducción y adaptación: Juan Espinoza)

Datos clave

Intercambios entre México y Suiza:
1990: exportaciones, 450 millones de francos.
Importaciones: 54 millones.
2003: exportaciones, 914 millones de francos;
Importaciones: 219 millones.

End of insertion

Contexto

El presidente mexicano Vicente Fox realiza una visita de 5 días por Europa.

Después de Suiza visitará Polonia, y Hungría, dos nuevos miembros de la Unión Europea.

Se trata de una visita de pre contactos, 3 semanas antes de un encuentro previsto en la ciudad mexicana de Guadalajara de los jefes de Estado latinoamericanos, del Caribe y de la Unión Europea.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo