Navigation

Mahoma en caricatura... ¡Es urgente calmarse!

En Suiza, como en otros sitios, los diarios abordan el tema de las criticadas caricaturas. swissinfo.ch

Chappatte, caricaturista suizo de renombre internacional, da a swissinfo su opinión sobre el asunto de las doce caricaturas danesas que representan a Mahoma.

Este contenido fue publicado el 06 febrero 2006 - 13:22

Él se declara "profundamente" comprometido con la libertad de expresión e indica que este es un momento de diálogo antes que de afirmación de grandes principios.

swissinfo: ¿Cuál es su reacción ante los efectos que han producido las publicaciones de las caricaturas de Mahoma en la prensa danesa?

Chappatte: Estoy estupefacto. Y triste. Porque nos vamos a encontrar en una situación en la que habrá muertes si esto continúa así. Lo que quiere decir que, en este caso, lamentablemente, el debate ya no se centra en la libertad de expresión.

Es urgente calmarse, suspender el debate (aunque me resulta doloroso decirlo) y buscar el diálogo...

swissinfo: ¿Qué piensa sobre el hecho de que varios diarios europeos, entre ellos algunos suizos, hayan publicado algunas de las caricaturas del diario danés?

C.: Me provoca una reacción ambigua. Por un lado, es necesario ver el objeto en cuestión. Hay que saber de qué se habla, por lo que es importante ver esos dibujos y hacerse una opinión. Eso es lo que puedo decir en cuanto al argumento racional.

En la realidad, cada una de estas publicaciones atiza el fuego y se está perdiendo el control. La situación es explosiva, y no se trata de ver quién pone más leña al fuego.

swissinfo: En su opinión, ¿el debate está más lejos del tema de la libertad de expresión?

C.: Habrá ese debate, pero no hay que permanecer en el nivel de posiciones que defiendan principios absolutos. En ese sentido, hay una incomprensión enorme.

Para mí, como caricaturista de prensa, la libertad de expresión es visceral. Y en el Islam, la representación de Mahoma está absolutamente prohibida, lo que también resulta visceral.

swissinfo: ¿La libertad de expresión nos autoriza a ignorar una prohibición? ¿Lo haría usted?

C.: No hay que plantear el problema de esa forma. Yo no soy musulmán, y 'a priori' nadie puede prohibirme que represente a Mahoma en un dibujo para la prensa, un dibujo que hice para decir algo que me ocupa. Esta es mi posición.

Por el contrario, las motivaciones que se encuentran detrás de la solicitud de esos dibujos daneses son dudosas. Mahoma no aparece como un personaje de la caricatura de prensa. El objetivo era dibujar a Mahoma, justamente porque es una figura prohibida.

Como si se hubiese dicho a los musulmanes: "Miren, ¡Es su tabú! Y yo puedo hacer lo que se me dé la gana". No hay que ser ingenuo: es una provocación.

Personalmente, no me interesa provocar por provocar. El dibujo es un arma. Pero un arma que hay que saber utilizar con precaución. En principio, uno dibuja para decir algo. En este caso, considero poco adecuado medir la libertad de alguien sobre la fe de los otros.

swissinfo: De forma general, ¿han vuelto a ponerse en práctica intromisiones de las fuerzas religiosas -musulmanas, judías, cristinas- en la prensa?

C.: En Europa se ha alcanzado una libertad de expresión total en relación con la religión. Los dibujos anticlericales ya tienen una larga tradición. Mejor, porque la libertad de expresión se obtiene primero en una lucha consigo misma.

Cuando aparecen caricaturas del Papa enfermo siempre surgen reacciones; es decir, suscripciones al periódico que se retiran, pero eso siempre ha ocurrido. Lo que me sorprende es que los integristas católicos no hayan aparecido aún en el debate actual diciendo: "También sería el momento de que nos dejen de insultar a nosotros!"

En cuanto a la religión judía, ha habido una utilización muy deshonesta del argumento antisemita cuando se atacaba a Israel, pero esa era una utilización política de ciertos medios judíos.

swissinfo: También ha habido una utilización política del caso musulmán...

C.: Claro. En el caso musulmán, la cuestión de la no representación de Mahoma no había causado hasta ahora polémica: Ya ha habido otras ilustraciones del profeta en las caricaturas de la prensa sin que hayan provocado tales reacciones.

No obstante, esta vez ha habido una utilización odiosa que se ha extendido rápidamente por varios Estados. Estoy decepcionado de ver cómo ciertas elites musulmanas parecieran no hacer ninguna diferencia entre un caricaturista danés y todo un país, o toda la Unión Europea. Estos grupos practican una asimilación muy falta de probidad.

Entrevista swissinfo, Bernard Léchot
(Traducido del francés por P. Islas)

Datos clave

Patrick Chappatte publica sus dibujos en el diario suizo en francés 'Le Temps', con sede en Ginebra; en la edición dominical del rotativo en alemán 'Neue Zürcher Zeitung' de Zúrich, y en el 'International Herald Tribune'.

Fue caricaturista del suplemento literario del 'New York Times'.

Ha publicado varios compendios de caricaturas de prensa y "reportajes dibujados".

End of insertion

Contexto

El 30 de septiembre pasado fueron publicados 12 dibujos satíricos, intitulados 'Las caras de Mahoma' en el diario danés 'Jyllands-Posten'.

Varios diarios europeos y suizos publicaron algunos de esos dibujos.

El Islam prohíbe cualquier retrato del profeta Mahoma.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.