Parque Bruno Weber: En el reino de las fantasías

A las puertas de Zúrich, el valle del río Limmat resguarda el Parque Bruno Weber, “Obra de arte global”, única en Suiza. Su sobrevivencia hace poco estuvo amenazada, pero el futuro de esta área de esculturas de 15 mil metros cuadrados ahora está asegurada. En el futuro deberá ser calificada como monumento histórico.

Este contenido fue publicado el 18 junio 2016 - 11:00
swissinfo.ch

Un año después de la reapertura del Parque Bruno Weber, la fundación que se encarga de su explotación tiene buenas razones de júbilo: su nuevo Consejo, presidido por Isabelle Cart (otrora asistente de Harald Szeemann) elaboró un concepto para desarrollar, reparar y expandir el parque, durante tres periodos de siete años, cada uno. Como escribe el diario suizo Tages-Anzeiger, el lugar deberá quedar protegido como monumento histórico nacional, de aquí a unos diez años.

Bruno Weber (1931-2011) es el creador del mayor parque de esculturas de Suiza, firmadas por la pluma de un solo artista. El artista construyó durante medio siglo una obra global, que refleja la relación entre el hombre, la naturaleza y el hábitat, en el marco de la industrialización galopante del valle del Limmat, y en reacción a este desarrollo.

Entre más crecen las zonas industriales alrededor, más valor toma el parque, como un oasis de 15 mil metros cuadrados, con una casa-taller y jardines boscosos y acuáticos, llenos de esculturas. En 2004, el parque fue declarado zona protegida por el cantón de Argovia.

Maria Anna Weber, la viuda del artista nos narra la vida y obra de su difunto marido.

(Realización: Ester Unterfinger, swissinfo.ch)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo