Navigation

Skiplink navigation

‘Era un rey de chocolate’… en México

Esta travesía vital bien ameritaría un guión de cine: un joven helvético emigra un día a México para convertirse en el primer fabricante de chocolate blanco de este país. Una decisión que atrajo hacia el bolsillo del emprendedor muchos millones de dólares. A continuación, la vida de Gianfranco Arnoldi. (SRF / swissinfo.ch)

Este contenido fue publicado el 08 octubre 2017 - 11:00

La vida profesional de Arnoldi siempre ha transcurrido en el negocio de la confitería. Aprendió el oficio en la pastelería Vanini, en Lugano, y con solo 19 años de edad se convirtió ya en el jefe de chocolatería. Esto permitió a Arnoldi confeccionar chocolates para los prestigiados Palace Hotels de Gstaad y de Lucerna. Más tarde, su reputación le permitió se proveedor también del hotel Ritz de Barcelona.

Suiza se volvió entonces demasiado pequeña para los sueños y ambición de este joven. La atmósfera revolucionaria de México le atraía y en 1956, cuando el Hotel Hilton abrió sus puertas en la Ciudad de México, Arnoldi firmó un contrato de un año con este grupo.

El resto de la historia se escribió sola. Se casó con una mexicana e inauguró una tienda de confitería en la capital, en 1968, a la que puso su nombre.  Su firma prosperó, aunque no fue ajena a los obstáculos que supone entender una cultura tan distinta a la suiza. Cuando Arnoldi llegó, los mexicanos consumían el chocolate como una bebida a base de cacao y azúcar, o en el mole con pollo, un guiso tradicional caracterizado por una salsa que mezcla diversos tipos de chiles picantes con chocolate. El reto al que se enfrentaba el emprendedor helvético era a acostumbrar al mercado a consumir el chocolate de forma sólida.

Hoy, Arnold tiene ahora 25 tiendas en México. "No es fácil producir chocolate de alta calidad durante tanto tiempo", dice nostálgico. Su hijo tomó las riendas del negocio y tiene ambiciosos planes de expansión.

La serie ‘Pioneros suizos’, de la televisión pública suiza en alemán, SRF, retrata suizos dentro y fuera de las fronteras del país alpino que se han hecho un nombre propio en un ámbito específico.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo