Navigation

Multicultural, la Expo 02

'Fragmentos III Laberinto Soledad'. (Foto: Expo.02/Marc Funk) Expo.02/Marc Funk

Un espectáculo de flamenco en Neuchatel, salsa en Yverdon-les-Bains y mucha samba por doquier alegran a la Exposición Nacional.

Este contenido fue publicado el 01 julio 2002 - 19:05

La Expo.02 es una fiesta nacional de la Confederación Helvética que muestra las muchas caras de los que viven dentro de sus fronteras.

Rostros, lenguas y ritmos que se mezclan y provocan un abanico de diversidad, rico, alegre y contagioso.

Muestra de este sentido multicultural es el variado programa que en las 5 'arteplayas' -Murten, Neuchatel, Yverdon-les-Bains, Biel y la movible Jura- se presenta al interesado en ver de cerca a esta Suiza del nuevo milenio.

El español en música y movimiento

Lo mejor del flamenco lo mostró la compañía 'Flamencos en route' en su aparición en la Expo.02 este domingo, una parada de su gira por diversos escenarios de la Confederación Helvética.

El grupo de flamenco, hispánico y suizo, entusiasmó al público en Neuchatel con sus virtuosos movimientos, dando curso libre a las emociones individuales de los bailarines y uniendo sensibilidades para conformar una unidad en el escenario.

La guitarra, el canto y las percusiones vistieron y dieron forma a los movimientos humanos, llenos de expresión, dirigidos por la coreógrafa y "bailaora", Brigitta Luisa Merkis.

Esta vez tocó el turno a la obra 'Fragmentos III Laberinto Soledad', que sedujo al público con esos movimientos llenos de energía, impregnados de significación.

Fiebre latina

En Yverdon-les-Bains un animado ambiente provocó la mezcla de ritmos de jazz y sonidos del caribe como el cha-cha-cha, el mambo, la guajira, el danzón y el guaguanco. Las nuevas tendencias, el songo y la timba, también se hicieron escuchar la tarde de este domingo.

Ya bajo las estrellas, la sangre colombiana de William Fierro entró en escena para mover al ritmo de su guitarra a los espectadores de la Expo.02, pasando de la salsa al jazz y cerrando con broche de oro el colorido domingo, lleno de fanáticos de la fiesta... y del balompié, quienes también eligieron las sedes de la Expo.02 para vitorear el triunfo de Brasil en la Copa Mundial de fútbol.

Patricia Islas Züttel

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo