Navigation

Migros en la lucha contra los abusos laborales

El código de conducta abarca temas como salario justo y discriminación racial. Keystone

Los grandes nombres del mercado al menudeo están preparando un nuevo paquete de reglas laborales internacionales, a iniciativa de Migros, la cadena líder de supermercados en Suiza.

Este contenido fue publicado el 16 enero 2007 - 16:06

El código de conducta busca armonizar las prácticas de los distribuidores y abarca temas como salud y seguridad, trabajo infantil, pago justo y medidas contra las discriminaciones racial y sexual.

Johann Züblin, jefe del departamento de normas acuerdos sociales en Migros, declaró a swissinfo que su empresa trabaja estrechamente con Wal-Mart, Tesco, Metro y Carrefour para definir las nuevas pautas a establecer.

La iniciativa, denominada 'Global Social Compliance Programme' (GSCP), se basa en estatutos sociales existentes en la materia y a juicio de sus promotores se trata de un nuevo marco de referencia para los derechos laborales.

"Salud, seguridad, salarios, trabajo infantil, todo el núcleo de los Convenios de la OIT – derechos humanos, derechos de la mujer y derechos del niño – están incluidos en esto", dice Züblin.

"Esperamos que los programas (sociales) existentes empleen este código como puntos de referencia. Si (los productores) ya están en este nivel los aceptarán o tendrán que mejorar sus sistemas".

Züblin agregó que el cumplimiento del código será verificado por compañías de auditoria independientes.

La CIES, una asociación internacional de detallistas de alimentos realizará el próximo mes un encuentro para abordar la iniciativa. A la reunión están invitados los grandes supermercados, los productores, las organizaciones laborales y otros implicados, indicó Züblin.

Züblin explica que no se trata de una idea nueva, sino que el presidente del Consejo de Administración de Migros, Claude Hauser, ya había solicitado hace un par de años a la CIES la redacción de este paquete unificado de estándares (normas).

Apenas revelado

Stefan Indermühle, coordinador de la Campaña Suiza Ropas Limpias dijo a su vez que la noticia –dada a conocer por el diario Financial Times- ha sido una sorpresa para las organizaciones civiles.

Indermühle comentó a swissinfo que las ONG estarían actualmente un tanto "escépticas" ante el proyecto porque se mantuvo oculto hasta ahora.

Sin embargo, agregó que si las "ambiciosas" metas de los gigantes del mercado al menudeo son alcanzadas, este código representará un avance positivo en la materia.

"Es esencial que todos ellos establezcan un buen paquete de estándares y objetivos claros para cumplir esos parámetros", advirtió Indermühle.

"Además necesitan un sistema de control efectivo", concluyó.

Züblin dijo comprender por qué puede haber cierta inquietud en la ONG, "especialmente dado que algunas empresas no gozan quizás de buena reputación por ahora". Wal-Mart ha sido una de estas empresas que está buscando mejorar su proceder e imagen.

"El trabajo (de las ONG) es ser críticas, pero hay que ver primero si este enfoque común funciona", advierte el representante de Migros.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) acoge con beneplácito a toda iniciativa que contribuya a la promoción del trabajo decente para los hombres y las mujeres del mundo. Este organismo, con base en Ginebra, Suiza, llama a que todos los concernidos se incluyan en el proyecto.

"Para alcanzar efectivamente esta meta es esencial que los representantes de los empleados y trabajadores implicados en esta iniciativa tengan voz en su desarrollo y aplicación", puntualizó Dominique Michel, responsable del programa de empresas multinacionales en la OIT.

swissinfo, Adam Beaumont

Contexto

El código de conducta abarca temas como salario justo y discriminación racial.

Respeto hacia las personas, la vida salvaje y el medio ambiente se inscribe en la declaración sobre la misión de Migros, base de su política social y medioambiental.

En 2004, el código de coducta de Migos fue incorporado en los nuevos estándares europeos de la BSCI (Business Social Compliance Initiative).

La BSCI se basa en las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y otras regulaciones internacionales, como la Carta de la ONU para los Derechos Humanos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.